Opinión

Hacia un nuevo gobierno / Punto crítico

Si los recursos gubernamentales se destinaran efectivamente para lo que están etiquetados, seguro el país sería distinto, nuestra economía se fortalecería, avanzaríamos más rápido, se apoyaría a quienes realmente lo necesitan, se abatirían los niveles de pobreza.

Escuchaba yo esta semana un caso exitoso de uno de los países de Latinoamérica, en donde los funcionarios de primer nivel han podido eliminar las prácticas de corrupción de sus sistemas y los resultados son óptimos.

Las iniciativas planteadas por el próximo Gobierno Federal en nuestra nación, enfocadas a la reducción de beneficios para la clase política, en general han sido bien vistas por la población, pese a esos intentos de los mismos que gozan de esos beneficios por desprestigiarlas.

La política de austeridad que prevé llevar a cabo el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, ha dejado al descubierto las millonarias partidas que se destinan a los distintos poderes y niveles de gobierno en conceptos que resultan un insulto para los ciudadanos mexicanos.

Gastos para servicios de alimentación en general, telefonía, seguros de gastos médicos, de vida, beneficios para sus familias e incluso la posibilidad de mantener a un gran número de “asesores” o “colaboradores” que también gozan de un presupuesto oneroso, son sólo algunos de los datos que han puesto de manifiesto lo caro que resulta mantener a estos personajes.

Es ahora que entendemos la molestia que les ha provocado las acciones que el nuevo gobierno pretende llevar a cabo, y es que dejarán de recibir esas partidas especiales para asuntos que en nada abonan a la construcción de un mejor país y que ahora podrán ser reorientados a apartados prioritarios como la seguridad pública, educación, empleo, y hasta otros que han permanecido en el descuido como la cultura y el deporte.

Vale la pena hacer la reflexión sobre los esfuerzos que en algunas áreas se dan para apoyar a sectores específicos de la población que además han alcanzado resultados positivos. Es el caso de la participación de los jóvenes atletas mexicanos en la más reciente justa internacional: los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla, Colombia.

Es de reconocer que por primera ocasión se alcanzó la cima del medallero destacando en varias disciplinas, a pesar de que los recursos que se destinan a las mismas no son los suficientes. Muy distinto es el panorama para otros deportes como es el fútbol nacional al que se canalizan todos los esfuerzos en recursos, infraestructura, personal y los mejores salarios, y que no han dado ningún reconocimiento.

Ejemplos como el anterior hay muchos, de ahí que surja la necesidad sí de reorientar los esfuerzos económicos, implementar medidas de reducción de partidas innecesarias y eliminar la corrupción, pero al mismo tiempo se hace necesario que nuestras autoridades volteen a ver otras áreas que permitan como es el caso, sacar a nuestros niños y jóvenes de otras problemáticas mediante la ocupación de su tiempo libre.

Se hace indispensable la operación adecuada de esos presupuestos mediante el liderazgo de los mejores perfiles, que quienes encabecen las diferentes áreas tengan además el conocimiento de cada una de las acciones de sus respectivas oficinas; que al mismo tiempo exista una evaluación de sus desempeños, y aquellos que no den el ancho, dejen la administración pública.

Es así como los ciudadanos esperamos el nuevo gobierno, con toda la intención de ser partícipes y al mismo tiempo exigentes de que efectivamente se cumplan las promesas para que el rumbo cambie, vaya que hace falta, vaya que millones de personas lo requieren.

 


Vídeo Recomendado


The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!