Opinión

Optimismo o espejismo / De imágenes y textos

Los seres humanos somos de ciclos, desde el comienzo de la historia hemos buscado lapsos de tiempo, metas para llegar a un objetivo determinado. ¿Qué logramos con eso? seguramente organizarnos, fijarnos metas, retarnos, buscar ser más y mejores personas, profesionistas, estudiantes, mexicanos.

Diciembre es el mes de las fiestas universales, la Navidad y lo que para cada quien represente; el fin de año, el recuento de los aciertos y de las acciones que nos hicieron reflexionar y mejorar tal vez. Enero, el mes de los propósitos, de los buenos deseos, del ímpetu que no deberíamos perder a lo largo del año. Y si le pregunto qué palabra es la primera que se le viene a la mente para este 2019, la mía fue cambio, urge (como todos los años) una transformación verdadera, esquemas, proceso, paradigmas que me permitan ser más productivo en donde realmente pueda detonar todas las habilidades profesionales que a lo largo de los años he coleccionado. Pero si el sentimiento lo escalo al contexto social, entonces pudiera ser que muchos de nosotros demandemos ese cambio en muchos rubros. El martes, la primera página en blanco de las 365 que tenemos que escribir, hagámoslo juntos para lograr sacar adelante este gran país.

El lunes, el último día del año pasado estábamos formados en la fila del banco, delante de nosotros, dos turnos para ser precisos, una personas ubicada en el rango de los adultos mayores se acercó a la caja, su atuendo sencillo me hizo recordar a las personas de escasos recursos que demandan apoyo económico; solicitó su saldo y la señorita del otro lado del cristal de manera discreta se lo proporcionó, el señor sorprendido le preguntó que si era todo lo que tenía en su cuenta, ella le dijo que sí, consternado por la noticia le dijo que no podía ser posible, pues Obrador había dicho que tendría el doble. Lo siento, señor, es todo lo que tiene en su cuenta; molesto y decepcionado, abandonó la sucursal.

Un día después escuché el mensaje que “humildemente” le grabó su mujer al presidente de México (ya sabe, omiten la palabra República en su propaganda) donde pude ver un hombre optimista por el año que nos espera, uno de los temas que abordó fue precisamente el de las pensiones para los adultos mayores, cito las palabras de Andrés Manuel “esa es una muy buena noticia para 2019, todos los adultos mayores van a recibir su pensión, es universal, van a recibir el doble de lo que recibían los que viven en el Distrito Federal” y luego se avienta un rollo para justificar su descuido al momento de nombrar a la entidad donde se encuentran (aún) los poderes federales, luego retoma el tema “los que viven en la capital de la República, hoy Ciudad de México ya estaban recibiendo el doble de lo que recibían los adultos mayores del Estado de México o de Chiapas, de Yucatán o de Chihuahua, vamos a igualar, van a recibir todos los adultos mayores 1274 pesos mensuales, todos, hasta los pensionado y jubilados del Issste y del seguro que eran excluidos, que no se les daba nada, a partir del día de hoy primero de enero del 19.”

A ver si entendí, primero vamos definiendo el concepto en comento, según el Diccionario Enciclopédico Océano, ese que revisaba cuando hacía mis tareas de la secundaria, dice que una pensión es “una cantidad de dinero que un organismo oficial paga a una persona regularmente como ayuda económica por un motivo determinado. Pensión de jubilación, pensión de viudez, pensión de orfandad”. Entonces una pensión por jubilación por ejemplo, la que tiene mi mamá o mis tíos; quienes trabajaron toda su vida, ella en la iniciativa privada, ellos en el sector público, reciben de manera mensual esa prestación que el IMSS o el Issste les otorga por los años de servicio a la nación; es una retribución entiendo yo, la manera de fijar el monto mensual de esta prestación depende de muchos factores, pero entonces, imagine usted, un adulto mayor que en su vida productiva devengó un salario alto su pensión será jugosa, digna llamémosla así, aquellos que estuvieron por debajo de los mandos medios la remuneración no será la misma, pero igual de justa por los años trabajados; eso quiere decir que entonces a este sector de la sociedad, además de la cantidad depositada de manera mensual se le agregarán los 1,274 pesos del llamado subsidio de Andrés Manuel.

Uno de mis tíos que pongo de ejemplo me comentó que hace poco mientras viaja en un taxi, el chofer del vehículo le dijo que él nunca había tenido un empleo formal por lo tanto no contaba con una pensión, lo cual le parecía formidable que el presidente hubiera propuesto es de la manutención. Desde la perspectiva de mi tío y como pensionado, no le parece que se le llame así a un apoyo económico bastante modesto, un adulto mayor no vive con 1,274 pesos mensuales y menos si nunca estuvieron en nómina con ninguna empresa o dependencia. Pero dejemos de lado la percepción de lo justo o no, ¿de dónde saldrá el dinero para darle la “pensión” a los adultos mayores de toda la República Mexicana?, seguramente del recorte del fondo de ayuda de los presidentes, o de la venta del avión presidencial o del ajuste a los salarios de los empleados federales o tal vez del dinero que va a ahorrar por erradicar la corrupción o a los huachicoleros.

No lo sé, pero si el señor de la fila del banco esperaba su pago al doble y no le llegó, ojalá que haya sido porque estaba cobrando diciembre, ahora a finales de enero le depositarán más, como dijo su presidente, o será un espejismo.

El reto es todos los días, hoy y mañana, no los deje sin cumplir, hagamos el esfuerzo para poder mejorar, evolucionar, crecer a pesar de los señores de la nueva mafia del poder.

Seremos la nación que deseamos si todos estamos en la misma sintonía, a darle, lo mejor para el 19.

ericazocar@hotmail.com | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

1 Comment

  1. napoleon perez
    03/01/2019 at 08:53 — Responder

    Es preocupante que sus iniciativas y declaraciones sean vacilantes y sin un fuerte sustento

¡Participa!