Opinión

Elección 2009: la estrategia de campaña panista y el presidente de la república

Aunos días de que finalicen las campañas electorales es útil identificar algunos elementos clave que ha utilizado de manera particular el PAN y el presidente de la república para estructurar y desarrollar los temas y actividades electorales del partido; son características que han dado la cualidad específica al actual proceso electoral enmarcado en una reforma, si no frustrada, sí incompleta y desatinada, que además ha permitido a los electores reaccionar avanzando tanto en conocimiento político-partidista como en el desarrollo de la misma conciencia política-ciudadana.

El PAN armó su campaña electoral con el eje de la seguridad pública: no obstante los contrastes, como es el de que en las entidades donde el gobierno federal ha desplegado la mayor presencia de la PFP y del ejército como son los estados de Michoacán, Chihuahua y Baja California, a su vez son las entidades donde se aprecia que los indicadores de inseguridad que deberían haber bajado no lo hacen.

A su vez, la campaña panista sobre la seguridad se ha basado en varios puntos estratégicos que le han dado fuerza a su propuesta: es el presidente que más ha logrado decomisos de drogas, de dinero, de bienes de los grupos criminales; ha detenido a una alta cantidad de delincuentes como antes no se había hecho; también ha realizado la destitución y consignación de servidores públicos federales que se involucraron y coludieron con el crimen organizado; de la misma forma ha avanzado en la inteligencia e investigación del delito para la detención y consignación de servidores públicos estatales y municipales.

Una característica interesante identificada en la campaña panista es la coordinación entre el partido político y el presidente de la república, lo que indica que tienen un entendimiento funcional en la visión de gobierno y de partido político que no siempre se observa entre los directivos partidistas y sus gobiernos; esta característica le ha permitido al presidente nacional del PAN el tomar la delantera sobre otros presidentes partidistas para denunciar errores de gobierno y exigir atención y correctivos, tanto del mismo gobierno federal como de los gobiernos estatales y municipales. Es una posición que ha manejado adecuadamente ya que le permite mostrarse en casos delicados como si fuera oposición, sin caer en la agresión o descalificación al presidente de la república.

Un caso reciente en esta coordinación es la instauración de los vales para medicinas que no tenga la institución médica y que los pacientes requieran; en sus promocionales el Partido Verde Ecologista plantea la aplicación de dichos vales, que con su instrumentación el gobierno federal se adelanta a la respuesta a los ciudadanos y deja sin efecto la propuesta partidista.

Este punto lo considero novedoso ya que las acciones de gobierno y de campaña han sucedido de forma paralela, sin que, a su vez, constituya una violación a la ley electoral por parte del presidente. Es un punto importante ya que muestra un avance en el grado de desarrollo político cuando los partidos y los gobernantes de esos partidos enlazan programas de gobierno con acciones electorales –subrayo que debe ser sin caer en el delito electoral-.

El tema de la coordinación de acciones entre gobernantes y partidos políticos es un tema que está actualmente en debate y discusión, no sólo porque lo está haciendo el PAN y el presidente de la república, sino sobre todo por las implicaciones que está teniendo para todos los partidos políticos y sus gobiernos para las siguientes campañas electorales.

La pregunta de la discusión –que en algunos casos ha llegado como impugnación al tribunal electoral- es qué tanto se puede apoyar un partido político –panista, priista, perredista, etc.- para realizar su campaña electoral en los programas y resultados obtenidos por los gobiernos que son de su sigla; si la respuesta es afirmativa y sustentada en consensos, en las siguientes campañas electorales veremos todavía más a los partidos políticos utilizar las acciones y resultados de los gobiernos para publicitar que sí saben gobernar y tienen propuestas que generan resultados beneficiosos para la sociedad.

Aquí resolveríamos también un aspecto que es fundamental para cualquier gobernante y que hasta hoy no ha quedado claro y tampoco se ha discutido: que el gobernante pueda debatir con toda libertad y apertura sobre su proyecto de gobierno, no sólo cuando algún candidato lo ataca y necesita defenderse, sino porque todavía no termina su periodo de gobierno y continúa en la construcción de sociedad a la que aspira. Es una ocasión importante para debatir ideas y argumentos en relación a los distintos proyectos de nación que cada partido tiene.

Con los resultados de la elección del próximo 5 de julio podremos apreciar el valor de la estrategia panista, la cual será evaluada y revisada en el marco de la misma ley electoral; los electores tendremos oportunidad de estudiar si es una estrategia que tenga futuro con los demás partidos políticos. Y los partidos políticos, por el acuerdo común que tengan en el uso de la estrategia, podrán evitar la inútil confrontación que frecuentemente se da entre partidos y gobiernos, pasando al debate de ideas.



The Author

Abelardo Reyes Sahagún

Abelardo Reyes Sahagún

No Comment

¡Participa!