EducaciónPortada

Fractura la economía de las familias el regreso a clases

 

  • No se puede quitar a los infantes su derecho a la educación; el subsidio a cuotas escolares es sólo un paliativo
  • Se puede trabajar en las escuelas con lo mínimo indispensable, por lo que deben pedirles sólo el material que realmente requieran

 

El subsidio a las cuotas escolares es un paliativo para todo el gasto que implica a los padres de familia el ingreso al nuevo ciclo escolar, apuntó la diputada del Partido Nueva Alianza, Mayela Macías Alvarado; precisó que en el caso de quienes tienen a sus hijos en el jardín de niños, la lista de útiles en promedio se surte con mil 400 pesos, en tanto que la aportación que se les pide es de manera mensual por el refrigerio que les ofrecen y los materiales didácticos que utilizan para su formación y desarrollo de su creatividad: “Es entendible, pues se les da soya, tiene un costo, tiene que pagarse a la persona que lo hace”.

No obstante, la economía de las familias se ve fracturada, pues lo común es que tienen más hijos en otros grados escolares; no siempre es fácil poderlos apoyar hasta la universidad, por lo cual muchos se quedan con educación media. La también profesora recalcó que los docentes deben ser conscientes de pedirles sólo los cuadernos y el material que realmente requieran en las aulas, y no condicionar con marcas de útiles escolares, pues complica aún más que los padres puedan adquirirlos: “Yo creo que teniendo lo mínimo indispensable en las escuelas se puede trabajar”.

Macías Alvarado acentuó que son muchos los casos en que estos gastos son difíciles de asumir por las familias y obliga a que los alumnos deserten, si bien dijo desconocer cifras sobre este problema, ya que varía dependiendo la zona, apuntó que hay colonias donde en una cuadra son tres familias la que batallan mucho para poder mandar a sus hijos a la escuela.

Subrayó que es un problema social que se debe atender, ya que una vez que desertan es difícil que vuelvan a integrarse a los estudios en lo posterior, por el contrario, los hermanos hacen lo mismo, pues consideran que el trabajo les da mayores beneficios y pueden aportar a la economía familiar; “ya le cortaron su derecho a seguirse preparando y los demás en ocasiones ven que el hermano ya trae dinero y dejan de estudiar, ellos mismos empiezan a decirles a los papás que ya no quieren estudiar”.

La diputada del Panal señaló que se debe estar alerta para que no se quite a los infantes el derecho a la educación, que también es su obligación estudiar; consideró que en esta materia el gobierno le sale debiendo a la sociedad, pues no se han cumplido las promesas de campaña de Martín Orozco Sandoval, de eliminar, por completo, las cuotas escolares, “Para poder tener credibilidad con la gente hay que decirles la verdad, como gobierno no puede hacer todo, no tenemos la varita mágica”.

Recalcó que lo primordial que se debe ofrecer a niños y jóvenes es una educación de calidad; reconoció que en algunas escuelas se pudo avanzar con la aportación de 50 millones de pesos que otorgó Gobierno del Estado para el subsidio de cuotas escolares, al tomarse como un extra para poder hacer mejoras, pero no impactó directamente a los padres de familia, porque tienen que comprar útiles y seguir aportando a las escuelas.

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!