Opinión

Ozark 2: Televisión para inquietarte / Bocadillo

Un amigo me platicaba las penas sociales que carga el haber llegado casi a los 30. Estamos en una edad donde si no estamos viendo el tren, es que ya estamos arriba. Mi compa es (¿era?) creyente de la frase amigos son la familia que eliges, aunque me parece que se está dando cuenta que tiene fecha de expiración porque me dijo aunque al final uno elige con quién ser familia y dejas de ver a tus amigos. El punto era que a él lo relaja salir a tomar [alcohol, claro] y desvelarse mientras que a sus amistades cercanas más bien ya les causa una molestia.

Y a mí, pues dejé de salir hace más de cinco años porque me di cuenta que soy más feliz en mi casa. Ahora, que no veo series (porque de eso va Bocadillo) más por relajarme que para inquietarme o quedarme dormido, pero recientemente mi esposa que me decía que la segunda temporada de Ozark se escucha como algo espeluznate. Puros fuck you, gritos y muerte, me dijo acerca de lo que escucha mientras veo la recién estrenada segunda parte del bebé creativo de Jason Bateman, en su amorío como productor con Netflix. La historia es sencilla: un tipo tranquilo lava dinero para un cartel mexicano, su socio la riega y para salvar su propio pellejo tiene que ir al pueblo de Ozark (tipo nórdico, gris-azul, con lago) para lavar más dinero en una charada para que los mexicanos no lo maten.

 

Una manera de definir la angustia de ver Ozark es que, extrañamente parecido a la mitad malvada de Breaking Bad, cualquier cosa mala (muy mala) puede pasar en cualquier escena. Que un personaje pierda la mano, que rapten a la esposa de otro, que un personaje secundario muera sin pena ni gloria, que el gran enemigo de la temporada sea asesinado por unos rancheros. Todo. Ciertamente es inquietante y en esta  temporada Ozark así ha encontrado su encanto. Es una especie de pornografía de la tragedia.

En la misma semana de este estreno, Better Call Saul ya entró a territorios donde nadie está seguro. Para pocos será sorpresa saber que al final de la temporada pasada, el segundo personaje más importante (Chuck, el hermano de Jimmy/Saul) decidió suicidarse al incendiar su casa con él dentro. Así, de plano. Por más de 20 capítulos los guionistas habían evitado cosas así de feas, más propias de la precuela (Bad) que de la farsa de Saul acerca de gente buena que siempre estará atrapada en lo que fue encasillada cuando era joven. La semana pasada, Jimmy sufrió una golpiza luego de una de las famosas secuencias-casi-videos-musicales que han hecho famosa a la saga.

 

Nadie está seguro. Por eso yo no veo series para relajarme. Aunque me estresan menos que estar en una reunión. Cada quien sus pánicos.

 

[email protected] / @masterq

 


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!