Opinión

El planeta de las personas solas / Análisis de lo cotidiano

Desconfío de la Incomunicación, es la fuente de toda violencia

Jean Paul Sartre

 

La Era de la Comunicación Electrónica no tiene más de 150 años y lo que comenzó siendo la gran maravilla de los tiempos modernos, tal parece que pronto nos llevará a la Incomunicación que tanto temió Sartre. Durante muchos años las familias se reunieron alrededor de la radio para escuchar conciertos, noticiarios, revistas musicales y programas cómicos. La televisión también pasó a ocupar un lugar prioritario en la sala del hogar para ser el centro de la diversión. El telégrafo y el teléfono acercaron a las personas a través de los continentes. Hasta que aparecieron los teléfonos celulares o móviles. Entonces el mundo se volvió cada día más solitario. Ya no es extraño ver a una familia reunida, pero cada quien atendiendo a su propio aparato. El estar juntos es una mera coincidencia espacial. Los padres de familia llevan a sus hijos niños o adolescentes al psicólogo para que les ayude a quitarle la adicción al móvil. Hasta hace poco era a la computadora, pero ahora ni eso se necesita, porque los nuevos celulares ya la tienen integrada. Las redes sociales han crecido avasalladoramente ocasionando como efecto inevitable el aislamiento, pero no solamente en niños y adolescentes; la soledad refugiada en una falsa comunicación ha impregnado todas las edades y todas las capas sociales. Una mujer joven residente en una remota área rural provocó el final de su matrimonio porque vivía pegada al celular olvidando todas las tareas que tenía a su cargo. Su afán era llegar a tener dos mil amigos en las redes. Ni los ruegos del esposo, ni de ambas familias lograron convencerla de lo fugaz de sus pretendidas amistades. Todos hemos presenciado personas consultando su pequeño aparato en los cines, conciertos, conferencias y por supuesto en el salón de clases desde la primaria hasta la universidad. Poca gente sabe que el internet se utilizó por primera vez como secreto de guerra durante la Guerra de Vietnam. Los primero teléfonos que se utilizaron en México fueron los que usó el ejército constitucionalista en 1914. Y qué decir de la comunicación satelital, que desde 1965 con el Early Bird (Pájaro Madrugador) inició el área de espionaje militar aunque se presentó como un hito en la comunicación telefónica. ¿Esa es la violencia a la que se refería Sartre? Desde luego que no, el filósofo existencialista se refería a la violencia de la separación entre congéneres, al aislamiento que conduce al egoísmo, a la falta de compasión, de compatibilidad y finalmente de amor. La persona que por circunstancias de la vida o de su ser personal, no ha tenido fácil el camino de los amigos, los parientes cercanos, la pareja o el contacto con hermanos, padres o hijos, puede encontrar gran consuelo en la fuente inagotable de información, diversión, entretenimiento y falsa comunicación que es el teléfono celular. Ya comenzamos a manejarlo como una adicción. Solo que la fuerza contaminante es poderosa. Luchar contra las campañas publicitarias parece casi imposible. El triunfo entonces solo se dará en el seno de la familia, cuando los integrantes decidan que es mejor conversar en persona que a través de un fantástico universo electrónico.

 

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!