Opinión

¡¡Infórmate  y  piensa!!

He dado inicio, llevando un avance significativo, a la lectura de las plataformas electorales de los ocho partidos políticos con registro nacional.  Estos documentos han sido los registrados ante el IFE y reflejan la dirección que seguirán (o deberían seguir) los candidatos de los diferentes partidos o coaliciones de partidos en competencia en el actual proceso electoral para elegir diputados federales, en el caso de Aguascalientes, donde no hay elecciones concurrentes.

Confieso que el ejercicio de lectura y análisis me ha requerido buenas dosis de paciencia Jobiana para evitar que se me perfore el hígado. Pero dicho ejercicio no es inútil. Reconfirmo por enésima ocasión que el registro ante la autoridad electoral de estos  documentos no es mas que un requisito sin sustancia.  De seguir la norma como está,  bastaría con una ratificación en cada proceso electoral,  cambiando fechas.  Así es. No hay cambios significativos a las plataformas registradas  hace tres, seis o nueve años.

Pequeñas y pocas  modificaciones perceptibles en el discurso escrito de un proceso a otro. Adecuaciones ligeras a condiciones políticas actuales y tibias atenciones a las verdaderas demandas de los ciudadanos que quieren representar en el congreso. Cierto es que vacían en los documentos algunas de las demandas recurrentes de la ciudadanía en lo general, pero son cautelosos para evitar el compromiso. Hay honrosas salvedades que, si se me permite,  comentaré en este mismo espacio en posterior entrega. 

Dado que aún no inicia el periodo formal de campañas, de acuerdo con la nueva ley electoral, no queda mas que interpretar los hechos que protagonizan los personajes políticos que  se disputan “la de ocho” con sus actos o declaraciones, pero que conllevan una carga electorera inocultable: acusaciones, denuncias, balconeos,  legitimaciones y deslegitimaciones, elogios y descalificaciones a gobiernos, capitalizaciones de errores del adversario y elogios excesivos a los aciertos de los funcionarios y gobernantes, entregas de apoyos, inauguraciones, banderazos, bailes con viejitos, despensas, permanencia en la primera, nascar, feria de San Marcos, etc., etc., etc.,

Todo, absolutamente todo, con un telón de fondo: las elecciones

 Pues con éste escenario de plano electorero, descubro en una revista de circulación nacional una entrevista que se le hace al senador Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los senadores del PRI, en la que expresa su preocupación por ciertos aspectos que, a su vez, preocupan a la población. Caso para Ripley.  Se manifiesta el Senador partidario de reducir el numero de diputados y senadores, de implementar la revocación de mandato (eso si, a cambio de la reelección inmediata de representantes populares en congresos y presidentes municipales; cataflixia pues), del referendo, del plebiscito y de la iniciativa popular.  Además, abunda, de una disminución del subsidio a los partidos políticos.

Sí, leyó usted bien: Manlio Fabio Beltrones lo declaró.  Y no tardó mucho tiempo en encontrar réplicas de sus declaraciones.  En cascada, mas rápido que ahorita mismo, correligionarios suyos se dan a la tarea de manifestarse públicamente a favor de esas formas de participación ciudadana y si es posible, legitimados por organizaciones civiles quienes dejaron arrebatarse la bandera con la facilidad que le arrebatan a un niño su dulce.

Los políticos en el poder, real o compartido, se vuelven a poner la careta de demócratas, casualmente ahora.  Los recuerdo hace tres, seis, nueve…….y más años. No es casual que muchos de ellos son los mismos rostros  y los que surgen nuevos, con las mismas caretas.  Aquí no es como en las promociones comerciales donde aplican restricciones.  Aquí hay cinismo sin restricciones.

Es pertinente decir que quienes mas han cacareado la demanda de una reforma electoral , donde se contemple una ley de participación ciudadana, son los partidos que ahora están subidos al ring, enlodándose con acusaciones, apostándole a dos asuntos: abstención alta y olvido.  Un alto índice de abstención preserva sus posiciones y no les importa que colateralmente se beneficien a partidos sanguijuelas del erario; aun se apuesta por el supuesto voto duro que no es sino el beneficiario del régimen en turno; a más despensas, más votos.  Por otra parte, le apuestan al olvido, a la supuesta falta de memoria reciente y en algunos casos al  valemadrismo.

¡Infórmate y piensa!, reza uno de los promocionales del IFE. Bueno, pues para pensarlo, debo de informar que las propuestas de creación de una ley de participación ciudadana ”integral” que contempla la revocación de mandato, referéndum, plebiscito e iniciativa popular que tanto se han mediatizado últimamente, solo se enuncian parcialmente en las plataformas electorales del PRI y del PAN o de plano se excluyen. ¡No son parte de su agenda legislativa!, aunque se argumente que en la actual legislatura se encuentra en comisiones.

O sea que habrá que interpretar que cada vez que se les presente la oportunidad a los candidatos gritarán a los cuatro vientos que promoverán ante las instancias correspondientes de sus partidos para subir las iniciativas a comisiones y después al pleno, bla bla bla bla.

La opción que se consolida como la más importante es el despertar de la ciudadanía organizada. Lo demás vendrá en consecuencia. n

  f_ibarra39@hotmail.com

http://detrasdelmostrador-ags.blogspot.com

 

The Author

Fernando Rivera Ibarra

Fernando Rivera Ibarra

No Comment

¡Participa!