Opinión

La Iglesia católica y los matices: homosexualidad, aborto y pederastia / Matices

Tres temas han marcado la agenda fundamental de la Iglesia católica en las últimas semanas, en la región: la homosexualidad (caso Mauricio Clark), el aborto (Argentina) y la pederastia (Estados Unidos). Habrá que decir que son los tres temas polémicos con los que se ha atacado en la Iglesia en los últimos años. Como todo, hay matices.

Mauricio Clark declaró que se “curó” de la homosexualidad gracias a acercarse a Dios, a partir de esas declaraciones la Conapred recordó que están estrictamente prohibidas las terapias de shock que buscan “curar” la homosexualidad. Además se creó un hashtag que fue tendencia, denominado #NoEstoyEnfermx. Esto llevó a que influencers, usuarios de redes sociales, periodistas, artistas y la sociedad en general atacaran a la Iglesia por estas prácticas discriminatorias.

Mauricio Clark, periodista de espectáculos, ha tuiteado mensajes como este: “Si, vengo del pecado, de haber cometido lo más ruin e indigno. De un mundo de aberraciones, de haberme puesto en riesgo física y emocionalmente. Vengo de la mentira, de la lujuria, de la gula, del hedonismo y narcisismo.” Lo que ha abonado que las críticas a la Iglesia crezcan.

Por el otro lado, el catecismo de la Iglesia católica, que es el documento rector de esa Iglesia, en su punto 2 mil 358 se refiere así sobre las y los homosexuales: “Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta.” A esto hay que agregar que quienes no se comportan de esa manera, no se están comportando como miembros de la Iglesia, sino que hacen todo lo contrario y también habrá que decir, que quienes se comportan de esa manera dañan la imagen y reputación de la Iglesia. Por lo que inclusive deberían cuestionarse la manera en que viven su relación con la fe.

Sobre el aborto, el catecismo es claro en calificar como inmoral la realización de los mismos. Sin embargo, aquí vale la pena reflexionar que la manera en que cada quien vive su libertad religiosa es una prerrogativa que no se puede imponer a todo el mundo, si alguien tiene la convicción de no abortar porque le resulta un conflicto moral, sin duda es una decisión personal, libre, que puede adoptar y que nadie le obligara a abortar, una decisión apegada a su fe y a su manera de vivir la libertad religiosa y de acuerdo a su conciencia. El diputado Vasco de Veringuren, en el debate Argentino así lo argumentó: “Soy católico, y tengo convicciones profundas sobre la vida y la ética. No estoy de acuerdo con el aborto. Nunca lo estuve ni lo estaré. Pero mis convicciones son mías, y mi responsabilidad como legislador nacional es legislar para toda la sociedad. El debate ha cambiado mi posición original, contraria a la legalización del aborto. Votaré a favor de la ley. Mis convicciones son mías, guían mi vida. Pero mis convicciones no son la verdad. La verdad es lo que ocurre y mi obligación como diputado es trabajar para transformarlo.”

En ese mismo tenor, una cuenta de Twitter, denominada Católicas por México envió este mensaje: “Jesús acompañó a las #Mujeres en sus más difíciles momentos. Tendió una mano cuando nadie más lo hacía. Hoy vestiría sin dudas pañuelo verde por las que ya no están, por las que sufren en silencio la clandestinidad. La libertad sobre tu cuerpo es sagrada.”

Ante la negación de aprobar la despenalización, cientos de católicos argentinos solicitaron la apostasía colectiva en Argentina y renunciaron a la Iglesia católica. Se le exigió más a la Iglesia que a los legisladores que ejercieron su voto.

Regresando al catecismo de la Iglesia en el punto 2 mil 260 se habla del respeto a la vida humana considerada como un don. Así, un católico busca el respeto a la vida, de las mujeres y la vida de los embriones, sin embargo, esa convicción personal rebasa la situación real de muertes de mujeres por abortos clandestinos. Vuelvo a lo mismo, y en algún apartado de la biblia, Jesucristo afirmó: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Refiriéndose a las cosas de Estado y a las cosas de Dios. Con licencia, en un parafraseo, al Estado le toca proteger la salud de las personas, y a la Iglesia lo que le corresponde a Dios.

Por último, sobre la pederastia en Estados Unidos, las críticas también fueron contra la Iglesia, sacerdotes y obispos. La Iglesia, con sede en El Vaticano presentó su postura: “Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables. Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe. Ante el informe que se ha hecho público en Pensilvania esta semana, hay dos palabras que pueden expresar los sentimientos frente a estos horribles crímenes: vergüenza y dolor”.

Termino con tres posturas claras: la discriminación debe ser sancionada, la salud pública, como defensa de la vida, velada, y la pederastia sancionada con todas las fuerzas como uno de los crímenes más graves que existen.

En estos tres debates, las posturas son complejas y llenas de información falsa, pero atractiva y sexy para algunos; como consumidores de noticias, en este y otros temas, es pertinente ir a los matices, a la reflexión y a la verdad.

 

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!