Opinión

El financiamiento para la película de Diego Luna, “muy generoso”

El tema que atrajo la atención de los empresarios y una buena parte de la clase política la semana pasada (especialmente aquellos que no se fueron de vacaciones, después de tan extenuantes campañas) fue la puesta sobre la mesa, por parte del gobierno estatal, de un proyecto de financiamiento para la producción cinematográfica que en algunas semanas iniciará a rodarse en Aguascalientes, el cual se espera pueda gestionarse por vía del Impuesto sobre la Nómina.

Hoy, se sabe,  el proyecto de "préstamo" para la película trae aparejadas consigo una serie de condiciones muy ventajosas para quienes recibirían los recursos, atípicas en el fideicomiso del ISN y la forma en la que ha operado recientemente.

Para empezar, el crédito se efectuaría mediante una sociedad en la que el gobierno estatal asumiría el riesgo sobre la posible rentabilidad de la película. "Diego Luna es una garantía", comentan los cabilderos del gobierno a los empresarios, y como va a ser un buen negocio, entonces habrá con queso las gorditas.

Pero además de ello, contrario a lo que se exige a todos los beneficiarios de créditos que se hacen con recursos del ISN, la empresa no tendría que pagarle al gobierno estatal abonos mensuales, sino que finiquitaría el adeudo en 3 comodísimas anualidades. (pese a que los proyectos cinematográficos tienen un importante retorno de la inversión en los primeros 18 meses)

Pero la gota que ha derramado el vaso con los hombres de negocios, es que si no se aprueba el proyecto, los recursos que el gobierno estatal transfiere a las cámaras empresariales podrían quedar paralizados. No son pocos los implicados que han dicho "sale muy caro para el poco financiamiento que nos otorgan", por lo que se avizoran largas discusiones al respecto.

A propósito de empresarios, llegan noticias a La Purísima, en el sentido de que Juan Carlos Rodríguez, quien funge como Presidente de la CANADEVI, y quien fuera antes uno de los principales impulsores y mecenas de Gabriel Arellano para llegar a la candidatura del PRI a la alcaldía de la capital, hace unos dos años, ha planteado un deslinde con el primer edil. Se sabe, que apenas tomó posesión el Presidente Municipal, las relaciones entre ambos comenzaron a descomponerse, hasta el grado de que Rodríguez ha manifestado a sus íntimos que no apoya más a Gabriel, y se deslinda de su actuación, que no respalda. Preguntados los íntimos de Juan Carlos por el motivo de la decepción, aseguran que la causa lo es, entre otras cosas, la pésima y cuestionable función que ha ejercido Joel Castañeda dentro del Ayuntamiento, a quien dicen, Arellano ha tolerado en exceso.

Y hablando del ex Secretario de Administración Municipal, nos enteramos por otra vía que dicho personaje está muy dolido por habérsele corrido del puesto y ha anunciado, a los que le quieren oír, que asumirá una actitud "crítica" como síndico municipal, encargado de dar su visto bueno a los cortes de caja del municipio, los que, ha dicho, no va aprobar sin "concesiones"; concretamente, afirman, sus palabras han sido que "los va a bloquear”.

P.D. Una trivia para los estudiantes de ciencia política en Aguascalientes: tras leer las declaraciones del dirigente estatal del PRI, Isidoro Armendáriz, sobre la gobernabilidad y la gobernanza, ¿Qué opinión tienen sobre las películas de Diego Luna?

The Author

La Jornada Aguascalientes

La Jornada Aguascalientes

No Comment

¡Participa!