¿Vivir Mejor? - LJA Aguascalientes
03/08/2020


A  finales del pasado mes de marzo, el presidente de la República Felipe Calderón, en visita de estado en Inglaterra, mencionó “confío que en la próxima década se pueda erradicar la pobreza extrema en México, ya que el país tiene todo lo necesario para ser una potencia económica”, concuerdo con el presidente en lo último, tenemos todo para ser una potencia económica, lo que nos falta es rumbo. No dudo que la intención de la administración federal sea el disminuir la pobreza imperante en nuestro país, pero no sólo con buenas intenciones se construyen las estrategias necesarias para fincar el tan esperado desarrollo.

El programa calderonista “Vivir Mejor” presentado en abril del año pasado, eje rector de la política social, ha presentado más retrocesos que avances. El organismo oficial para la información estadística del propio gobierno federal (INEGI) en su más reciente encuesta nacional de ocupación y empleo durante el primer trimestre del 2009 nos indica que en relación al mismo periodo del año pasado 405 mil mexicanos han perdido su ocupación o empleo, 2 millones 300 mil personas están desempleadas (tasa de desocupación equivalente a un 5.1% en comparación al 3.9% del año pasado) y 12.1 millones de mexicanos se encuentran en la economía informal (el 28.2% de la población ocupada).  

Estos datos fríos nos brindan una radiografía real del crudo panorama en el que se encuentra México, vacío de una estrategia nacional que haga frente al desplome de la economía y sus consecuencias. Según datos del Banco Mundial y la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) en el 2006 en México vivían alrededor de 9 millones 500 mil mexicanos con un ingreso menor a 2 dólares por día (aproximadamente 24 pesos); podemos deducir que esta brecha ha ido creciendo como resultado del desplome en la industria nacional, la crisis que enfrenta el sector turístico, la caída en los precios del petróleo que conlleva a diferentes perdidas en ciclos productivos, los despidos masivos y el encarecimiento de los alimentos, entre otros.

La tendencia indica que lejos de erradicar la pobreza, México enfrenta un incremento en este indicador, entendiendo que más del 30 por ciento de la población no pude cubrir sus necesidades básicas de vivienda, alimentación y cobijo, poniéndolas en un límite de pobreza extrema inimaginable, la brecha entre ricos y pobres no hace otra cosa que ensancharse, donde los primeros son más ricos y los pobres más pobres. ¿Dónde queda la tan buscada y vapuleada clase media?



En el mismo comunicado del INEGI, la tasa de desocupación del estado de Aguascalientes alcanza el techo del 7.49 por ciento, cifra jamás vista en la historia del estado, solamente por debajo de Coahuila y Chihuahua (estados fronterizos con peculiaridades muy diferentes al resto del país), y ante la impericia de la administración estatal futbolera para resolver los problemas fundamentales de la población, los aguascalentenses desempleados se ven obligados a integrarse a la economía informal y poner su vitoreado changarrito, o en el peor de los casos, emigrar a otras latitudes en busca de una mejor manera de sobrellevar la penurias que han encontrado en el otrora estado de la gente buena, del crecimiento económico, del modelo nacional, de la paz y seguridad, convertido en un enorme centro de entretenimiento, sin rumbo, planeación, ni desarrollo. Esta es la política de estado de la “gente buena que cumple”, que con tanto alarde el candidato oficial del gobierno a diputado federal Raúl Cuadra García señala en su slogan de campaña, que ante los datos fríos que aquí se documentan más bien pareciera una burla a los electores que trata de convencer.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Impunidad + corrupcion= Salinas y De la Madrid= PRI
Next Gana un secretario en un año lo mismo que se destinó en 2007 a becas para posgrados

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

La Purísima… Grilla: Apenas el 1 por ciento

29/10/2018
Close