No Éticos, pero sí Legales - LJA Aguascalientes
28/02/2024

Hace unos días abrí el buscador de internet denominado Google, para verificar con qué frecuencia y en qué sentido se utiliza la expresión “ética profesional”. La sorpresa que me llevé es que son cientos, tal vez miles las páginas que contienen algún documento, de diversa naturaleza (noticias, narrativas, estudios, opiniones, etc.,), donde se utiliza.

Además del número, lo curioso fue la diversidad de significados, alcances y sentidos que las personas le dan a dicha expresión. Desgraciadamente se utiliza más como un calificativo, que como una cualidad o un valor ético y moral que debe tener toda aquella persona que se considere profesional de cualquier carrera o campo del conocimiento.

 

Por otra parte, en esta última semana leí que un grupo de abogados de la Asociación de Profesionales del Derecho de Querétaro A.C., reconocieron que el jurista ha perdido terreno en la política y se pronunciaron en todo el País para enriquecer la ética ideológica que todo abogado debe tener como principio rector de su profesión.

Asimismo, Gabriel Arellano Espinosa, presidente municipal de Aguascalientes, declaró que la relación de la ética y la política es de suma importancia para la recuperación de la credibilidad en el sistema político, y convocó a los actores políticos a incluir en la política, mayor coherencia y sensibilidad humana, que “el reto es que la ética llegue al poder”, situación que me dio mucho gusto, porque parafraseó a mi querida maestra, la doctora Adela Cortina.  Y por último, en un  foro radiofónico Ignacio Ruelas Olvera, vocal ejecutivo de la Junta Local del IFE en Aguascalientes, expuso algunas reflexiones sobre la democracia de los tribunales, es decir, que hemos creado juzgados que garantizan que los candidatos respeten la ley en el desarrollo de sus campañas; desgraciadamente ése no es el ideal que se busca para el desarrollo de los procesos electorales modernos, más bien, se espera que tengamos  precandidatos y candidatos que hagan “uso ético de la razón cordial”, para que participen con campañas de altura, respetando las reglas del juego y la dignidad de las personas.

Lo anterior, nos demuestra la necesidad que existe de incorporar la ética como referente o brújula que guíe los actos de las personas en sus diversas dimensiones y facetas para elevar la racionalidad y la calidad de la actuación humana. Por qué tenemos que recurrir a medios coactivos basados en procesos jurídicos sumarios para resolver acciones de precandidatos que necesitan recurrir a cuestiones ilegales para ganar posiciones políticas, que al parecer ya tienen ganadas, como es el caso de Alfredo Reyes Velázquez (segundo distrito federal) y Raúl Cuadra García (tercer distrito federal).

Es evidente que los precandidatos citados no realizaron un “uso ético de la razón cordial”, lo intentaron hacer pero tarde, cuando ellos se dieron cuenta que habían tapizado el mobiliario urbano con su  propaganda electoral ilegal, quisieron reparar la falta, retirándola como queriendo burlar la realidad y la inteligencia de la población que, sorprendida, observó cómo instalaron y quitaron la misma, constituyendo una aceptación tácita de que sí violaron la ley.

La autoridad electoral resolvió hacer una simple amonestación pública a los precandidatos, a pesar de las evidencias, situación que entendemos porque fue un tribunal de pleno derecho quien realizó el proceso sumario. No obstante, es pertinente reflexionar sobre la triste realidad que vivimos cotidianamente, vivir y sentir actos que éticamente son incorrectos, pero legales; en este caso, los precandidatos se burlaron de las personas, de la autoridad y de la ley, hechos tan evidentes, no podemos condenarlos por la vía del derecho, pero si racional y éticamente.


La duda que queda en el aire es si en las anteriores responsabilidades públicas que han desempeñado los precandidatos en cuestión, actuaron de la misma manera en que ahora lo hicieron, a tal grado que los amonestaron públicamente por su actuar, ¿Qué podemos esperar de ellos, si llegan a ser candidatos a diputados federales?

Es una realidad, necesitamos luchar día a día para superar el reto de  que “la ética llegue al poder”, sólo así podemos hacer que resurja la esperanza de que la ciudadanía retome la credibilidad en las instituciones públicas y en la política misma. 

[email protected]


Show Full Content
Previous Se frustró intento de secuestro
Next Se ha ganado sofisticación y comodidad; se ha perdido la armonía con el entorno
Close

NEXT STORY

Close

Agendan comparecencias de funcionarios estatales ante comisiones legislativas

06/11/2014
Close