Opinión

Kubrick – Brennan – OSA / Orquesta Sinfónica de Aguascalientes en LJA

Foto: Salvador Arce

Reseña: Rodolfo Popoca Perches

 

La fórmula resultó perfecta en el cuarto concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, tres diferentes entidades se asociaron para ofrecer un concierto que resultó memorable, todo encajando de manera natural, nada tuvo que ser forzado para lograr este afortunado triángulo equilátero.

Con motivo del cincuentenario de la película Odisea espacial 2001 del realizador neoyorkino Stanley Kubrick, la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes presentó un  programa con música utilizada por él en algunas de sus cintas, fundamentalmente, Clockwork orange o la Naranja mecánica, The Shining o El Resplandor y la homenajeada Space odissey 2001, ya conocemos la melomanía del cineasta y la manera tan puntual que siempre tuvo para seleccionar la música que debería de acompañar algunas de sus secuencias cinematográficas, a esto se sumó la sapiencia del que sin la menor duda es el mejor musicólogo y crítico de música en este país, el maestro Juan Arturo Brennan que estuvo como narrador enriqueciendo con sus comentarios la genial interpretación que la OSA hizo de algunas obras utilizadas por Kubrick en sus películas.

Todo tuvo sentido, de repente uno se pregunta qué intentó decirnos Stanley Kubrick en tal o cual escena de alguna de sus películas, o bien, detalles que pasaban desapercibidos y que al escuchar los comentarios del maestro Brennan caemos en la cuenta de cómo son las cosas, por ejemplo, las tres notas interpretadas por lo metales al inicio del poema sinfónico de Richard Strauss Así hablaba Zarathustra, ya entendemos que Stanley kubrick esta refiriéndonos, de acuerdo al texto de Nietzsche en el que está basada esta obra sinfónica, que son tres estados los que representan el desarrollo de la humanidad, el primate, el hombre común y el hombre superior, que se suele traducir erróneamente como super hombre. Dice Nietzsche en su Zarathustar que “lo bueno del hombre es que es un puente y no un fin” y que “el hombre es algo que debe ser superado”, pues bien, sobre estos términos versa el poema sinfónico de Strauss y utilizado genialmente por Kubrick en Space Odissey 2001 y tan acertadamente explicado por Juan Arturo Brennan.

Por cierto, el viernes por la mañana tuve la oportunidad de asistir a un seminario de periodismo cultural organizado por José Alberto López Sustaita en coordinación con autoridades culturales de Zacatecas en un hermoso edificio de esta vecina ciudad que es la Ciudadela del Arte y en donde también está el museo dedicado a Manuel M. Ponce, esta fue la sede para que el viernes y el sábado se realizara el seminario en cuestión y que fue coordinado justamente por Juan Arturo Brennan y de verdad fue una experiencia única, escucharlo hablar es un verdadero placer, y en la noche, en el concierto con la Sinfónica siguió compartiendo con todo el público que llenó el foro principal de la feria del libro más antigua de México, o sea, al de Aguascalientes, su inmensa pasión por la música y claro, no es solo pasión, sino conocimiento erudito.

La dinámica fue muy sencilla en su formato pero de profundo contenido, la OSA interpretó música que Stanley Kubrick utilizó en algunas de sus películas acompañada por una selección de escenas de esa misma película y previo a cada interpretación, el maestro Juan Arturo Brennan nos daba una explicación, que en muchos casos se convirtió en una muy afortunada guía de audición, o bien, nos ponía en contexto con el film y la música que habríamos de escuchar.

Entre lo que escuchamos está el scherzo, molt ovivace presto de la Sinfonía No.9 de Beethoven, dos oberturas de Rossini, Guillermo Tell y la Gaza ladra, el adagio del ballet Gayaneh de Khachaturian, el adagio de la Música para cuerdas, percusión y celesta de Bela Bartók, El Danubio azul de Johann Strauss hijo, probablemente el vals más conocido en la historia de la música, y la majestuosa y monumental introducción del ya citado poema sinfónico de Richard Strauss, Así hablaba Zarathustra. Todas estas obras fueron utilizadas por Stanley Kubrick en sus películas. Es importante destacar también el gran tratamiento que de esta música hizo nuestro titular, el maestro José Areán al frente de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, y por supuesto, la respuesta del público que llenó todas las sillas dispuestas para el concierto.

Por cierto, el espacio no es exactamente el mejor para una audición de música de concierto, la acústica no es tan mala como podría pensarse, seguramente el hecho de que estuviera lleno el foro ayudó a mejorar este aspecto, fundamental para disfrutar dignamente de la música, pero  por otro lado, la visibilidad sí se ve muy mermada, claro, no es un teatro, como el Aguascalientes en donde de cualquier lugar se aprecia muy bien el escenario, no es este el caso. Y como no es un teatro o un sitio destinado a conciertos, como que una parte del público se relaja demasiado y hubo un molesto tráfico de gente en los pasillo de acceso. Salvadas todas estas eventualidades y en lo que a la música se refiere, fue un gran concierto, de primer nivel, insisto, la fórmula funcionó equilibradamente y los resultados fueron altamente satisfactorios: OSA – Kubrick – Brennan.

Nuestra sinfónica regresa a su casa, el Teatro Aguascalientes para cerrar su tercera y última temporada de conciertos del año 2018, escucharemos la obertura Candide de Bernstein, La Mar, tres bosquejos sinfónicos para orquesta de Claude Debussy, de este mismo compositor al que recordamos en su centenario luctuoso, Preludio a la siesta de un fauno y para terminar La Sinfonía No.2 La era de la ansiedad de Bernstein, la dirección estará a cargo del maestro Abdiel Vázquez. La cita con su majestad la música es el viernes 12 de octubre a las 20:00 horas en el Teatro Aguascalientes.  


Vídeo Recomendado


The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!