Opinión

La purísima … Grilla

Nunca la habían visto así, nos comentan. La rodeaba un resplandor especial. “Se veía, incluso, más guapa que nunca”, nos aseguran. ¿A quién se refieren? a la diputada federal Lorena Martínez, quien durante la conferencia de prensa en la que el PRI anunció su estrategia de promoción del voto, no cabía “ensigo” misma (Beatriz Paredez dixit). Pese a la inasistencia de Carlos Lozano y Héctor Hugo Olivares, pero con la representación cabal de las corrientes priístas, Lorena encabezó, junto a Isidoro Armendáriz, esta reunión del PRIcolor, en donde se le vio departir contenta con Fernando Gómez. ¿Qué tiene tan contenta a Lorena?¿Será, acaso, la gris campaña de Raúl Cuadra?¿el descenso del Necaxa? ¿O que los astros, como suele decir ella, se le están acomodando a la perfección en sus aspiraciones? Quienes no estaban tan contentos, sino todo lo contrario, son los investigadores de la UAA, quienes se sintieron ofendidos por las declaraciones de la diputada panista Patricia Lucio, publicadas ayer por La Jornada Aguascalientes, en el sentido de que la ampliación presupuestal al Concytea estaba sujeta a que hubiera más proyectos de investigación. Y es que Lucio, presidenta de la comisión de ciencia y tecnología del Congreso del Estado, no sabe que existe una gran cantidad de proyectos que se quedan sin viabilidad por la escasez de financiamiento, que de por sí es poco, y aparte se utiliza en tareas distintas a las originales, a decir de los investigadores. “Que en el gobierno estatal se gaste más en celulares que en investigación es una tragedia”, concluyen. Y la ausencia de investigación en el país tuvo consecuencias que se evidenciaron de una forma muy clara en la reciente contingencia sanitaria, que por cierto, parece haber escapado de la agenda de los políticos. Ayer, en la sesión de cabildo, sólo Jorge Brand llevaba cubrebocas (que no bozal), mientras que en el evento del PRI la mayoría no lo usó. Y eso, que hace apenas unos días era el principal objeto que repartían en sus campañas. ¿Habrá sido por oportunismo, o porque estaban realmente baratos, en comparación a otros elementos de convencimiento? Por cierto, y a propósito de la sesión de cabildo de ayer, el que brilló por su ausencia fue Joel Castañeda, que tras una semana de dimes y diretes, optó por la ausencia. Ayer, el Ayuntamiento envió un comunicado (debió haber sido interno, más que hacia los medios), aclarando que Marco Díaz no era el nuevo encargado de despacho de Ccapama. Dicen, quienes están cerca del gabinete gabrielista, que este amenaza con ser un escándalo de vuelos mayores que podría llegar a afectar el entremado familiar registrada dentro de la nómina municipal. Por otra parte, a quien la boca no se le cubrió, sino todo lo contrario, es al diputado federal Antonio Ortega, quien arremete, en senda entrevista con este diario, con las declaraciones que a últimas fechas (incluyendo su colaboración editorial de ayer en Radio BI) ha venido realizando el ex gobernador Otto Granados. ¿Amor apache? Lo cierto es que, como dice el propio Ortega, es increíble que no haya ningún miembro del gabinete, ni de la dirigencia de Acción Nacional, que salga a defender públicamente los resultados del actual gobierno en materia económica, frente a las constantes críticas. La semana pasada, fue Nora Ruvalcaba la que puso como campeones a los dirigentes empresariales; ahora tocó turno a Antonio Ortega. ¿Quién sigue en la defensa?, nos preguntan angustiados algunos lectores. “Porque los militantes del PRD se agotan fácilmente”. “Al césar lo que es del césar”, reza un refrán, y por eso felicitamos la excelente nota que publicó “El Heraldo”, sobre la construcción de la Arena Aguascalientes, que les adelantamos desde esta misma columna el pasado 9 de abril, y que fue uno de los pilares del “acuerdo Azteca”, con el que el gobierno estatal pudo congraciarse con la televisora del Ajusco, que traía auténticamente “asoleado” a Luis Armando Reynoso Femat.  El chantaje, como forma de negociación, volvió a triunfar. Y el que también tiene sed de triunfo es Martín Barberena, quien anda muy activo en sus pretensiones, específicamente en la de encabezar la Comisión Estatal de Derechos Humanos, cuya sucesión ya se conoce como “la otra campaña” en los ambientes oenegeros. Este año se decidirá si se ratifica a Omar Williams al frente de la Comisión, y los priístas dicen tener lista la guillotina para desquitarse de lo que ellos califican como una actuación abiertamente proselitista del ombudsman hidrocálido. Y ahí, cree Martín Barberena, que es la coyuntura ideal para matar dos pájaros de un tiro: volver a la vida pública, y no hacerlo por la vía partidista. Por cierto, el hijo del ex gobernador, dice compartir el proyecto y la visión con la que Emilio Álvarez Icaza busca dirigir la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Una visión, que sin ser ideológica, sí puede calificarse como humanismo de izquierda. P.D. ¿Los espectaculares no cuentan como gasto de campaña? ¿O por qué el IFE no hace nada frente a la abierta violación de los topes de gastos?



The Author

La Jornada Aguascalientes

La Jornada Aguascalientes

No Comment

¡Participa!