Opinión

Los argumentistas de imaginaria / Opciones y decisiones

Al tiempo que se mueve la maquinaria neogubernamental, para reconstruir el aparato estatal de gobierno federal, mediante supuestos cambios estructurales de ministerios y dependencias, se agitan las aguas legislativas para apuntalar los nuevos proyectos normativos, particularmente los relativos a la estación cíclica fiscal, de Ingresos y Egresos de la Federación, que regirá el año 2019; primero de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El ya multicitado “pragmatismo” como estilo de gobierno que habrá de imponer el supuesto nuevo régimen Morenista, encuentra de manera gradual y creciente oposición y crítica desde las esferas reales de poder económico, debido a que toca sus núcleos de interés tanto financiero como estratégico.

De manera que la sola publicidad de presentación de una iniciativa para desregular y reglamentar la Banca mexicana, que implica la supresión de onerosas “comisiones por servicios”, ha propiciado el crack de la bolsa de valores y la detonación de alertas de parte de las calificadoras sobre los bonos y valores emitidos por el estado mexicano, bajo el férreo escrutinio de los órganos centrales del capital hegemónico global, el FMI y el Banco Mundial, que ya pronosticaron a la baja el PIB de México, para el próximo ciclo fiscal. Asunto de supresión de dichas comisiones bancarias que sólo existen en este nuestro paraíso recaudatorio a favor de los bancos, mayoritariamente extranjeros, en cuyos países de origen como España, Canadá y Estados Unidos, dígase BBVA, Santander, ScotiaBank y Citi-Banamex son inexistentes e inadmisibles para su clientela nacional; pero que, bajo el Fobaproa de Ernesto Zedillo, han prosperado y se regodean de ello por un cuarto de siglo, tan campantes. Yo fui testigo en el año de 2013, de visita por Madrid, España, que Santander jubiloso al cierre de año, propalaba en los medios de comunicación masiva, a nivel nacional, sus pingües ganancias, debido al ubérrimo producto de sus sucursales en México.

Efecto que se explica en parte, a raíz de la sombrereada que les ha puesto a los inversionistas del pretendido y ya malhadado nuevo aeropuerto de Texcoco de la CDMX, la supresión de un tal proyecto, y la “triunfante” opción alternativa mediante “consulta popular”/tan vinculante como anticonstitucional, de ampliación aeroportuaria de la base militar aérea Santa Lucía y reacondicionamiento del propio aeropuerto funcional de la ciudad de México, con apoyo del local de Toluca.

Este aprendizaje a “periodicazos” y manotazos retóricos, también ocurre en lo local de Aguascalientes, ya que la misma disputa por la hegemonía política se ejemplifica por las polémicas que está causando aquí y ahora la construcción del discurso del todavía indefinido nuevo régimen regeneracionista; mismo que –según los cánones de la Semiótica- debe pasar primero por la de-construcción del viejo discurso del adversario.

Lo que nos hace plantearnos esta pregunta: ¿Por dónde va entonces la conversación política actual, en Aguascalientes, y que es reproducida por los medios electrónicos, con mayor difusión? – Para mí, una referencia importante se encuentra en el programa de Rocío Gutiérrez en XBI, de su acostumbrada mesa política de los lunes; en que debaten polemistas y críticos sociales como son el Lic. Enrique Rodríguez Varela y el Dr. en Ciencias Políticas, Adán Baca Morales.

De cuyo esgrima retórico retomo sólo dos eventos en que dichos académicos muestran su posicionamiento diverso al confrontar sus ideas. El primero fue con referencia al tema de cómo y por qué los movimientos populistas alrededor del mundo, se diferencian del resto de partidos políticos liberales dominantes y los hace singulares y vanguardistas, con dirección al futuro, no al pasado. Al respecto el Lic. Rodríguez Varela afirmaba que un criterio de distinción de los partidos populistas consiste en que “consultan a sus cúpulas antes que a sus bases” para tomar cualquier decisión, en contra acertó el Dr. Baca Morales que le diera “un solo ejemplo” de un partido que no lo hiciera así, un solo ejemplo, sobre el que el Lic. Enrique guardó un paréntesis de silencio; de inmediato arremetió el Dr. Baca y avaló su argumento, bajo el supuesto de que si todos lo hacen, entonces es legítima su estrategia. Desconozco el por qué el Lic. Rodríguez Varela calló ante este contraataque, pero yo sí puedo responderle que la caída del gobierno de Mariano Rajoy del PP bajo el ataque implacable de Pedro Sánchez Castejón, PSOE, se debió precisamente a un ataque frontal contra las cúpulas, sin darle tiempo a las bases para que reaccionaran; la estrepitosa salida del gobierno separatista de Cataluña en la persona de Carles Puigdemont fue su confrontación contra el gobierno español, y sus bases quedaron sin cabeza. El fenómeno se repite en Brasil con la escandalosa defenestración de Dilma Rousseff y luego del expresidente Lula Da Silva, en donde sus bases quedaron rebasadas por decisiones en sus cumbres partidistas. Idéntico comportamiento vemos en los gobiernos islamitas, en donde la simulación democrática está orquestada precisamente desde la cúpula instalada en el poder tanto de partidos como de gobiernos. El famoso Brexit, exitoso para la opción separatista de la UE, se muestra como patente fracaso de una opción realmente del pueblo, desde el pueblo y para el pueblo. En donde las decisiones políticas estratégicas son tomadas en la cumbre y no en la base militante. Ergo, el problema de “consultar a las cúpulas, antes que al pueblo”, sí es una característica del populismo orquestado por cúpulas hegemónicas que se arropan en las banderas populares, con simulación democrática, a cuyas bases de hecho manipulan en favor de su proyecto estratégico y no al revés.

La otra instancia de discusión entrambos polemistas, se refirió a la elocuente disertación del Dr. Baca, quien hablando de la postura anti-inmigrante y finalmente antimexicana de Donald Trump, afirmó que: “desde la perspectiva de Trump” de calificar a los inmigrantes como extranjeros ilegales, invasores y enemigos de su país “América”, es correcta. Mereció del Lic. Rodríguez Varela un acotación respecto de que el problema es con lo erróneo de estos conceptos, filtrados así de esta manera. A lo que con vehemencia oratoria el Dr. Baca, refrendó su aserto enfatizando: “dije que, bajo la perspectiva de Trump… su postura es “correcta”. A lo que, el fino olfato político del Lic. Varela, impugnó como justificadora de algo inaceptable. Y yo añado que, efectivamente, esta forma de argumentación adolece de varias y francas incorrecciones.

Yo digo que, primeramente, es un argumento anfibológico. Es decir ambiguo, porque induce la ambivalencia de términos, “es correcta”, que jala a su campo argumental, pero de manera sofística, y por ello simplemente dicho es una falacia. Esconde un argumento por “petición de principio”, lo que está ya dicho en el antecedente, se sigue en el consecuente.

Entonces, su argumento es falaz, falso, revestido de ampulosidad oratoria pero opuesto a la verdad lógica y también a la verosimilitud histórica.



En el peor de los casos, es una argumentación justificativa de una ideología conservadora a ultranza, exclusivista, discriminatoria y finalmente bioéticamente inadmisible e inaceptable. En este sentido, la elocuente perorata del Dr. Baca es falaz, falseadora de la realidad por ambigua y ambivalente. Aquí, lo único que puedo añadir es que el Lic. Rodríguez Varela reafirme la rectitud de su olfato político sobre conceptos y criterios encubridores de la realidad.

Conclusión. Realicemos un primer apunte respecto a: -¿De qué elementos consta la construcción de una nueva ideología, que amalgame el conocimiento y las voluntades del nuevo grupo en el poder?

Si la transición política del PRI como estilo de gobernar, a Morena como nuevo estilo de reconstrucción nacional es una realidad, entonces se impone la pregunta: ¿De qué hablamos cuando hablamos de cambio del bloque en el poder?

Para responderla, diremos que los precursores del análisis histórico dialéctico, (uno entre los cinco modelos más dominantes: El clásico o de Kelsen en el Derecho, también aplicado en Ciencias Políticas o Teoría del Estado; el Sistémico, el Funcionalista, el Histórico-Dialéctico o de la Praxis (Leo Kofler); y el Marxista o marxiano propiamente dicho). A este poderoso conjunto dirigente los analistas le llaman: el “bloque histórico”. Es decir a la unión indisoluble y a manera de vasos comunicantes entre los capitalistas que dan forma a la estructura económica o del Capital y los políticos que asumen el poder público del país y forman gobierno, y que por ello se designa como superestructura política, una de cuyas principales funciones es la establecer una ideología –o sistema de principios, valores y fines determinados- capaz de unir y aglutinar a todo el conjunto social del que son cabeza. (Nota mía. LJA. Reto histórico de las élites. Sábado 29 de Noviembre, 2014).

Respecto de lo cual, esos mismos precursores de este análisis sociológico, afirman lo siguiente: “El carácter dialéctico y orgánico de la relación entre la estructura y la superestructura del bloque histórico tiene dos consecuencias: la naturaleza orgánica de esta relación permite delimitar un bloque histórico concreto; – la subvaloración de este carácter orgánico acarrea graves errores políticos” (Hugues Portelli, “Gramsci y el bloque histórico”, Siglo XXI Ed. 1973. México P. 59).

Dicho esto, la pretensión de los voceros, o propagandistas, o intelectuales que pretenden ser orgánicos al grupo de poder aglutinado en torno al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, consistente en que están literalmente derrumbando, en este preciso momento histórico de México, el viejo régimen establecido por el PRI-Gobierno y su “mafia en el poder”; para instaurar “la cuarta transformación de la Nación”, como meta histórica que sucede a la Independencia, la Reforma de la República y la Revolución político social de México; lo quieren hacer saber a la ciudadanía que así sucede, porque están cambiando intencionalmente de “paradigma” político; y aducen al respecto los dichos y hechos con los que pretenden operar este cambio. Digámoslo enfáticamente, están esbozando, apuntalando con palabras y conceptos; en la realidad, en la historia, en la factualidad de la vida aquí y ahora, aún no han comenzado.

franvier2013@gmail.com

The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!