El reto ciudadano: La revocación de mandato Tercera y última entrega - LJA Aguascalientes
12/04/2024

En América Latina encontramos la revocación del mandato en Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, con características y alcances diferentes en cada país, pero con el mismo espíritu, idea y estructura: “el pueblo es quien tiene el derecho legítimo de revocar el mandato a quienes ocupan un puesto de elección popular otorgado por el mismo pueblo”.

Este grupo de países que contemplan la revocación del mandato, son “naciones que han reformado sus constituciones políticas en los últimos tiempos y prácticamente no han dudado en incorporar mecanismos de participación ciudadana.

Según la exposición de motivos de la iniciativa que analizamos, los estados que contemplan la revocación de mandato como facultad que debe surgir siempre “de abajo”, esto es, a solicitud de la ciudadanía y no como una atribución conferida a otro poder son:

Chihuahua, que en su artículo 27 establece: “Es revocable el mandato de los funcionarios públicos electos mediante el voto. La solicitud de revocación del mandato deberá ser suscrita cuando menos por el 10 por ciento de los ciudadanos del estado, municipio o distrito, según sea el caso, y podrá presentarse una vez transcurrido una tercera parte del período para el cual fue electo el funcionario. Quedan comprendidos en la categoría de funcionarios públicos el gobernador, los diputados, presidentes municipales, regidores y síndicos. La ley establecerá las bases y procedimientos para la revocación. Así como los medios de impugnación.” Y Sinaloa, en el artículo 150 de su Constitución, modificada en 2003, estableciendo que el referéndum, el plebiscito y la revocación del mandato son formas de consulta y participación ciudadana: “ La revocación de mandato es el acto mediante el cual la mayoría absoluta de los ciudadanos en ejercicio pleno de sus derechos, habitantes de un pueblo o región cualquiera, tienen derecho para recusar el nombramiento de autoridades, hecho por el Ejecutivo, por el Supremo Tribunal de Justicia o por los Ayuntamientos,…”, y luego fija las bases.

Después de hacer este recorrido sobre el contenido de la iniciativa de la diputada Lorena Martínez, nos hace reflexionar sobre las cuestiones que están en juego en la actualidad: una sociedad cada día más compleja y peligrosa, constituida por ciudadanos con grandes cargas emocionales, presiones materiales y un alto índice de inestabilidad, donde es fácil detectar los niveles de vida por debajo de lo normal; pero además con una fuerte desmoralización generada por la crisis de representación popular; el ciudadano se siente solo y utilizado, y lo peor, sin armas o elementos que le ayuden a participar y actuar para poner las cosas y las personas en su lugar.

Por ello, creo que la promoción de “mecanismos transparentes de vínculo entre las instituciones de gobierno y la ciudadanía” es muy necesaria hoy en día, para hacer efectiva la democracia de votantes, no de votos, a la que nos tienen acostumbrados.

Pero además, es preciso resaltar que el hecho de que una mujer legisladora federal presente esta iniciativa con el respaldo de diversos grupos sociales, tiene un mérito mayor, la valentía de iniciar un debate que pretende romper con paradigmas y tabúes que mucho han limitado el ejercicio pleno de nuestros derechos políticos, de nuestra igualdad y libertad. Y por otra parte, han propiciado los bellos paraísos de impunidad en que viven y disfrutan quienes son afortunados con un puesto de elección popular.

El reto, el grande y profundo: o reconocemos los derechos de la sociedad para dar su confianza y revocarla cuando ésta no es correspondida por los servidores públicos de elección popular de conformidad con las normas, o la ciudadanía misma retirará de tajo la confianza que aún le queda a las instituciones. Iniciativas revolucionarias y transformadoras de mentalidades como ésta, son las que necesitamos para sacar del marasmo en que se encuentra nuestra desmoralizada ciudadanía. Espero que el ciudadano consciente de su realidad, reflexione esta interesante excitativa y participe con responsabilidad. Vale la pena iniciar nuestra transformación desde abajo, desde la trinchera de la realidad, sólo así podremos cambiar para mejorar el entorno, no para seguir igual. n

[email protected]



Show Full Content
Previous El Corre Ilustrado
Next Homenaje musical a Chichén Itzá, este domingo en Los Arquitos
Close

NEXT STORY

Close

Soy melómano, luego existo / El banquete de los pordioseros

15/05/2015
Close