PortadaSociedad y Justicia

El 80 por ciento de las escuelas, hospitales y parques están en el centro de Aguascalientes

  • El oriente, que concentra a la mitad de la población de Aguascalientes, tiene apenas el 11 por ciento del equipamiento urbano
  • El centro se queda solo por el exceso comercial, el oriente posee muchas viviendas deshabitadas porque no hay equipamiento urbano

 

Según información del Instituto Municipal de Planeación (Implan), pese a que la zona oriente de la ciudad concentra a la mitad de la población del municipio de Aguascalientes, apenas cuenta con el once por ciento del equipamiento urbano como parques, escuelas u hospitales entre otros; en contraste la zona dentro de Primer Anillo que apenas tiene 80 mil habitantes y que cada vez se está quedando más sola, concentra el 80 por ciento del equipamiento.

El titular del Implan, Jaime Gallo Camacho, dio a conocer que el Programa de Ordenamiento Territorial (POE), para 2010, contemplaba un crecimiento de la zona urbana de la ciudad de siete mil 400 hectáreas, el de 2020 se expandía a 13 mil 400 hectáreas y el que recientemente se prepara para 2040 considera 20 mil 700 hectáreas pero a diferencia de las otras ediciones del POE, esta última se instruye que cada dos años tenga una revisión a fin de que el crecimiento de la ciudad no ocurra de manera desproporcionada y desorganizada para evitar que como ha ocurrido, después se tengan que tomar medidas resarcitorias.

En los últimos 40 años, reveló el titular del Implan, Aguascalientes creció de una manera expansiva teniendo entre sus principales errores el descuido del espacio público, problema que se agrava en oriente de la ciudad, pues a pesar de que esta zona concentra prácticamente a la mitad de la población de la capital posee apenas el 11 por ciento del equipamiento que hay en el municipio, mientras que la zona que se ubica dentro del perímetro de Primer Anillo posee el 80 por ciento del equipamiento que engloba parques, escuelas, hospitales, áreas comerciales, iglesias, zonas de convivencia, activación física, entre otras.

En el anterior modelo de urbanización, durante el que se fraccionó la mayor parte de la zona oriente de la ciudad, explicó Jaime Gallo, se acostumbraba que los fraccionamientos residenciales tuvieran amplias avenidas, anchas banquetas y equipamiento abundante, mientras que en los desarrollos populares ocurría lo contrario, sin embargo, para el POE 2040 el modelo se revirtió pues se pretende que, si bien las casas sigan siendo pequeñas en las zonas populares, las nuevas colonias tengan más espacios públicos como compensación que las residenciales.

En las décadas de los 80 y 90, externó el funcionario, comenzó su extensión por fraccionamientos irregulares siendo un caso emblemático el de las Siete Hermanas; después de esto los ejidatarios fueron desincorporando y enajenando sus tierras sin que existiera un orden, por lo cual los fraccionadores construyeron según su comprensión e intereses, sin pensar en el equipamiento ni en las necesidades de las urbanizaciones vecinas: “Al no verse una integralidad de un desarrollo con otro se pulverizó el equipamiento urbano, hubo muy poca tierra disponible para poner escuelas, para poner centros comerciales, para poner iglesias”.

Para que este plan sea efectivo, agregó el director, se señala en el POE 2040 que la mayoría de la zona de reserva, que se concentra en el oriente y sur de la ciudad, sea de usos mixtos, a fin de que se mezclen las viviendas con las zonas de esparcimiento, escolares, de trabajo y comerciales, así como de conservación ambiental a la vez que se requiere que se mejore la red de transporte vial de la zona, así como de suministro hidráulico.

Sin embargo, en el entendido de que la mayoría del equipamiento urbano de Aguascalientes está dentro de los límites de Primer Anillo donde radican cerca de 80 mil personas, es necesario también que mejore la conectividad del oriente con el centro, pues tradicionalmente la mayoría de las avenidas de la ciudad van de sur a norte y viceversa.

La carencia de equipamiento urbano, agregó el titular del Implan, ha sido precisamente una de las causas por las que se presenta el abandono de viviendas, pues los vecinos tienen que desplazarse muy lejos de sus casas para acceder a escuelas, trabajo, zonas de esparcimiento o comercio, situación que se agrava por la mala condición de las avenidas y del transporte público.

Según datos del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, del Instituto Nacional de Geografía y Estadística y la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, en Aguascalientes hay entre siete mil y doce mil casas abandonadas, situación que se concentra en el oriente de la ciudad.

En la mayoría de las ciudades mexicanas de tamaño medio, ocurre que el suelo se abarata en las zonas periféricas, por lo que resulta muy atractivo para los urbanizadores comprar el terreno barato y sacarle hasta el mil por ciento de rendimiento utilizando cada metro cuadrado posible para construir viviendas sin pensar en el equipamiento, con lo cual estas zonas se convierten en fraccionamientos dormitorios, por lo que al faltar zonas de esparcimiento, convivencia o integración, las familias se terminan yendo, abandonando sus casas que quedan a merced de invasores que agravan la situación, pues algunos de ellos las utilizan para realizar actividades ilícitas.

En la zona comprendida dentro de los límites de Primer Anillo, específicamente en el centro de la ciudad, donde se concentra el 80 por ciento del equipamiento urbano, las familias también están yéndose para que sus casas se conviertan en negocios o bares.

A decir de los datos recopilados por el Implan, en los últimos 30 años el Centro Histórico se ha ido despoblando; de 1980 a 1990 hubo un despoblamiento de 80 mil personas y entre 1980 al 2010 se fueron de esta zona poco más de 204 mil personas hacia fraccionamientos ubicados después de Segundo y Tercer Anillo, lo cual resulta paradójico, pues es ahí donde menos equipamiento urbano hay.

Una de las soluciones propuestas en el POE 2040 para aminorar este problema es el impulso a la vivienda vertical en esta zona, como lo apuntó el director: “Tiene todas las condiciones de equipamiento y de urbanización, situación en el que les permite a las personas vivir de forma más cómoda”.

Sin embargo, lamentó Gallo Camacho, para ello se tiene que sortear con la especulación que predomina en el centro, posiblemente la zona más cara de la ciudad, por lo que se busca un equilibrio entre la oferta y la demanda mediante alianzas entre los dueños de las fincas o predios y los inversionistas para que el tipo de vivienda que se establezca en el centro sea accesible por lo menos para familias o personas que no busquen casas de grandes dimensiones.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!