Opinión

Presentación de Sur de la noche / Café Fausto

Habían pasado casi siete años de que había recibido la beca de Creador con Trayectoria otorgada por el Fondo Estatal para la Cultura de Aguascalientes (FECA) en la que propuse escribir un libro de poemas sobre la vida nocturna en Aguascalientes. En su momento, después de un año de ejercer esa beca, había entregado en tiempo y forma el borrador de los poemas requeridos como parte de lo exigido por la convocatoria con lo que se podría realizar el libro. Sin embargo, decidí ampliar por mi cuenta ese proyecto escribiendo nuevos poemas que mostraran más de esa nocturnidad en otras ciudades del país, dando como resultado el libro Sur de la noche.

Para realizarlo trabajé en cambiar la voz que hasta entonces había desarrollado en mis poemas, arriesgue creando un nuevo método personal de creación vinculado con el reflejo directo de la realidad sin perder el sentido poético y busqué nutrirme del estilo de autores como Charles Bukowski, John Fante y Gregory Corso, entre otros, siempre tratando de mantener mi propia voz, pero reinventándome.

La obra busca con un lenguaje directo y sencillo, sin perder el sentido poético, mostrar el rostro de nuestra vida nocturna, los lugares, los personajes, el andar por las calles, los bares, la zona de tolerancia y los moteles, sin un juicio moral, sino desde la experiencia de quienes lo viven cotidianamente. Es dar voz a los sin voz desde la poesía.

Era el año 2005 cuando lo sentí terminado y busqué su publicación en Aguascalientes, pero las autoridades estatales de cultura lo rechazaron, un año después lo presenté como muestra de mi trabajo creativo entonces reciente para una beca de Residencia Artística en Chile por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y el Ministerio de Cultura de Chile y mi proyecto fue aprobado para escribir un libro en ese país utilizando ese mismo método creativo, de ese proyecto nació el libro Cementerio General, posteriormente editado con una beca de publicación en Jalisco.

El libro Sur de la noche permaneció inédito dos años más en los que intenté su publicación en Aguascalientes sin obtener una respuesta positiva de las autoridades estatales, ni municipales. Poco después la editorial la Zonámbula de Guadalajara se interesó y el libro fue publicado en el año 2008 en esa ciudad, pero los vuelcos y dinámica de mi vida no permitieron que ese libro se presentara ni se distribuyera en Aguascalientes. Sur de la noche es un libro que le canta a la nocturnidad principalmente de Aguascalientes y hasta ese momento no había llegado a los lectores de la entidad, en gran medida por el criterio editorial de las entonces autoridades estatales responsables de la cultura.

Diez años después, el Departamento Editorial de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) se interesó en publicar Sur de la noche. Para esta edición la acompañé de un prólogo breve de mi amigo, el poeta Óscar Santos quien junto con el Doctor Andrés Reyes Rodríguez estarán conmigo en la mesa del evento de presentación el próximo miércoles 17 de abril de 2019 a las 18:00 horas en el Edificio “19 de Junio” de la UAA ubicado frente al Parián. Invito a los lectores de esta columna a que me acompañen a esta actividad.

A la UAA y especialmente a su Departamento Editorial le expreso mi especial gratitud por la publicación de Sur de la noche, con lo que tengo ahora la oportunidad de acercar esta obra a los lectores aguascalentenses a quienes originalmente iba dirigido este libro.

Cuando un amigo se va

Definitivamente la banda sonora de mi infancia incluye gran parte de la discografía de Alberto Cortez, en mi casa de Guanajuato se escuchaba diariamente, y muy seguramente su voz plena de nostalgia de porteño lejos del hogar me marcó profundamente en mi manera de ver el mundo.

Tendría unos catorce años de edad cuando, gracias a la gestión de mi hermana Leticia, pude conversar con el cantautor argentino para mostrarle algunos de mis primeros textos y con absoluta sencillez me hizo algunas sugerencias, me regaló un ejemplar de su libro de poemas Equipaje, y me dio ánimos para seguir en el camino de la creación literaria.

Lo vi muchas veces en concierto y cada vez cantaba mejor. El tiempo pasó y al viajar en autobús de Mendoza a Buenos Aires en Argentina, después de haber atravesado por ese medio Los Andes, no pude sino pensar en su canción “Distancia” al observar el paisaje llano de su país, aunque por mucho tiempo me alejé de sus canciones, su obra siempre de alguna manera la tuve presente.

Hace un par de años pude volver a conversar con Alberto Cortez en esta ciudad, sentado en su silla de ruedas terminaba de desayunar un día después de su concierto. Le agradecí todo lo que me dijo cuando tenía catorce años y le regalé algunos de mis libros, sonrió y bromeamos un poco antes de la despedida. No lo volví a ver, el pasado cuatro de abril Alberto Cortez falleció, es una gran pérdida, sé que muchos lo vamos a extrañar.

Refill: Pocos días antes de la muerte de Alberto Cortez tuvimos la irreparable pérdida del músico y escritor mexicano Armando Vega- Gil, miembro fundador del grupo Botellita de Jerez, que confieso fue determinante en mis años de adolescente, sobre todas las cosas soy definitivamente un guacarrockero. En otra ocasión comentaré sobre su obra artística.

 

The Author

Fabián Muñoz

Fabián Muñoz

No Comment

¡Participa!