OpiniónPortada

Nosotros

Yo sé quién soy, y sé que puedo ser, responde Don Quijote cuando un labrador le pregunta por qué se encuentra en tan desgraciado estado: molido a palos, la víscera hecha pedazos, cubierto de polvo, la lanza astillada. Yo. Yo, me, mi, conmigo, individualizado en su propósito, solo en su objetivo… Asumir que es uno quien habla, piensa, actúa, suele ser un acto de madurez, se acude a ese pronombre para aceptar la responsabilidad absoluta de la forma en que se procede. Yo, se responde desde el otro lado de la puerta cuando preguntan ¿quién?, abrazados a la unicidad que nos distingue del resto del mundo. Yo, en voz alta y a ojos cerrados, cuando se toma para uno mismo algún asunto o responsabilidad, cuando se acepta y toma conciencia de lo propio.

Desde hace muchos años me he esforzado en emplear ese Yo, muchos. Hace diez años entré a la redacción de La Jornada Aguascalientes y así me presenté con Jorge Álvarez Máynez: Yo soy Edilberto Aldán y me gustaría colaborar con ustedes, entregué un par de cuartillas como una extensión de mi voluntad y hoy todavía no me arrepiento de esa decisión, por el contrario, se ha convertido en la piedra de toque para calibrar el resto de mis resoluciones. Que se me permitiera acompañar a La Jornada Aguascalientes desde su llegada a esta ciudad, formar parte de los colaboradores, editar el suplemento guardagujas, acompañó a esa manera responsable de decir Yo.

Hace seis años, Francisco Aguirre me dio la oportunidad de colaborar con La Jornada Aguascalientes de una manera más íntima, y al nombrarme director editorial de este medio, me permitió reconocer que no basta el Yo, que es esencial el Nosotros para construir en sociedad, para hacer de este mundo el sitio habitable que merecemos.

Durante estos diez años en compañía de La Jornada Aguascalientes, en este tiempo en que formo parte de La Jornada Aguascalientes, he aprendido a distinguir del uso irresponsable del Nosotros, ese que se enarbola para formar parte de la masa, el que se esgrime para evadir la responsabilidad, el que oculta los rostros para no responsabilizarse de las intenciones. Gracias a la invitación de Francisco Aguirre, Yo hoy puedo pensar en Colectivo y sé que esa es una forma del amor.

El Yo sé quién soy, y sé que puedo ser, en La Jornada Aguascalientes es lo que podemos hacer, lo que estamos determinados a construir, una responsabilidad compartida que sólo es comparable con una mano en movimiento, la que acaricia o se torna puño; el Nosotros de este medio es la palabra que se susurra mirando de frente a la amada, el gesto con que animo a mi hijo a que caminemos juntos, una forma de estar en el mundo que obliga al pensamiento, la reflexión, el análisis y, con determinación, a la acción, sí, exactamente igual que el amor.

Hoy, en el décimo aniversario de La Jornada Aguascalientes, he afilado mi voz propia como consecuencia de formar parte de un colectivo, a través de la certeza de que no se está solo y todo lo que hacemos tiene consecuencias para los demás, que el efecto de cada acto rebasa, por mucho, a un individuo, de nuevo, como el amor.

Hoy, yo sé quién soy porque sé lo que puedo hacer por Nosotros, por eso, gracias.


Vídeo Recomendado


The Author

Edilberto Aldán

Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

No Comment

¡Participa!