Sociedad y Justicia

Pretenden sordos ayudar a impulsar leyes que prevengan discriminación

Que la educación sea un derecho accesible para las personas con discapacidad auditiva es una de las principales preocupaciones y ocupaciones de José Muñoz Gutiérrez, sordo de nacimiento que, pese a su discapacidad, se tituló como Licenciado en Diseño Gráfico y actualmente es director del Centro de Educación Especializado para Sordos, vicepresidente de la Federación Mexicana de Sordos (FMS) y titular de la comisión de educación de este organismo.

En entrevista con La Jornada Aguascalientes, a la que se presentó acompañado de la intérprete del DIF Municipal, Cristina Rodríguez, José habló de su vida, su labor y los problemas que él y las personas que no oyen tienen que enfrentar para sobrevivir en una sociedad que, a veces, tiene más discapacidad que ellos.

LA VIDA DE JOSÉ MUÑOZ



José Muñoz Gutiérrez tiene 40 años. Sus padres tuvieron cinco hijos, de los cuales 4 nacieron sin sentido del oído.

Según platica, “a nuestro modo, pero siempre tuvimos una buena comunicación”. Aunque en su familia no conocían el lenguaje de señas, nunca tuvieron problemas para entablar comunicación, pues José y sus hermanos que padecían sordera aprendieron a leer los labios y se daban a entender dentro de la dinámica familiar.

Fue hasta que entró a la escuela cuando se dio cuenta de las dificultades que habría de enfrentar, pues sus profesores y sus compañeros no le entendían; había términos que no conocía y, cuando los maestros escribían en el pizarrón, se volvía imposible saber de qué hablaban o si estaban hablando.

Con el tiempo y la ayuda de su familia y sus compañeros, José llegó a la carrera de ingeniería Agroindustrial, pero acabó por desertar al sentirse cansado de batallar con los mismos obstáculos que la forma tradicional de impartir clases le imponía, ya que la naturaleza de la especialidad exigía que él comprendiera cada detalle.

Finalmente, decidió matricularse en la licenciatura en diseño gráfico que, aunque no era la que le había atraído en primera instancia, le ofrecía muchas más facilidades de aprendizaje a través de otros sentidos y las capacidades que había desarrollado debido a su sordera; “los sordos somos personas muy visuales”, asegura. Y fue en esa carrera donde logró completar su formación profesional.

LA FEDERACIÓN Y LOS DERECHOS HUMANOS

Ya convertido en adulto comenzó a darse cuenta de los problemas que a diario enfrentaban las personas con discapacidad auditiva, empezó a convivir con ellas y a ser parte de una comunidad que, lejos de no escuchar, más bien no era escuchada.

Ahora que forma parte de la Federación Mexicana de Sordos (FMS), junto con sus compañeros busca la creación o modificación de leyes que permitan a las personas con discapacidad auditiva acceder a mejores oportunidades en cuanto a educación –comisión que preside José-, trabajo, salud, arte y cultura, deporte, sociedad y comunicación.

Señala que el problema fundamental de los sordos es la comunicación, y de éste se deriva la desigualdad de oportunidades incluso frente a otras discapacidades, pues limita su acceso a una educación regular, a oportunidades de trabajo con las mismas condiciones y derechos que personas sin discapacidad; a servicios de salud que les permitan decidir sobre su persona y, de manera muy importante, coarta su libertad de expresión y su derecho a estar informados de lo que sucede en su entorno, para poder tomar decisiones de carácter político, económico y personal.

Sobre las cuestiones educativas, la comisión que encabeza José propone la creación de escuelas especiales para niños sordos, donde se imparta educación bilingüe (lenguaje de señas como primera lengua y el español como segundo idioma de forma escrita); e incorporación de materias sobre cultura de la discapacidad y lenguaje de señas, para que tanto estudiantes como profesores incluyan a personas con discapacidad.

De igual forma, busca que las empresas incluyan a empleados con sordera, como ha empezado a ocurrir en Guadalajara, donde las compañías que han incorporado sordos a su plantilla laboral, han notado que son más productivos que un trabajador “normal”.

En salud, José considera necesario que los terapeutas, psicólogos y médicos especializados tengan las herramientas necesarias para comunicarse con sus pacientes sordos, pues desconocen por completo su lenguaje y cultura.

Otra meta de la FMS es lograr que su discapacidad no sea pretexto para que se violen los derechos humanos de las personas sordas pues, sin educación, afirma José, no tiene acceso a los medios de comunicación, a una educación y trabajo normales, pero sobre todo, a la independencia.

Se dice contento de los logros alcanzados, como la creación 4 de escuelas especiales en Monterrey, México y otras entidades del país, donde se imparten los mismos programas del sistema educativo regular, pero mediante el lenguaje de señas.

Sin embargo, un aspecto en el que todavía no hay tantos avances es el acceso a la información, pues las personas sordas que no gozan de una educación completa no pueden leer periódicos y, sin una intérprete, tampoco pueden hacer uso de la televisión.

“Nosotros votamos a ciegas”, asegura José, pues sólo conocen las propuestas de campaña de cada partido a través de lo que sus amigos o familia les platican. Hace un llamado a los candidatos por conocer la cultura de la discapacidad y buscar soluciones para que los sordos conozcan sus propuestas y ejerzan el voto por su propia voluntad.

EL CENTRO ESPECIALIZADO

Desde 2001 y con apoyos del gobierno (mediante el DIF) y del Teletón, entre otros, José dirige el Centro de Educación Especializada para Sordos, cuya labor es brindar educación complementaria a personas sordas hasta los 18 años, así como enseñar el lenguaje de señas.

Este centro es de suma importancia en Aguascalientes, pues las personas sordas representan el 14 por ciento de la población que vive con discapacidad y para apoyarlos, sólo se cuenta con tres intérpretes profesionales.

Pero con el aprendizaje del lenguaje y las técnicas que en su escuela enseñan, los niños y adultos con sordera tendrán menos dificultades para comunicarse, al tiempo que se capacitará a más personas para apoyarlos.

El Centro de Educación está abierto para todas las personas interesadas, ubicado en la calle Seguro Social n°807, esquina con Conquista, en la Colonia del Trabajo. El teléfono para solicitar información es el 975.45.58

The Author

ReporterosLJA

ReporterosLJA

No Comment

¡Participa!