Opinión

Mi querido Señor Presidente / Alegorías Cotidianas

Mi querido Señor Presidente:

Por medio de la presente quiere hacer de su conocimiento mi descontento debido a su decisión sobre las guarderías.

Comprendo su imperiosa necesidad de erradicar la corrupción y que por ello, sin explicar realmente cual es la irregularidad con respecto a los recursos destinados a las guarderías en años posteriores, haya sido tomada la resolución de depositar el dinero a los padres de familia.

Naturalmente, Usted podrá pensar que todos exageramos con la idea de que al querer hacer responsables a los padres del pago de las guarderías estas no cerrarán pues los usuarios de estas tienen la necesidad de trabajar todos los días (en efecto, todos los días) y por ende llevarán a sus hijos a ser cuidados en estos centros que están en peligro de desaparecer.

La verdad, Señor Presidente, es que con los bajos salarios que recibe la población que hace uso de las guarderías no es suficiente para los gastos básicos y generales. El seguro popular o social no solventan al ciento por ciento las necesidades médicas y las becas escolares tampoco por lo que constantemente se está echando mano de otros recursos para sacar a flote la casa.

Con lo anterior me refiero a que si los padres de familia tienen una descompensación económica tendrán que usar el dinero destinado para el cuidado de sus hijos, por lo que el pequeño se quedará sin la posibilidad de permanecer en la guardería durante un periodo de tiempo. Con respecto a lo anterior, el problema a es que para muchos padres esa necesidad es comprar cigarros, alcohol, droga.

Y si a lo anterior le sumamos que existen muchos hogares machistas y el presupuesto lo decide el padre de familia a su favor la mayor parte del tiempo, por el antecedente, entonces, pocos chicos regresaran a las guarderías.

Los padres más conscientes y con ganas de progresar llevarán a sus hijos a las guarderías, pues saben que así pueden trabajar sin preocupaciones y que eso les retribuirá mucho más de lo que recibirán como apoyo de gobierno federal para el cuidado de sus hijos.

Señor Presidente, yo no sé si usted sepa o de alguna manera se lo hayan hecho saber las personas que tiene en las calles levantando censos para el “bienestar” pero si no fuera por esas guarderías muchos niños no tendrían tres comidas al día y no me refiero en su casa sino en el lugar donde pasan el tiempo mientras papá y mamá trabajan. En las guarderías les dan desayuno, almuerzo y comida, algunos pequeños al salir ya no toman alimento hasta el día siguiente o muy poco, pues en casa hay tanta necesidad que el dinero no es suficiente para tener la cena o merienda.

Algo que también es favorable para los pequeños es que gracias a que los llevan a la guardería muchos niños son bañados diariamente y es que para algunos es normal el visitar la regadera sólo una vez por semana, Usted y yo sabemos que eso ocasiona enfermedades y un problema cuando se entra a la escuela por lo que es favorable que sea un requisito diario de entrada.

Muchos niños si se quedan en casa son hijos de la televisión o bien del internet, pues ahora desde muy pequeñitos se les da acceso a todo, arriesgándolos a contenido que no es apto para su edad y puede tener una repercusión actitudinal en un futuro.

En las guarderías, por el contrario, se les ayuda a tener hábitos, rutinas y estimulación temprana para desarrollar sus habilidades cognitivas y motoras, lo que les augura un mejor desempeño en sus futuros años de estudios.

Muchos problemas de aprendizaje pueden ser detectados y tratados a temprana edad, por lo que el desarrollo obtenido en las guarderías en los primeros años de vida es esencial para canalizar o corregir antes de que entren a preescolar.

No olvide tampoco, Señor Presidente, que muchos hombres sólo dejan trabajar a las mujeres para tener un ingreso extra en casa y no porque les permitan superarse, por lo que si usted da directamente el dinero a los padres muchas mujeres perderán la oportunidad de superarse pues se verán obligadas a quedarse en casa.

Es importante que los hijos vean crecer a los padres personal, educativa y laboralmente, si tienen un buen ejemplo, Señor, existen menos probabilidades de que se dediquen al crimen organizado o que abandonen la escuela.

Me queda claro que Usted está muy interesado en que los adultos mayores tengan compañía, sustento y empleo sin embargo, el cuidar un niño no es la mejor solución. Verá Usted, muchos de ellos usan bastón o están en silla de ruedas, algunos sufren de osteoporosis y no pueden cargar a los chiquitos como lo haría una persona más joven. No olvidemos que al momento de estar sentados se quedan dormidos sin darse cuenta y eso puede ser peligroso si necesitan cocinar para alimentar a su nieto.

Tampoco pueden seguirles el paso si salen corriendo, pueden caer, sufrir lesiones y lo más importante, en pocas familias los adultos mayores reciben un pago por el cuidado de los nietos, es como si fuera una obligación natural de la casa, como hacer el aseo, por lo que no se recibe salario por ello.

Si me lo permite le diré que los resultados de su decisión los veremos en pocos meses. Me gustaría saber qué fue lo que lo llevó a tomar esa resolución y no a consultar, censar o revisar como lo ha hecho con los adultos mayores y otras cuestiones.

Se que Usted es el Presidente y por lo mismo sus decisiones son irrevocables, por lo que de alguna manera espero de todo corazón recapacite para que los millones de niños que quedaron sin cuidado puedan tener una mejor oportunidad de estancia mientras papá y mamá trabaja.

Laus Deo

 

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!