Sociedad y Justicia

Se pronuncia Bicicálidos en contra de multas para ciclistas en Aguascalientes

 

  • En el Reglamento de Tránsito se prevén multas para ciclistas que anden por la banqueta o personas en silla de ruedas que anden por el arroyo vehicular
  • Ciclistas y personas discapacitadas realizan este tipo de acciones por su propia seguridad

 

El coordinador de proyectos de la asociación civil Bicicálidos, Andrés López se mostró en contra de la imposición de sanciones en el Reglamento de Movilidad del Municipio de Aguascalientes para usuarios de vehículos no motorizados que transiten por las banquetas, ya que esta es una forma en la que tienen para garantizar su seguridad ante la falta de infraestructura adecuada.

Andrés López, quien este lunes 12 de noviembre participó en el primer foro para la presentación del Reglamento de Movilidad Municipal derivado de la Ley de Movilidad del Estado de Aguascalientes que fue publicada en abril de 2018.

A la salida del foro, que duró de las 9:00 hasta las 12:00 horas, el representante de Bicicálidos, informó que el reglamento propuesto por la administración municipal tiene aportes sustanciales con respeto al Reglamento de Tránsito vigente, sin embargo existen algunos errores estratégicos que deben ser corregidos, como asegurar que se respete el orden de prelación se mantenga no solo en el discurso sino en la aplicación del reglamento, lo cual requiere de estrategias puntuales.

Una de estas estrategias es el dejar de sancionar a personas con movilidad no motorizada por aquellas faltas que no causen un daño a terceros pues ciclistas y personas con algún tipo de limitante física como una discapacidad motriz, no incumplen el reglamento con mala intencionalidad sino por tratar de sobrevivir en la calle.

Lo anterior, explicó López, se debe a que el diseño urbano de Aguascalientes no está pensado en el orden de prelación pues el antecedente histórico está centrado en el auto lo cual impacta en la capacidad de los usuarios con una movilidad activa o no motorizada para poder moverse por las calles.

Por ejemplo, en la Ley de Movilidad se prevén sanciones para ciclistas que vayan en sentido contrario, quienes vayan por la banqueta o para personas en silla de ruedas que vayan por el flujo vehicular, sin embargo las vialidades y banquetas no están diseñadas con los anchos necesarios para mantener la seguridad de estas personas o simplemente para posibilidad la circulación de personas con discapacidad motriz, “Sabemos que este tipo de cuestiones implican un riesgo, pero es considerablemente menor a irse por el arroyo, pues irse por el arroyo puede resultar fatal”.

Mientras no se pueda garantizar que la infraestructura urbana asegure la vida de los conductores de vehículos no motorizados, el imponer reglamentos regulatorios que deriven en amonestaciones económicas resulta contradictorio según el activista.

Esto, apuntó Andrés López, no quiere decir que se le dé permiso a todas las personas a incumplir con el reglamento que debe tener un carácter restrictivo, sin embargo, si este carácter restrictivo pone en riesgo la integridad del usuario existe un conflicto grave en términos de derecho.

Mientras que la ciudad genera un proceso de pacificación y integración; así como que el orden de prelación y la pirámide de movilidad se refleje en el diseño de la infraestructura y en el uso de la vía, un proceso de transición que nos puede llevar 30 o 40 años, el amonestar a las personas por tratar de sobrevivir es vulnerar su derecho a una ciudad segura, accesible y pensada desde el usuario.

Lo cierto, admitió el coordinador de proyectos, es que la Ley de Movilidad del Estado estipula que los reglamentos impongan sanciones para estas acciones, por lo que requiere ser reformada para que considere estas excepciones, “Hace algunas semanas se mencionó que se buscaba reformar la ley, por lo que es la convergencia estratégica para elaborar el reglamento de movilidad y la reformulación de la ley, tienen que tener diálogos comunes”.

Esto agregó Andrés López, no busca que el reglamento contravenga la ley, sino que haga evidente las carencias de la ley propuesta por el gobernador Martín Orozco Sandoval en diciembre de 2017, “Es responsabilidad del Poder Legislativo adjuntar para poder hablar de un estado de derecho y el ejercicio de Derecho a la Ciudad, un convenio que México tiene firmado a nivel internacional”.

Una vez que esté listo el reglamento, comentó el activista, debe existir una congruencia entre el discurso, la actuación y la regulación pues como sucede en la mayoría de los reglamentos del país, el discurso es priorizar al peatón, sin embargo, al momento de poner los procesos punitivos de facto, el discurso es bastante diferente.

Sobre todo, puntualizó el miembro de Bicicálidos, se tiene a culpabilizar a las víctimas de violencia vial, como el obligar a los ciclistas a usar el casco, como sucede en la Ley de Movilidad que también permite el rebase de vehículos motorizados por el carril derecho.


Vídeo Recomendado


The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

1 Comment

  1. Isabel
    13/11/2018 at 08:34 — Responder

    Solitos muestran su incongruencia.

¡Participa!