La purísima ... Grilla - LJA Aguascalientes
03/08/2020


El vicio más sano de la democracia, si nos remontamos a los clásicos, se llama deliberación. El debate público produce fanatismo, y en La Jornada Aguascalientes somos fanáticos del diálogo permanente; entre partidos, entre ciudadanos, entre minorías, entre poderes, entre intelectuales, entre empresarios, entre medios de comunicación; la deliberación ventila y purifica la vida pública.

Y ello viene a colación porque ayer, en el Congreso del Estado, la deliberación por fin sustituyó a la negociación. No se niega que la negociación sea un instrumento fundamental de la política; pero la negociación sin luz (discusión pública) no es precisamente una herramienta democrática. Y las campañas políticas, de las que muchos se quejan, han sido el principal incentivo para un escenario digno de un Poder Legislativo.

Por un lado, la fracción mayoritaria, el PRI, ejerció su poder de mayoría y adoptó un perfil opositor, avanzando la importancia de la rendición de cuentas en una democracia. “Accountability”, es el concepto que el mundo anglosajón aportó a la democracia moderna y posmoderna para ciudadanizarla, a raíz de su masificación.

Pero la respuesta del PAN también fue digna de un partido sólido: ¿Por qué se cita a comparecer al secretario de finanzas sobre asuntos que el PRI avaló en diciembre? Y es que, pedir explicaciones de una deuda que los propios legisladores locales del PRIcolor decidieron aumentar hace sólo unos meses, sí pinta cierta inconsecuencia. El debate, apenas comienza, se lo adelantamos.



Y mientras el “ruido” político de altura, que es el de la deliberación, sanea la vida del congreso estatal, el ruido de las campañas agrede el espacio público. Y nos referimos al ruido que usted puede apreciar en los principales cruceros de la ciudad, en los que el PAN y el PRI (y todos los demás) aturden con “jingles” que nos hacen extrañar al Chico Che. Parece que al elegir las canciones de campaña los partidos aplican aquél lema de “entre más corriente, más ambiente”.

Otro ruido negativo de las campañas tiene que ver con el lodazal en el que algunos actores se empeñan en convertirlas. Ayer, en entrevista con el periódico local Página 24, el senador Carlos Lozano denunciaba que se fraguaba una campaña en su contra. Preguntando en su entorno, nos aseguran que uno de los operadores que Lozano perciba de esta campaña es Héctor Macías, director con licencia de Ccapama, y quien apenas ayer fue acusado por el líder de los diputados panistas, Jesús Martínez, de liderar las campañas negativas del PRIcolor en la capital.

De esta manera, parece ser que Macías está generando consensos políticos, pero en su contra. O bien, su modo de operar está siendo tan efectivo que causa incomodidad.

Y a propósito del senador Lozano, vaya distinción la que recibirá el próximo 4 de junio, la medalla “Saturnino Herrán” que entrega la Fundación UAA a quienes hacen aportaciones de valía a uno de los mayores orgullos de este estado.  Junto a él, recibirá la presea el diputado federal Héctor Hugo Olivares, y es que cada uno gestionó 25 millones de pesos en recursos extraordinarios para la Autónoma.

A Lorena Martínez no le tocará medalla, porque los $20 millones que prometió todavía no han sido una realidad, nos aseguran. Y con quienes la comunidad universitaria también está agradecida, es con Antonio Ortega, que ha impulsado gestiones a través de la Comisión de Educación en la Cámara de Diputados, y con Alma Hilda Medina, que pese a no tener los “contactos” de Lozano u Olivares, se ha esmerado en gestionar cosas para la Universidad. De los demás, ni sus luces, aseguran en la UAA.

Estando así las cosas, el próximo 4 de junio, veremos a buena parte de la plana mayor del PRIcolor, pues quien dirige la Fundación UAA es el empresario Juan Carlos Rodríguez, que podría ser el as bajo la manga del PRI a la alcaldía de la capital. Sin duda alguna, el evento dará de qué hablar.

Pero el que verdaderamente se merece un gran reconocimiento, dicen universitarios, es el rector de la Universidad, Rafael Urzúa Macías, quien sin temer a ser etiquetado por filias partidistas, ha tocado cuanta puerta se ha podido para dotar de infraestructura a la Universidad. Tanto es así, que el presupuesto anual para desarrollar nuevas obras es hoy cuatro veces mayor al que había en su inicio de gestión.

Y a propósito de presupuesto, llama la atención que en el municipio de Calvillo no haya tesorero que dure.

Ya van tres en lo que va de la actual administración. Recordemos que en la cuenta pública 2007, fue Calvillo el municipio del estado que mayores observaciones tuvo en el ejercicio del Fondo de Infraestructura Social Municipal.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Para Reynoso Femat, Aguascalientes es uno de los estados más seguros del país
Next Levanta Japón restricciones a mexicanos por influenza AH1N1

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Foro Municipal de Financiamiento en Pabellón de Arteaga, el jueves

27/02/2013
Close