Cultura

Horacio Franco como músico es ejecutante, director y pedagogo

Además de ejecutante y director, Horacio Franco es también pedagogo y enseñar a las nuevas generaciones es  una de sus grandes satisfacciones. El festival de música de cámara del cual se siente un cómplice indirecto de su creación es un proyecto que durante cinco años de existencia se ha fortalecido y es un foro al que cada vez acuden más alumnos interesados, además de una plantilla de maestros siempre diversa.

Festejó  la participación de la universidad Bonaterra como sede del festival pues las instituciones educativas particulares tienen fama de ser tecnócratas y pragmáticas, pero al involucrarse en una iniciativa artística y humanística está proponiendo una formación integral que debiera ser propia en cualquier institución académica. El hecho de involucrar a los jóvenes universitarios en una formación tendiente a las artes es una forma de conscientizarlos en el ámbito humanista, hasta para los estudiantes que no sean especialistas en el área de música, pero de alguna manera puede llamarles la atención o interesarse.

“Hemos descuidado mucho la cuestión educativa, las bellas artes como materia formativa para la educación en general”.

En cada una de sus facetas, como músico con su flauta, como director el estar frente a un ensamble, dirige más música de cámara y como maestro ha desarrollado habilidades muy diversas, las tres son vidas diferentes que un músico nunca debe olvidar, la formación de nuevas generaciones y hacia sí mismo, su vida académica en la que se va involucrando cada vez más para acercarse al desempeño de su propio instrumento.

Es una carrera que te exige regularidad, no sacrificio porque finalmente quien se dedica a esto lo hace porque le gusta, tienen que estarse actualizando todo el tiempo en cuestiones académicas, pero sobre todo en el contacto con su instrumento.

La flauta es un instrumento ancestral que se adapta de acuerdo a la tendencia musical de la época, lo mismo se puede mezclar con electrónico, con música folclórica, clásica, tradicional y en cualquier otro tipo de manifestaciones, eso depende más bien del ejecutante.

Para Horacio Franco, la flauta no es un fin, sino un medio, un vehículo a través del cual él puede expresar sus emociones, sin importar el material del que este hecho el instrumento, es la forma de ganarse la vida con lo que le gusta. El objetivo de ese medio es la música como un lenguaje, una forma de vincular al ser humano emocionalmente con sonidos reflejo de las emociones.

En la historia musical de Horacio Franco hay compositores que han escrito piezas para que el interprete y en este sentido comentó que a diferencia del siglo XVII cuando el músico era todo a un tiempo, componía e interpretaba, pero a partir de la industrialización de la música es ahí donde cambia el panorama pues ahí comienza una división entre los intérpretes y los compositores, hubo quienes se especializaron en cada una de estas áreas.

The Author

Staff

Staff

No Comment

¡Participa!