Cultura

Iniciaron su proyecto cuando el juego terminó. Game over crew

El colectivo Game Over Crew es un grupo donde cada uno de sus integrantes aporta su talento; hacen pintas, pero no son grafiteros, son una mezcla enriquecida por las habilidades de cada uno.

Este fin de semana estuvieron en Aguascalientes para apoyar el colectivo Hidrionicos y hablaron un poco de cómo fue que iniciaron con el proyecto.

Todos tienen nombres propios, pero es difícil que entre ellos se llamen así, porque ya todos tienen un sobrenombre. Lo ocho integrantes son: Luis Sandoval (juebes), Dagoberto González (skay), Roberto Alfaro (boyfir3), Adrián López (Lópex), Marco Antonio Cruz (beloz), David Cruz (chicle verde), Víctor N. (sun) y Orlando López (tulio).



Cada uno de ellos ya pintaba o hacia diseños por su cuenta, pero poco a poco coincidieron. Primero los que vivían por la misma zona; juebes pintaba bardas legalmente y skay lo hacía de manera ilegal, luego se toparon con boyfir3, que desde entonces hacía stickers. Vieron que congeniaban y entonces decidieron formar un colectivo.

Algunos pintan, otros son buenos para la computadora y otros dan ideas sobre los trazos, las formas y los colores. Todos aportan.

El nombre del grupo “Game Over Crew” fue una forma de decir “el juego se ha acabado”. Luego de que cada quien hizo producciones por su cuenta, llegó el momento de tomar las cosas en serio, con un compromiso y una organización ya formales.

Aunque una de sus actividades principales son las “pintas”, no se consideran a sí mismos grafiteros, por esa fusión que han logrado entre todos los integrantes. Son artistas urbanos, pintan en la calle y para la calle, es un arte de la gente para la gente y puede llegar a estar en interiores o a exponerse en galerías, pero su lugar será siempre afuera, ahí es donde expresa su verdadera esencia.

“Hay una frase que dice: una pared limpia no dice nada; quizá haya gente que no entiende los dibujos, pero les gustan los colores o las formas y con eso se logra ya una sensación”, comenta juebes.

Aunque la ciudad de México es muy grande, no es fácil conseguir una barda ahí; en ocasiones los dueños no quieren prestarlas porque han tenido malas experiencias con otros grupos que no saben siquiera usar el aerosol y hacen trabajos de poca calidad. A veces por falta de creatividad y profesionalismo, hacen falta espacios, dijeron los jóvenes.

La pinta tiene mucho de improvisación, porque cuando llegan al lugar ven la barda o la fachada sobre la cual van a pintar y en ese mismo momento piensan en las figuras que van a ilustrar.

Ninguno de los integrantes vive del colectivo porque, aunque sí han logrado vender los trabajos que realizan, aún no da suficiente. Algunos todavía son estudiantes y otros ya tienen algún negocio alterno que incluso les ayuda para la compra del material requerido para pintar. La pinta de una fachada como la que hicieron en Aguascalientes con el colectivo Hidrionicos necesita una inversión en materiales de aproximadamente mil 500 ó 2 mil pesos.

Luego de esta experiencia, prometieron volver para cambiar la fisonomía de la fachada. Pamela y Sergio, que fueron los anfitriones, plantearon la opción de que sea en octubre, en el festival de las calaveras, para hacer una nueva pinta con motivo de esa celebración.

A pesar de que sus trabajos todavía no salen al extranjero, más que a través de internet, su trabajo habla por sí solo y han recibido solicitudes de Italia, Brasil y España, entre otros.

Game OVer Crew está a favor del crecimiento y la innovación en el arte urbano. De hecho, comentaron que en la ciudad de México, el grafiti ilegal ha crecido mucho y mejorado; en su caso particular, sienten que han estado en el lugar y el momento adecuado, lo que les ha permitido crecer y esperan que el proyecto todavía dé para mucho más.

The Author

ReporterosLJA

ReporterosLJA

No Comment

¡Participa!