Opinión

El municipio de Aguascalientes

El concepto de municipio aparece en nuestro idioma cerca del año de 1490, en el momento en que se conocen los fueros de las comunidades primarias y municipales en España, como casi todas las palabras de la época, proviene del latín, a partir de dos raíces: manus que significa obligación o tarea y capare que significa tomar.

En la actualidad, el municipio se define como la institución jurídica política y social de carácter público, con autoridades propias, funciones específicas y con libre administración de su hacienda, con personalidad jurídica y patrimonio propios, cuya finalidad consiste en organizar a una comunidad en la gestión de sus intereses, proteger y fomentar los valores de la convivencia local y prestar los servicios básicos que ésta requiera.

Para la doctrina panista, el municipio habrá de proteger y fomentar los valores de la convivencia local, deberá crear un ambiente que propicie y exija el cumplimiento de las responsabilidades sociales y políticas para prestar a la comunidad los servicios básicos que las familias no pueden proporcionar, por ellas mismas.

Dentro del municipio existe un órgano colegiado denominado Ayuntamiento, que se encuentra integrado por un presidente municipal, regidores y síndicos; este órgano es el encargado de hacer cumplir las encomiendas que dicta el artículo 115 de la Constitución Política de México y dentro de las cuales se especifican las disposiciones, funciones y servicios públicos que proporcionará para la satisfacción de las necesidades de los habitantes.

El año de 1995 con el triunfo de Alfredo Reyes en la alcaldía, la ciudad capitalina comenzó ha adquirir mayor auge y desarrollo mismo que se mantuvo durante los tres siguientes periodos gubernamentales.

Entre las modificaciones más sobresalientes se encuentra la recuperación de edificios y casas del centro así como el revestimiento con adoquín que se le dio al primer plano de la ciudad, con la finalidad de brindarle al municipio un aspecto más colonial y agradable tanto para los habitantes como para los visitantes; el rescate de avenidas, parques, jardines, edificios, casa, además de la implementación de programas tendientes al mejoramiento del medio ambiente.

En aquellas épocas, el municipio de Aguascalientes era una ciudad tranquila y se distinguía por ser una de las más limpias de todo el país. Como consecuencia, era atractivo para inversionistas y para el turismo.

Pero hoy la realidad es otra, desde  2007 con la llegada del PRI al gobierno municipal, tras 12 años de no haber gobernado  y con la notoria inexperiencia sobre el manejo de la ciudad, la situación es adversa, los índices de criminalidad han aumentado, el desempleo, la inseguridad por causa de los malos manejos económicos y administrativos.

Si lo vemos en cifras frías, El municipio actualmente, según datos proporcionados por el portal web del municipio, se emplea a 7492 personas sin contar al personal del Instituto de la Mujer, el de cultura, turismo y vivienda municipal; mientras que en la administración de Martín Orozco se cubrían perfectamente todas las áreas con 6200 trabajadores, como podemos ver hay un excedente de 1292 personas de las que no se han visto resultados tangibles y mucho menos positivos y que  además representan una carga financiera que no puede cubrir el municipio, no se puede dar el lujo de crear plazas como la Oficina Ejecutiva de la Presidencia, cuyo titular tiene un salario de 78 mil pesos mensuales, o plazas para cumplir con los compromisos políticos con los diversos grupos del PRI, de Otto Granados, Carlos Lozano, Augusto Gómez Villanueva y Lorena Martínez.

Como observamos, se ha invertido mucho dinero en personal innecesario y en equipamiento que no se ha reflejado en mejorías para los habitantes ni para la ciudad, hoy en día, el gobierno municipal gasta tanto en nómina de asesores que ya no queda dinero para cubrir eficientemente los servicios.

Por citar un ejemplo, el servicio de limpia ya no da resultados óptimos pues mientras en la administración pasada se obtuvieron diversos premios en los que se reconocía a nivel internacional a Aguascalientes como uno de los municipios más limpios, ahora difícilmente se pueden observar barredoras por las calles y por ende se encuentran en mal estado.

Los aguascalentenses exigen un ayuntamiento que se apriete el cinturón y que no realice gastos superfluos; que sea más social, que dé prioridad a temas tan importantes como la seguridad pública, que proporcione respuestas inmediatas a las demandas ciudadanas, brinde servicios públicos de calidad y sobretodo transparencia en el manejo de los recursos (que entre muchas otras cosas es el reclamo social para el  actual gobierno) y que sin temor a equivocarme, dichos cambios no se verán reflejados en lo que resta de la actual administración.

Definitivamente el próximo alcalde municipal debe contar con mayores características de las que ha demostrado el actual alcalde. El sucesor del presidente municipal debe tener las cualidades de un líder nato que se rija con honestidad, amplia vocación de servicio, sea conciliador, que tenga la experiencia necesaria y sepa dirigir el municipio; no habrá de buscar el poder para beneficio propio; se comprometa con la transformación de la sociedad atendiendo a los principios de prosperidad; sea congruente y transparente en su actuar y lo más importante trabajar con apoyo y participación ciudadana, es decir, JUNTOS POR UN MEJOR AGUASCALIENTES.

The Author

Jesús Martínez

Jesús Martínez

No Comment

¡Participa!