Opinión

Vostok-2018: el mensaje de Vladimir Putin / Taktika

Vladivostok, Federación Rusa. 11 de septiembre de 2018. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, voltea a ver a su huésped, el mandatario chino Xi Jinping, y comenta: “Nuestras relaciones son cruciales, no sólo para nuestros países, sino también para el mundo”. Minutos más tarde, ambos líderes muestran sus habilidades gastronómicas al cocinar panqueques. Xi prueba ser un mejor cocinero. Luego, como si fueran un par de adolescentes traviesos, ambos intercambian sonrisas y engullen los panecillos a la usanza rusa: embarrándolos con caviar y sorbiendo un vaso con vodka.

A miles de kilómetros de ahí, las maniobras militares Vostok-2018 comienzan con centenares de paracaidistas rusos simulando la captura de un objetivo detrás de las líneas enemigas. Asimismo, el cielo de Transbaikalia se llena de decenas de helicópteros artillados que, como si fueran tábanos enfurecidos, ametrallan y bombardean inmisericordemente blancos en el suelo.

Las escenas arribas descritas sirven como prólogo al presente artículo, el cual pretende explicar qué son las maniobras militares, mostrar algunos ejemplos de las mismas, y explicar la trascendencia de Vostok-2018, un ejercicio castrense ruso.

De acuerdo al diccionario Larousse, una maniobra militar es un conjunto de “evoluciones y simulacros en que se ejercita la tropa”. Este tipo de ejercicios son llevados a cabo por todos los ejércitos del mundo. ¿Por qué? Primero, probar la preparación de sus elementos y poner a prueba nuevo armamento. Asimismo, sirven para enviar mensajes a sus actuales y futuros adversarios.

Ejemplos de lo anterior son: las maniobras militares llevadas a cabo por la Alemania imperial en septiembre de 1906. En aquella ocasión, el ambiente internacional estaba marcado por la rivalidad naval anglo-germana (muy parecida a la que sostienen actualmente los Estados Unidos y China). Para sondear las intenciones teutonas, un joven político en ascenso, Winston Churchill, entonces subsecretario de la Oficina Colonial fue enviado a Alemania.

Churchill pudo presenciar la eficiencia y la gallardía de la maquinaria bélica teutona y la describió así: “La simplicidad masiva y la fuerza”. El futuro líder del Reino Unido murmuró: “Estoy agradecido de que haya un mar entre ese ejército e Inglaterra”1.

El tribuno inglés acertaría: dos veces en su vida Inglaterra combatiría al brutal y eficiente engranaje castrense germano. En la segunda ocasión, el Canal de la Mancha sería decisivo para que, resguardado por éste, Inglaterra resistiera a los teutones.

Pasarían varios decenios, para que unas maniobras militares atraparan la atención del orbe: Zapad-81 (“Occidente-81”, en ruso) fue el mayor ejercicio militar llevado a cabo por la Rusia soviética durante la Guerra Fría (1947-1991), pues contó con la participación de cien mil efectivos castrenses. Comenzó el 4 de septiembre de 1981 y concluyó ocho días después. Su objetivo: demostrar a los disidentes polacos la capacidad bélica soviética, pues incluyó: el desembarco anfibio en las playas polacas, el despliegue de miles de paracaidistas soviéticos montados en vehículos blindados, y ejercicios con misiles de alcance medio.

Casi cuatro décadas más tarde, con Donald Trump en la Casa Blanca, el ambiente internacional se ha vuelto más enrarecido entre la tríada geoestratégica: los Estados Unidos, China y la Rusia. Trump ha declarado prácticamente la guerra comercial a China y le disputa el mar de la China meridional. Asimismo, ha intensificado las sanciones económicas contra Rusia por la anexión de Crimea, la guerra civil en Ucrania, y la intervención en Siria, las cuales comenzaron con su antecesor, Barack Obama.

Como respuesta, Vladimir Putin ordenó que las maniobras que cada cuatro años se llevan a cabo en Oriente designadas Vostok (“Oriente” en ruso), se intensificarán: 300 mil efectivos de las Fuerzas Armadas rusas, apoyados por 36 mil vehículos militares, más de mil aviones, helicópteros y drones, naumaquias que involucrarán a dos flotas rusas, y todas las fuerzas aerotransportadas con las que cuentan.

Además del gran número de efectivos castrenses y de la tensa atmósfera internacional, lo que hace trascender a Vostok-2018 es: la participación de 3 mil soldados chinos, equipados con 900 piezas de armamento y 30 aviones y helicópteros de combate. Los chinos desean aprender de las lecciones obtenidas por los rusos en sus guerras en Georgia, Ucrania y Siria. Asimismo, Mongolia participará de manera testimonial. Por último, Turquía fue invitada de último momento.

Asimismo, Putin pretende utilizar las maniobras militares para influir en Asia-Pacífico lo cual incluye: mostrar el armamento ruso a clientes potenciales en Asia-Pacífico, Indonesia y las Filipinas; acceder a aeropuertos y puertos estratégicos en la región; obtener un trato preferencial para las compañías rusas; y, por último, influir diplomáticamente en la península coreana.

Según el diplomático australiano, Bobo Lo, “Rusia no se hace ilusiones de convertirse en un gran jugador militar en el Pacífico. Pero los rusos también reconocen que si ellos quieren ser tratados como un jugador global serio, deben incrementar su presencia en Asia”2.

Al mismo tiempo que Rusia realiza, junto con China y Mongolia, el ejercicio Vostok-2018, acaba de concluir unas grandes maniobras navales en Siria, las cuales incluyeron aviación estratégica, desembarcos anfibios y guerra anti-submarina. Al mismo tiempo, para demostrar que no están ni mancos ni tullidos, los estadounidenses respondieron aumentado sus efectivos en el país árabe.

Derivado de lo anterior, el escribano concluye: las Fuerzas Armadas rusas son la herramienta para que “Rusia recupere su status como una potencia global y como el hegemónico regional en Eurasia”3; y Vladimir Putin envía el mensaje a los Estados Unidos y sus aliados de que Rusia se prepara para un conflicto a escala global contra ellos.

Aide-Mémoire. Interesantes reuniones sostuvo AMLO con: el nuncio apostólico Franco Coppola y el embajador de Rusia en México, Viktor V. Koronelli.

 

1.- Manchester, William. The Last Lion. Winston Churchill: Visions of Glory 1874-1932. New York, Little Brown, 1983, p. 424

2.- Subs, ships and after sales service: how Russia’s military is making Moscow a player in the Asia-Pacific https://goo.gl/P2NTAU

3.- Galeotti, Mark. The Modern Russian Army 1992-2016. New York, Osprey, 2017, p. 45

 


Vídeo Recomendado


The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!