04/06/2020


 

“Ya va para muchos años que el edificio se está deteriorando, me ha tocado ver cómo poco a poco se va cayendo todo”-, comentó el subdirector de seguridad pública del municipio de Jesús María, José Manuel González López, también conocido como el “comandante lobo” mientras con el dedo señalaba su cuartel, que parecía en algunas partes, una obra negra rodeada de malla metálica.

Se refiere al edificio que actualmente alberga a un promedio de 50 detenidos en un fin de semana común, en el municipio de Jesús María y que opera actualmente como la central del combate al delito. El mismo, contó hace más de 5 años con 6 espacios adaptados para el albergue de los infractores; sin embargo, el paso del tiempo, la falta de presupuesto y que haya sido construido sobre un terreno irregular, fueron las causantes de que el espacio destinado a la recepción no tenga techo ni paredes; dejando al descubierto las puertas de madera de las salas de monitoreo y de ingreso de los detenidos en la entrada de esa área.

-“Por eso de las lluvias, ¿no se hincha la madera y eso impide que se cierren las puertas?-, se le preguntó al oficial en turno que vigilaba y su respuesta fue afirmativa: “aunque  afortunadamente alguien siempre estaba de guardia, lo que impedía que se robaran las cosas”, añadió.

Al ingresar al área de los detenidos, las cuarteaduras separan en su mayoría el techo de la pared, permitiendo el ingreso de los rayos de sol hacia el interior de un espacio no muy grande que hospeda a los reos.

En el lugar había dos mujeres en una celda independiente a las otras que para ese momento tenían encerrados a 10 varones. El “comandante lobo” dijo que en cualquier momento podrían llegar más. Los detenidos nos miraban en el recorrido como a través de las rejas blancas llenas de cuadros que apenas les permitían observar.

El problema

Sobre la situación crítica por la que atraviesa el municipio de Jesús María, González López manifestó  que la problemática principal es el asentamiento de la tierra en la que fue construido todo y que ahora que están comenzando las lluvias, el personal que labora tiene miedo de que se les pudiera caer el techo a los infractores, razón por la que tiempo atrás, el presidente municipal junto con la directora de seguridad pública, solicitaron al gobierno del estado un apoyo para concluir el nuevo edificio y sin embargo no se les ha dado una respuesta concreta sobre si habrá o no  recursos para esta situación, y que al contrario de lo que estaban pidiendo, el ejecutivo a pesar de que levantó tomas sobre el conflicto y redactó un informe, les avisaron que por estar en el programa de apoyo federal (Subsemun) no les podrán otorgar un apoyo, a pesar de que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos hiciera una recomendación de advertencia sobre las pésimas condiciones en las que se mantiene a los detenidos.

El informe de la Comisión, solicitado al titular Omar Williams fue realizado en el mes de octubre del año pasado y en él, se muestra claramente cómo las instalaciones que presentaron diversas anomalías ahora están peor.

En dicho estudio, se habla de los sanitarios insalubres que se cubren con una madera, las grietas que hoy día permiten la entrada del agua y del viento del exterior, además,  señala  que el lugar no es el idóneo para el resguardo y que no cuentan además con un cartel visible alusivo a los derechos de los detenidos.

Lo que argumenta el comandante lobo, es que el apoyo del estado ha radicado únicamente en estas advertencias y no como lo necesitan realmente, como un apoyo financiero que soporte la etapa final de su nuevo edificio.


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

En el barrio 8, se construye “La ciudad Justicia”

Como lo indicó la directora de seguridad pública, Belén Álvarez de Santiago, el pasado 30 de junio, debido a la falta de apoyo financiero por parte del ejecutivo estatal, la actual administración del ayuntamiento, se dio a la tarea de utilizar dinero directo del presupuesto  municipal para la edificación de una nueva central de atención al delito que cumpliera con las características adecuadas para atender a los reos, y así, para el mes de julio se terminará la edificación que los oficiales y el personal han bautizado como “La ciudad justicia”.

La ubicación es cerca del camellón de la entrada por el OXXO, (al poniente de la cabecera municipal), los jóvenes que hace unos años corrían a la patrulla a pedradas le llamaron “El barrio 8”.

-Aquí era un lugar de peligro, nadie entraba y los que se animaban, los corrían los chavos, había drogas y era el barrio más recio-, así definió el pasado del lugar y ahora, que se está concluyendo esta edificación se espera que por lo menos la delincuencia en el lugar disminuya, por el bien de los vecinos.

Al respecto de la “Ciudad justicia”, las autoridades corren el riesgo de que si para la “Feria de los Chicahuales” no está concluida la obra, existe la posibilidad de que en los actuales separos, haya una sobrepoblación de internos, lo que significaría que en los cuartos con todas sus fallas alberguen a un aproximado de 150 infractores y eso provocaría un estado de crisis.


Show Full Content
Previous Señala Ombudsman contagio de ETS en Ceresos del estado
Next A un día del cierre, 8 inscritos para el IEE

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Es injusto el aumento tan alto al pasaje del camión en Aguascalientes

10/10/2018
Close