Opinión

Los aires de guerra económica mundial / Enredos financieros

Estimado lector, este día hablaremos de los aires de guerra económica que han estado soplando, primero como brisa, de repente huracanados, pero que parece que terminarán en una guerra económica mundial que no será benéfica para nadie.

Durante décadas, los sistemas económicos estuvieron divididos entre el socialismo-comunismo, y el capitalismo. Hasta antes de 1989, cuando cae “la cortina de hierro” simbólicamente al caer el muro de Berlín, y así poner fin a la división de hermanos, familias y misma gente de una sola ciudad, el capitalismo se erigió como el triunfador. Se vivieron entonces 11 años de crecimiento sin par, y se pensó, de forma ilusoria, que los ciclos de crecimiento, estancamiento, recesión, depresión, crecimiento estaban en el olvido. Llegó el 2001 y su hijo, el 2008 (la crisis de las empresas punto com y después la hipotecaria) y nos mostró el rostro más agrio de la globalización capitalista.

En ese intermedio, solo algunos países se desmarcaron del sistema global y trataron de hacer su propio sistema diferente. Los casos más radicales fueron Cuba, el cual siempre habló del comunismo, y Venezuela, que a través de Chávez y su hijo putativo Maduro, impusieron el sistema bolivariano económico. China sigue en un sistema social capitalista, que lo que tiene de socialista es la forma de elegir “democráticamente” a sus dirigentes, porque de allí en más, parece que el sistema es más capitalista que el mismo Estados Unidos.

De los sistemas que no abrazaron el capitalismo (y el neoliberalismo como se le llamó en ese momento), sólo China tuvo y tiene éxito. Cuba, a través de su nuevo presidente, acaba de sacar de la constitución la palabra comunismo, para dejar sólo el socialismo, y con esto, abrir la puerta a la iniciativa privada en la isla. Y de Venezuela, pues qué podemos decir. Está rompiendo récords de inflación anual, donde se calcula que puede alcanzar el millón en porcentaje, (significa que si un kilo de aguacate costaba 10 bolívares el primero de enero, costará diez millones de los mismos para el 31 de diciembre) y en un accidentado discurso, el presidente Maduro dio a conocer el fin del sistema económico, la reconversión del mismo, y tratar de evitar una crisis mayor. La recuperación total de ambos será de años, y en el caso de Venezuela, décadas.

Y justo cuando se podrá pensar que el mundo puede caminar en el mismo sistema, se presentan los nacionalismos debido a los excesos del mismo capitalismo, de la desigualdad económica propiciada por él y de las percepciones de injusticia que se han generado. Lo primero que ocurrió fue el famoso Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Una Unión Europea que nunca fue bien vista en UK, y que terminó tarde que temprano con su exclusión. Ahora están arrepentidos, no saben como hacer la misma con el menor daño a su país, y sin embargo, se sigue adelante. Por otro lado, tenemos que el paladín y creador del capitalismo como lo conocemos actualmente, Estados Unidos, eligió a un presidente que no sabe bien a bien qué es lo que quiere y que ha emprendido acciones comerciales que ha llevado a una guerra de aranceles con todos sus antes aliados, como México y Canadá, con los cuales está renegociando el TLCAN, o bien con la Unión Europea. Sus acciones han perjudicado a los mismos Estados Unidos, pero le ha salido el juego cortoplacista, ya que tiene las tasas de desempleo más bajas de los últimos diez años.

Está ya visto que la elección estuvo salpicada con la intervención rusa a su favor, y que su equipo de campaña tuvo arreglos lejos de la vista pública con este país. ¿Qué acordaron? No lo sabremos, lo que sí sabemos es que Vladimir Putin está enojado porque no se le ha cumplido lo prometido. El temperamento bipolar de Trump ya lo cansó. Y de manera muy clara, acaba de vender la mayor parte de la tenencia de los bonos de Estados Unidos que tenía su país, al pasar de cerca de 100 mil millones de dólares en bonos, a sólo 9 mil en un plazo de tres meses, haciendo que la tasa de interés subiera de 2.75 a 3.15%. ¿Qué hizo con ese dinero? Comprar oro. La respuesta a los aranceles de Trump para Rusia se contesta en la venta de la deuda americana, abriendo el camino para que otros, (como China que tiene en su poder más de un billón de dólares en bonos (un millón de millones). Si comienza a vender, hará temblar a Estados Unidos, y con ellos al mundo, que abrazamos obligados en su momento por Richard Nixon el patrón dólar de las monedas mundiales.

La guerra está comenzando, esperemos que antes de que las consecuencias sean graves puedan alcanzar acuerdos y evitar que esto desencadene en una guerra real.

 

[email protected]

 


Vídeo Recomendado


The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!