Opinión

Inédito / De imágenes y textos

“Que no ha sido nunca publicado o dado a conocer al público”, o tal vez nuevo, novedoso, extraño o hasta desconocido, pero no sólo el hecho de la reunión del gabinete saliente con el entrante sino todo, queda más que claro que el próximo gobierno desde ahora está marcando la agenda nacional, y el paso lo marcan ellos, el ritmo de la nación sumisamente cede ante la estrategia que Andrés Manuel diseñó con mucho cuidado a lo largo de los años. El mensaje que se está permeando demuestra poder, poder frente a los que entregan, a los pocos que se quedarán, pero sobre todo ante una sociedad que necesita un líder autoritario con decisiones unilaterales, aunque diga que el pueblo es el que decidirá el futuro de la nación; confianza para los que le siguen, tranquilidad tal vez el saber que estará al frente del gobierno de la República un hombre al que le podremos pedir, estirar la mano y concederá paternalistamente los caprichos efímeros de una sociedad ávida de “cariño”; y para los que no comulgan con su filosofía, la información que el presidente electo está mandando es de poder, la aplanadora de antaño que funcionó cuando nuestros hermanos mayores bailaban música disco en una pista de luces multicolor regresó, bienvenida la democracia.

Inédito el que antes de que caiga la cortina en la administración del Quique, cuelguen los tenis y bajen el interruptor de la luz, haya salido libre y sin culpas la mismísima profesora Gordillo, acuerdos en los oscurito, la pongo en libertad antes de que me vaya como lo pediste, a cambio de que no me des la suite presidencial en una de las universidades del crimen de alta seguridad. Pudieron existir estas líneas de conversación o sólo elucubré para darle sabor a la columna, no lo se, en este país y con esta clase política, la saliente mafia del poder y la entrante mafia del poder todo puede pasar.

No es inédito el que cada presidente entrante meta al bote a un personaje, un pez gordo de la administración anterior; se acuerda de don Carlos, el mejor presidente que ha tenido esta nación (a ver cómo le va a hacer Andrés Manuel para superar eso) en sus primeros días como líder supremo y para demostrar el músculo, se fue a la yugular contra el pobre Joaquín Hernández Galicia más conocido como “la Quina” aquel ex líder petrolero la oveja más blanca de ese entonces. La venganza se perpetró pues cuando Carlitos estaba al frente de la otrora Secretaría de Programación y Presupuesto quitó el 2% que recibía el sindicato petrolero por cada contrato que firmaba PEMEX, es decir, adiós a la lana para los chuchulucos de la Quina, además de que Beteta el director de la paraestatal en ese entonces no le contrató el servicio naviero al pobre y desvalido líder sindical. Eso desató la furia de Joaquín quien arremetió contra el delfín de don Miguelito así que el 6 de julio de aquel 1988 y sin contar con la astucia del futuro director de la Comisión Federal de Electricidad, pero, sobre todo, más que astucia, habilidad para contratar a los expertos para tirar un sistema de cómputo precario para conteo de votos, la Quina dio instrucciones a sus agremiados para votar por Cuauhtémoc y no por Carlos, el resto de la historia ya la conoce. Por eso digo que cada presidente entrante tiene a su pez gordo a quien meter al tambo por lo menos durante el sexenio que gobernará el nuevo.

Inédito entonces que antes de irse, Quique haya dejado salir a la profesora, mi hipótesis arriba planteada se basa en los compromisos que se pudieran estar dando en la zona opaca de la negociación de la transición, sobre todo si subrayamos con marcatexto amarillo fluorescente que Andrés Manuel siempre manifestó su simpatía por la profesora, que trabajó en campaña con el nieto, que dijo a los cuatro vientos, en un evento protocolario inédito entre gabinetes y con la libertad de expresión que le confiere la ley por ser mexicano antes que presidente electo que echará para atrás la reforma educativa, entiende y conoce el poder que tiene el gremio que comandó por muchos años la profesora, sabe que pueden ser aliados, considero yo que fue la jugada de cortesía que Quique le puso en la mesa como para curarse en salud, sin embargo de los políticos no hay que confiarse, en una de esas y aunque diga Andrés Manuel que no, gestionará todo para darle descanso provisional en una elegante prisión de alta seguridad al esposo de la Paloma por unos cuantos años; eso sería inédito, pues nunca en la historia moderna de este país un presidente saliente ha sido enviado a prisión por su sucesor.

Inédito también el ver a los dos gabinetes con dos podiums presidenciales, con dos banderas nacional como si se tratara de dos naciones distintas, claro puede ser, el México de los tricolores casi extintos, ¿Habremos llegado a la extinción de los prinosaurios? Y el México de la esperanza… o la mutación del viejo régimen en un recargado sistema de gobierno clientelar, paternalista y por demás populista.

En la portada del martes 21 de Milenio cabeceaban a ocho “Ni el aeropuerto ni Elba confrontan a Peña y AMLO”, bueno sí, desde la óptica de una primera lectura, pero la profesora no se va a ir a su casa de campo a descansar y dejar que las cosas fluyan de manera natural, va a estar presente y con miras en su sindicato, ella dice que le pertenece, estará más que vigente en la agenda política del próximo sexenio, y del aeropuerto mejor ni comentar, como todos nosotros, los mexicano de a pie tenemos conocimiento de ingeniería civil, de aeronáutica, de ecología, de mercadotecnia y finanzas entre otras disciplinas, cuando Andrés Manuel nos pregunte nuestra opinión sobre si le sigue con la construcción o no, vamos a poder ser puntuales en nuestras recomendaciones; y si así va a ser durante todo el sexenio, preguntarle a pueblo si está de acuerdo con todas las decisiones que le correspondan tomar a él, van a ser seis largos años.

Su coordinador de asesores será Lázaro Cárdenas Batel, de los pocos colaboradores de la próxima administración que nunca fue priísta.

Inédito que Quique haya respondido sin guion a una serie de preguntas filtradas, claro está, pero con la libertad de expresar su opinión, tarde, pero lo hizo.

 

[email protected]

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!