Opinión

Después de los Beatles

Para Rodolfo Popoca

Hace dos semanas en La Jornada Aguascalientes propuse algunos criterios para iluminar la discusión (trivial) sobre quién es mejor banda, los Beatles o los Rolling Stones, pero como uno de esos grupos estuvo apenas ocho años activo, mientras el otro lleva más de cuatro décadas, sugerí que el período de comparación se limitara a 1963-1972. Los Beatles como agrupación se separaron en 1970 con la renuncia de Paul McCartney, aunque me parece que los primeros álbumes individuales de sus miembros, al iniciar la década de los 70, deben considerarse parte del legado beatle. Varias de las canciones que aparecieron en esos discos, como McCartney, Imagine y All things must pass fueron compuestas en los años sesenta y pensadas para ser cantadas y tocadas por el cuarteto.  

Inexplicablemente, muchos fans de los Beatles saben poco de lo que sucedió con los músicos una vez disuelta la banda; curiosamente, parece que no les interesa. Lo cual hace más grande mi curiosidad. He visto fanáticos acérrimos desgastar el vinilo de sus discos y buscar en los mercados de rarezas cualquier cosa tocada por el grupo, cansados de oír los mismos LPs, pero inexplicablemente no se acuerdan de que los chicos siguieron haciendo música, buena música, después de la separación. Mucha de ella suena igual que los Beatles. Sobre todo los discos de Paul McCartney. John Lennon, siempre el cínico con actitud no-me-importa-el-pasado, solía hacer burla de ello. “¿Quieren a los Beatles?”, decía a mediados de los años setenta. “Compren los discos de Wings”. Se refería a la banda que formó Paul en 1971 y que llegó a ser tan importante y prolífica en éxitos, que algunos entrevistadores lo presentaban así: “Este es Paul McCartney, el líder del grupo Wings. Anteriormente tuvo otro grupo, pero en este momento no me acuerdo de su nombre”.

 Mi recomendación a todos los fans de los Beatles, especialmente a los fanáticos zelotas que creen que los cuatro ingleses por separado no valen la pena, es que se sumerjan en su discografía en solitario. Y en sus historias. Entre más lo pienso, más convencido estoy de que John, Paul, George y Ringo alcanzaron su cúspide personal, profesional, musical y artística después de los Beatles, no antes. No en balde, todos tenían menos de 30 años cuando la banda se disolvió. En nuestra época, hubieran sido casi una teen band. Los Backstreet Boys, por ejemplo, son todos mayores que los Beatles al momento de separarse. ¿Qué fue de ellos cuando se apagaron las guitarras en su última sesión de grabación en Abbey Road?

 John Lennon. El fundador del grupo se casó con Yoko Ono en 1969 y de inmediato inició con ella una nueva banda, llamada Elephant´s Memory, ante el enojo de sus seguidores, que todavía lo querían a pesar de sus extravagancias y de haber sacado un álbum con una foto de él y Yoko en un desnudo frontal. Los primeros discos (Plastic Ono Band, Imagine fueron recibidos con aclamación unánime. Son de una sinceridad dolorosa y desgarradora. La música es vanguardista y extraña. Luego John comenzó a radicalizarse; sus canciones eran políticas y extremistas. Atacaban al presidente Nixon directamente y expresaban opiniones de apoyo a grupos radicales como las Panteras Negras o a luchadores sociales como Angela Davis o John Sinclair, que estaban en prisión. John fue una persona de extremos: se hizo sinónimo de radicalismo y rebelión y por ello perdió muchos seguidores, pero siempre fue vocero de la causa de la paz y el anti belicismo. En ese tiempo grabó Imagine, su canción más célebre. Pero sus discos cada vez eran menos interesantes y más ignorados, por lo que se retiró de la música en 1975. Se fue a vivir a Nueva York. Tuvo hijos y se dedicó a ser “amo de casa” mientras su esposa cuidaba los negocios. En 1980 la musa lo visitó de nuevo y empezó a componer canciones con rapidez, sacando un sorprendente disco al iniciar esa década auspiciosa. Las noticias de su regreso causaron muchas expectativas y algunos temores. Reagan había ganado la elección. John fue asesinado en 1980, supuestamente por un tirador solitario. El FBI aún no permite consultar el archivo sobre él. Todavía creo que su ejecución no fue simplemente la obra de un lunático.  –  Canciones recomendadas: Imagine, Watching the wheels.

 Paul McCartney. El bajista de los Beatles, el chico bueno, siguió una trayectoria opuesta a la de Lennon. Sus primeras grabaciones fueron mal recibidas por la crítica y vivió en un estado de reclusión –deprimido, según su esposa Linda–, al punto que corrieron rumores de que había muerto. Formó una banda llamada Wings con la que empezó desde abajo, dando conciertos sorpresa en universidades de Escocia y Gales, ante audiencias sorprendidas de ver al beatle en su escuela. Poco a poco, el genio de McCartney brotó de nuevo. Con Wings continuó el legado del cuarteto de Liverpool, convirtiéndolo en uno de los grupos más exitosos de la década, con múltiples entradas al número uno y conciertos con localidades agotadas. Paul fue el único de los Beatles que tuvo otra banda permanente, pues los otros sacaban discos esporádicamente y nunca tuvieron una carrera consistente.  Menos político que John y más comercial, Paul se dedicó a hacer lo que tan bien había aprendido en los Beatles. El single Mull of Kintyre sigue siendo el más vendido en toda la historia de Gran Bretaña. Si consideramos sus dos bandas, McCartney viene a ser el rockero más exitoso de la historia. En palabras de algunos provocadores, Wings fue “la banda que los Beatles pudieron haber sido (en los años 70)”. Canciones recomendadas: Band on the run, My love.

 George Harrison. “El beatle callado” tuvo el arranque más espectacular de los cuatro. Sacó un álbum triple llamado All things must pass, una obra maestra que contenía piezas que había compuesto en su época con el grupo, y en opinión de muchos, es lo mejor que cualquiera de los ex-beatles hizo jamás. Luego organizó un concierto de caridad a favor de Bangladesh, país de oriente que se había inundado, y sentó el modelo para todos los conciertos de beneficencia que vendrían luego, como el Live Aid. George encontró la espiritualidad y lo reflejó en sus canciones, que variaban del exaltamiento genial a la prédica aburrida. Pero su llama se extinguió también y se abocó a otros intereses, como el cine y los autos de carreras. Volvió a probar la gloria en 1988 con un álbum sólido titulado Cloud Nine, pero en general fue el ex beatle menos notorio. Se casó con una mexicana. Alguien intentó asesinarlo a puñaladas en su casa y se salvó milagrosamente. Harrison prácticamente no fue visto en público después de eso. Murió de cáncer en 2001 y con eso quedó claro que los Beatles nunca más volverían a ser. Canciones recomendadas: I´d have you anytime, Beware of darkness.

 Ringo Starr. Bueno, eso sin contar a Ringo. El baterista de los Beatles hizo lo que parecía imposible, juntar a los cuatro en un solo disco, el álbum Ringo! de 1973, aunque sólo en apariencia, pues nunca coincidieron los cuatro en el estudio. Después de un arranque energético, en el que cosechó algunos éxitos, Ringo se dio cuenta de que necesitaría, como antaño, una pequeña ayudita de sus amigos, formando su All Starr Band, un jam que consistía de varios músicos famosos (como Peter Frampton) que se reunían sólo para salir de gira. No ha vuelto a tener un verdadero éxito después de los años 70. Canciones recomendadas: You´re sixteen, Six o´clock.

The Author

Gustavo Vazquez Lozano

Gustavo Vazquez Lozano

No Comment

¡Participa!