Sociedad y Justicia

Son los animales los más olvidados en desastres naturales de Aguascalientes

 

  • La gente no está preparada para una contingencia
  • Se recomienda tener carnets de vacunación y récords de mascotas en resguardo impermeable

 

 

Un desastre natural no se puede prevenir, pero es fundamental estar preparados y anticipar cualquier contingencia con las herramientas que te permitan salvaguardar tu vida, así como la de los animales, que son en muchas de las ocasiones los más olvidados en estos casos, apuntó Daniel Rueda Carrillo, médico veterinario, colaborador de Humane Society International.

Detalló que, junto con su colega, Karen Núñez, trabajan en la Universidad Nacional Autónoma de México en orientación para el bienestar animal, enfocado a la atención en desastres y contingencias; han participado en Haití, en los estragos tras el huracán Matthew; en 2017 apoyaron por el huracán María, en Puerto Rico; y hace cerca de un mes en Guatemala por los daños provocados por el volcán de fuego.

Recalcó que la gente no está preparada para los problemas que derivan de este tipo de contingencias, aún y cuando la naturaleza anticipa lo que está por suceder; en la atención como médicos veterinarios recomiendan tener récords, carnets de vacunación, entre otros documentos de las mascotas guardados en un lugar accesible y de manera impermeable.

Rueda Carrillo señaló que se dan todo tipo de casos, desde quienes se arriesgan demasiado por salvar a los animales, como quienes se olvidan por completo de ellos; fue el caso en Puerto Rico, que no esperaban que el huracán alcanzará diez kilómetros de diámetro, y los afectados amarraron a los animales y se fueron.

“La gente no mide peligros, no hay bien establecido un plan”; explicó que en muchas de las contingencias, como sucedió en el temblor del 19 de septiembre, se vuelve un caos con tanta gente queriendo ayudar, si bien se agradece la disposición, las ganas y la actitud, no es lo adecuado y sólo estorbaron.

Recalcó que para salvaguardar la integridad de todos los afectados, humanos y animales, se necesita cadenas de mando, si la Secretaría de Marina está a cargo, quienes van a apoyar deben esperar a ser llamados, porque llegan primero a hacer el control, ya cuando las personas están fuera de peligro, ya se hicieron los rescates en los que está en juego la vida y ya no pueden hacer nada más por las personas, entran los grupos como ellos, que atienden a los animales. “Puede ser simultáneo, pero para eso ya hay un grupo de médicos veterinarios o de rescatistas, y ya de manera conjunta, unos checan a los humanos y otros a los animales, pero ellos ya te hablaron, tú no peligras, porque también hay riesgo para quienes apoyan en el rescate”.

Recomendó a quienes tengan voluntad de apoyar en este tipo de desastres naturales, acercarse a las instancias adecuadas, como Protección Civil, para que se generen esos grupos y que cada quien sepa a quién va a ayudar, que se capaciten; “una cosa es que tenga ganas y otra cosa es que sepa, también no mandar a alguien a que esté expuesto al riesgo”.

El médico veterinario indicó que llegan a ser las grandes especies las más difíciles de recatar, que es a lo que ellos se dedican, no obstante, depende del desastre; si está un caballo en un barranco, se vuelve complejo sacarlo por el peso, pero se maneja con anestesia y entre varias personas apoyan a la movilidad; gatos y perros, aunque son pequeños, se pueden meter entre los escombros y entonces quien rescata puede estar en peligro.

“En el volcán de fuego que nos tocó en Guatemala eran caballos quemados, si ven la lava corren, pero eso no mata sino los polvos y ceniza incandescente, depende el escenario. En Haití, vimos más estragos, por la estructura con que cuentan le fue más mal; atendimos más de mil 300 animales entre mulas, caballos, bovinos, cerdos, cabras, perros muy pocos, aves, atendimos de todo, hasta humanos nos tocó curar de algunas heridas que se hicieron con machetes”.


Vídeo Recomendado


The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!