Opinión

El cambio climático y el negacionismo científico / El peso de las razones

Brevemente, lo que los científicos del clima nos dicen es que, dado que la revolución industrial se aceleró, la Tierra se ha estado calentando anormalmente. Nuestras prácticas de uso de combustibles fósiles y emisión de gases de efecto invernadero son responsables. A menos que queramos que nuestros descendientes habiten en un mundo peligroso, debemos cambiar nuestra forma de vida. Entre los científicos del clima existe un profundo consenso sobre este retrato de nuestro estado actual. No obstante, muchos ciudadanos siguen siendo escépticos acerca de una o más afirmaciones de este boceto. Después de todo, muchas de las siguientes preguntas se han emitido en debates públicos: ¿es real el cambio climático? ¿Cómo pueden los ciudadanos saber que no es un engaño? Suponiendo que la Tierra se está calentando de alguna manera anormal, ¿cómo obtienen los científicos del clima datos confiables para afirmar eso? ¿Cómo pueden los ciudadanos saber que la temperatura real ha subido y que esto no ha ocurrido de manera similar en el pasado? Si no pueden saber si esto ha sucedido antes, ¿cómo pueden saber si las acciones humanas son responsables del calentamiento global? Suponiendo que puedan saber que esto está sucediendo ahora por primera vez, ¿cómo pueden estar tan seguros de que los científicos del clima están haciendo su trabajo correctamente? Yendo más allá, ¿cómo pueden los ciudadanos descartar la posibilidad de que exista un interés de toda la comunidad científica en obtener ganancias para la investigación del clima? Aquí parecen enfrentarse a una disyunción: los científicos del clima son tontos o embusteros. Incluso si los ciudadanos están dispuestos a admitir el cambio climático antropogénico, el escepticismo parece continuar: ¿cuáles serán las consecuencias del cambio climático para la vida humana y cómo pueden saberlo? Muchos ciudadanos piensan que estas preguntas están llenas de incertidumbre y son altamente especulativas. ¿Acaso no las predicciones de los científicos del clima dependen de hacer frente a una gran cantidad de variables? ¿Cómo pueden saber cómo es probable que evolucionen las cosas? En medio de toda esta incertidumbre, ¿cómo pueden los ciudadanos saber si es probable que ocurran los escenarios planteados por los científicos del clima? ¿Pueden los científicos del clima hacer predicciones precisas de las consecuencias del cambio climático antropogénico o sólo pueden especular sobre posibles escenarios? Suponiendo que los científicos del clima puedan abordar algunas de estas preocupaciones, surgen más preguntas: ¿cuánto deberían preocuparse los ciudadanos por el futuro? Si hay mucho que arreglar en nuestro presente y a nuestro alrededor, ¿por qué deberían los ciudadanos estar tan enfocados en un futuro tan lejano? ¿Por qué no preocuparse más por la pobreza y la desigualdad que afectan a miles de personas en este momento? ¿Por qué somos responsables de lo que puede suceder a personas que ni siquiera existen ahora? Finalmente: ¿cuáles son los efectos probables de tratar de limitar el calentamiento global y qué podemos hacer para lograrlo?

No nos equivoquemos: el escepticismo ordinario sobre el cambio climático no es aceptado sólo por monstruos insensatos, no sólo por personas imprudentes o irrazonables, sino muchas veces por personas buenas y comprensivas. El escepticismo ciudadano sobre el cambio climático fue creado por empresarios y políticos con una agenda e intereses privados.

Los aspectos básicos del cambio climático se establecieron desde 1995, cuando el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático llegó a la conclusión de que las actividades humanas estaban afectando el clima mundial. Para el año 2001, el Tercer Informe de Evaluación afirmaba que la evidencia del cambio climático antropogénico se estaba fortaleciendo. Pero fue hasta 2004 que estas conclusiones fueron ampliamente difundidas por National Geographic. Para el año 2007, la Cuarta Evaluación concluyó: “El calentamiento del sistema climático es inequívoco”. Para 2014, la Quinta Evaluación concluyó: “Es extremadamente probable que más de la mitad del aumento observado en la temperatura promedio de la superficie global de 1951 a 2010 haya sido causado por el aumento antropogénico en las concentraciones de GEI y otras fuerzas antropogénicas”. No obstante, muchas personas siguen siendo escépticas sobre la realidad del cambio climático. En 2006, Time publicó los resultados de una encuesta de opinión pública que mostraba que poco más de la mitad de los adultos estadounidenses creían que las temperaturas globales promedio habían aumentado. Esta situación no ha cambiado mucho recientemente. Una encuesta realizada por Gallup en 2018 muestra que las opiniones de los estadounidenses sobre el calentamiento global se mantienen principalmente en el mismo camino. Esto plantea una primera asimetría entre el conocimiento de los expertos y el conocimiento de los legos acerca de los hechos establecidos sobre el cambio climático: ¿por qué habría tal malentendido de los ciudadanos sobre si el cambio climático es real?

Si bien hay un acuerdo fuerte y profundo entre los científicos sobre ciertos hechos sobre el calentamiento global, sus causas y sus posibles consecuencias, un gran porcentaje de los ciudadanos parece dudar o incluso rechazar el hecho de que los expertos en clima realmente estén de acuerdo en al menos lo básico. Tenemos datos disponibles desde 2004 que indican que, de los 928 artículos científicos realizados por científicos del clima, ni uno discutió la realidad del cambio climático antropogénico. Las actualizaciones recientes confirman esta tendencia: en 2012, el número de disidentes antropogénicos del cambio climático fue del 0,17 por ciento de los 13,950 artículos; y en una encuesta de 2013 de cuatro mil artículos revisados ​​por pares, el 97 por ciento de ellos estuvo de acuerdo en que el cambio climático es causado por el uso humano de combustibles fósiles y la emisión humana de gases de efecto invernadero, mientras que el tres por ciento restante de los documentos se encontraron con fallas metodológicas graves. Mientras tanto, una encuesta reciente muestra que sólo el 27 por ciento de los adultos estadounidenses creen que los científicos del clima están de acuerdo con el cambio climático antropogénico. Esta segunda asimetría genera una pregunta simple: ¿por qué habría una confusión pública tan generalizada no sólo sobre si el cambio climático es real, sino sobre si los científicos han alcanzado un consenso al respecto?

Además de estas dos primeras asimetrías, ¿el escepticismo del cambio climático se distribuye equitativamente entre el espectro político? La encuesta de 2018 Gallup muestra divisiones partidistas en las opiniones de los estadounidenses sobre el calentamiento global: mientras que el 69 por ciento de los republicanos cree que la gravedad del calentamiento global es generalmente exagerada, sólo el 32 por ciento de los independientes y el diez por ciento de los demócratas creen eso; mientras que sólo el 53 por ciento de los republicanos dice que la mayoría de los científicos creen que el calentamiento global está ocurriendo, el 71 por ciento de los independientes y 86 de los demócratas dicen eso. Estos datos plantean una tercera asimetría. ¿Por qué las creencias y emociones sobre el cambio climático están tan politizadas?

El escepticismo acerca del cambio climático se ha incrementado entre los ciudadanos y puede apreciarse en estas tres asimetrías. Primero, mientras los fundamentos científicos sobre el calentamiento global han sido establecidos, los ciudadanos parecen ignorar los hechos más básicos. Segundo, aunque los climatólogos coinciden sobre el carácter antropogénico del cambio climático, la opinión pública no refleja este consenso científico. Tercero, el escepticismo sobre el cambio climático no se distribuye equitativamente en el espectro político. Sobre las primeras dos asimetrías, hay barreras epistémicas en el debate público, que son explotadas por los negacionistas. Con respecto a la tercera, nuestra visión moral del mundo, en su mayor parte inconsciente, modela nuestras decisiones y preferencias políticas. ¿Cómo podríamos mejorar el debate público sobre el cambio climático y otros problemas? Responder a esta pregunta debería estar entre nuestras prioridades en la agenda científica mundial.

 

Ciencia Aplicada TT/ mgenso@gmail.com | /gensollen | @MarioGensollen

 

The Author

Mario Gensollen

Mario Gensollen

No Comment

¡Participa!