Opinión

Los ahumados de Ahumada

Después de lo que en Europa llaman “días de reflexión” hoy son las elecciones. El panorama que se avizora es muy triste; desencanto, hastío, pesimismo, encabronamiento por el gasto de doce mil millones de pesos en el IFE, odio por mas de 23 millones de spots estúpidos transmitidos por los medios electrónicos, desolación por mas del 20 por ciento de menos ingresos petroleros, más del 20 por ciento menos de ingresos de los braceros, más del 20 por ciento menos de ingresos tributarios al fisco, todo, en comparación con el año anterior. Un senador me dijo: están conteniendo al dólar, pero después de las elecciones, lo van a soltar. ¿A qué paridad vamos a llegar, o a volver?

Me duele, porque son prójimo, que los partidos y sus candidatos crean que somos mensos, que nos tragamos sus promesas y banalidades, que creen que no sabemos que  son mas de lo mismo; destilo amargura. Strictu sensu, no podía ser de otra manera, estamos hechos de lo mismo, es el factor humano. Ahora que en años recientes se vino a hablar del genoma humano, se descubrió que entre negros y blancos, amarillos y cobrizos, no hay mas de uno por ciento de diferencia en la composición de nuestros cuerpos, en el 99 por ciento somos iguales.

Creo que el que iba librándola bien es, “el señor gobernador Luis Armando Reynoso” como dice el chamuco Varela, aunque en esta semana se descompusieron las cosas. Como decía mi mamá (RIP), se había apretado las narices haciendo mutis sin meterse en honduras (hoy de moda).

En el ínterin, fue un remanso al intelecto haber recibido la visita de Don Raymundo Cárdenas, Presidente del Consejo de Administración de La Jornada Aguascalientes y oír, los articulistas, de sus luchas desde la izquierda inconstitucional hasta la reforma electoral; invitarnos a la propagación y cultivo de las ideas para desembrutecernos de la insulsa parafernalia mediática electrónica, o el descarado mercantilismo de la prensa escrita que nos cobija, así sea con algunos miles de ejemplares menos de unos años para acá; invitarnos también a que el ciudadano vuelva a sus orígenes, a preocuparse por su barrio, por sus cuestiones ambientales, económicas, sociales. A reiterarnos que, en este diario, no hay censuras ni chantajes, sino aprecio por quienes quieren servir a su comunidad y por los lectores mismos. Y que el periódico, inicia una etapa de expansión, así tan pronto, por ejemplo, ya lo puede adquirir en los OXXO. Ahí estuvo Chente el Convergente; me puede que su partido pierda el registro, él, no se lo merece, por joven, inteligente y luchón. Y que el PRD saque baja votación, Noé, su Presidente local, tampoco se lo merece, es honesto y con trayectoria pese a su juventud, aunque es traga años. Ahí estuvo Nora R. Como caballero, me paré ante todos para presentármele y avisarle que, cuando el gobernador me dé las escrituritas solicitadas, le cumpliré mi promesa de invitarla a comer.

A don Raymundo le dije (todos hablamos): Usted me cae a toda madre, por inteligente, buen tribuno y porque tiene “güevos”. No sé, de los 40 para atrás era yo muy pulcro, decente, propio, pero desde hace unos años me he vuelto algo “raspa” como que pienso y soy libre, como propugna el PSD. Pido perdón por ello a mis lectores, quienes, por otro lado, se habrán dado cuenta de un mini debate que sostuve con el Lic. Sergio Rodríguez Prieto en estas páginas durante la semana. Me dicen que es un tipo querido entre sus alumnos. También, que redactó la legislación penal vigente. Me hubiera gustado ser su amigo porque inteligente es, e interesante, también, pero su modo y el mío, no ayudan.

Igual me disculpo por desviar el tema de este artículo, sobre el libro Derecho de Réplica de Carlos Ahumada, el hombre que destapó la cloaca del PRD, o mejor dicho de AMLO, y a cambio, recibió 1,131 días en prisión. Fue un ingenuo. Se alió con Salinas de Gortari, con Diego Fernández, con Creel,  con Gustavo Ponce, con René Bejarano, con Rosario Robles, y todos lo traicionaron, incluido su abogado Juan Collado.

Es un texto (Ed. Grijalbo, 375 pp.) para lectura de verano. Tizna a la izquierda y a la derecha, y a los de centro nos deja sumidos en la decepción en que ya nos encontrábamos: México, es un país de la corrupción en el que es imposible aplicar la ley del talión. “Cuando la política entra por una puerta, la justicia sale por la ventana”. Ni más, ni menos, esa frase resume nuestra podredumbre pública.

Hay que creerle a Ahumada, no exonerarlo, pero sus días en la cárcel acreditan en buena parte la persecución con que “el mesías tropical”  se vengó de los video escándalos. El libro, en el que Ahumada responde a múltiples preguntas que le formularon periodistas que el invitó al efecto, podría dividirse en 4 grandes capítulos: los video escándalos, Cuba, la cárcel y la libertad.

Ahumada confiesa que sus videos tenían por objeto cobrar 400 millones de pesos que había trasladado en calidad de préstamo al PRD, pero se equívoco de medio a medio y ni cobró y a la cárcel fue a dar, y hace desfilar, con sus miserias, a múltiples personajes vigentes, tales como Rosario Robles, la amada amante que se financió a sus costillas, Carlos Salinas que quería la libertad de Raúl su hermano, Bejarano quien antes de guardarse las ligas preguntó: ¿“en cuánto quedamos?, y afirmó : “de todo le informo a Andrés”; el sanguijuela de Carlos Imaz, el voraz periodista Raymundo Riva Palacios, a quien alguna vez consideré indebidamente el sucesor de Don Manuel Buendía, el soberbio de Carlos Loret de Mola, el títere de Televisa Joaquín López Dóriga, el único honesto Ciro Gómez Leyva, Ramón Sosamontes, el amigo de verdad, el del país mejor, mas justo y democrático pero embarrado de inmoralidad en su momento. ¿Y los cubanos?, gorilas dictatoriales con piel de oveja. Pero la clase gobernante, solo. Si lo sabremos tantos de aquí que hemos ido a Cuba tantas veces. Se recomienda pues, su lectura, refleja nuestra realidad.

The Author

gustavoagranados

gustavoagranados

No Comment

¡Participa!