Correo Ilustrado

El Correo Ilustrado

A todo el pueblo de México:

Reciban un saludo cariñoso todos los trabajadores de México y del mundo que sufren el despojo, la explotación, el desprecio y la represión.

Estimados compañeros:

El próximo jueves 19 de febrero se cumplirán tres años de la tragedia que enlutó nuestros hogares. Nuestros maridos, hermanos, hijos o padres ya no regresaron a desayunar en casa aquella triste mañana, a pesar de que estábamos esperanzados en que la empresa y el gobierno los rescataría vivos. Como ustedes lo saben, las labores de rescate fueron arbitrariamente suspendidas a causa, según lo pudimos demostrar después, de que esas tareas conducían a comprobar que más que un accidente, lo que pasó en la mina fue un crimen y que, por lo tanto, hay graves responsabilidades civiles, laborales y penales de las que ni la empresa ni el gobierno quieren hacerse cargo.
En esta fecha, emprenderemos una serie de actividades para recordar a nuestros muertos y, fundamentalmente, para impedir que tenga éxito la táctica perversa de la empresa y del gobierno que consiste en esperar a que todo mundo se olvide de esta tragedia. A nosotros nunca nos alcanzará el olvido.
Pero más que llorarle a nuestros muertos, vamos a hacer de ésta efeméride dolorosa una jornada de lucha para continuar, con más vigor aún, el rescate de nuestros seres queridos, labor que hacemos por nuestra cuenta desde el 20 de noviembre del 2008. Sin contar con más recursos que los que nos proporcionan la Otra Obrera, que está cumpliendo su palabra, y el pueblo de México que ha respondido generosamente a la campaña nacional denominada "Un peso por el rescate".
Estos tres años han sido de injusticia, de miseria y de abandono para nuestras familias obreras, mientras que la empresa minera, según nos han dicho, ha obtenido ganancias de más de 20 mil millones de dólares, a juzgar por los ingresos comprobados que obtuvo en el año 2007.
En este país la opulencia y la indigencia no han podido ser moderadas como lo exigía el cura Morelos en sus "Sentimientos de la Nación". Por el contrario, este es el país de la más escandalosa desigualdad social y económica. Mientras que algunos obtienen ganancias de un orden cercano a los 300 millones de pesos diarios, la mayor parte de nuestra población tiene que conformarse con el equivalente a un dólar para pasar el día, según los datos que han proporcionado las propias cadenas noticiosas internacionales.
Los invitamos muy cordialmente a participar en esta jornada de lucha que se iniciará a las 10 de la mañana en las instalaciones de la mina número 8 de Pasta de Conchos y en la plaza principal de Nueva Rosita, Coahuila. Llamamos a todos los trabajadores y al pueblo de México a fortalecer su solidaridad con nuestra lucha.

Ciudad y familiares de Pasta de Conchos.
Nereida Zermeño, Elizabeth Zermeño, María del Rosario López, María del Refugio OlivaresRafaela Castañeda,Guadalupe Díaz Rodríguez, Tomasita Martínez Amlaguer, Claudia Escobar Pacheco, Elizabeth Castillo Rábago, Guadalupe Leyva, Ana Cecilia Morales Villa, Cristina González, Yolanda González Díaz, Hilda Muzquiz Rodríguez, Narcedalia de la Rosa, Graciela herrera Flores, Silvia Cruz Ríos, juanita Carrera, Norma Vitela Alonso, Gabriela Moreno, Isabel Tovar, Gilberto Ríos Ramírez, Angelina Yáñez Mingariz, José Tavarez garza, Jaime Rico, Rafael Botello Castañeda, Dolores Silva Hernández, Armando Campos, Jesús Roberto Rosales Olivares, Raúl Olivares, Juan Ignacio Rosales Olivares, Jorge Iván Rosales Olivares, Carmen Cantú.

Mina de Pasta de Conchos. San Juan de Sabinas, Coahuila, México.

The Author

Staff

Staff

No Comment

¡Participa!