El ciclo escolar, un nuevo ciclo de esperanza - LJA Aguascalientes
30/01/2023

Invito al lector a realizar un ejercicio de imaginación. Intente situarse en la vida de su abuelo o abuela, según sea el caso si es hombre o mujer, paternos para ser más específicos. ¿Cuáles fueron sus posibilidades de estudio? ¿Y cómo impactaron después en su calidad de vida? Ahora regrese a su propia vida y comparemos. Es claro que a partir del ejercicio anterior no podemos generalizar, sin embargo la intención es detonar una reflexión sobre la educación y el papel que ha jugado en los cambios en la calidad de vida a lo largo de las generaciones. En mi caso, mi abuela sería una mujer en los Altos de Jalisco que apenas terminó la primaria, vivió el difícil tránsito de la vida rural a la urbana entre conflictos armados y criando una familia de más de diez hijos. Para ella, sería inimaginable la vida que llevamos ahora varias de sus nietas, en gran medida gracias al crecimiento de la cobertura del sistema educativo.´

La cotidianidad urbana y de la mayoría de las familias se transformará durante estos días con el inicio del ciclo escolar. Incluso la agenda mediática cumplirá con su tarea de dar cuenta de este acontecimiento cíclico que marca un cambio de lógica en nuestras vidas. La importancia de la educación radica precisamente en que hace posible la esperanza de una mejor vida, no sólo para el individuo, sino para la sociedad en general. Este ciclo va más allá de lo anual por que lo que está en juego es la preparación de la renovación generacional, no sólo en términos biológicos, sino en cuanto a mejorar nuestra formación como humanos y sociedad.

Cuando los padres de familia llevamos a nuestros hijos a la escuela o el joven adulto arriba por primera vez a la Universidad, lo que se concentra en ese momento es la esperanza de habilitarse para acceder a una calidad de vida que incluya la posibilidad del sostenimiento propio, de formar una nueva familia y continuar con el flujo generacional en mejores términos. Habrá que reconocer el importante crecimiento de la cobertura educativa que lograron las generaciones de nuestros abuelos y padres, para pensar en el legado educativo que estamos actualmente gestando para las siguientes generaciones. Como mi abuela, ¿podremos la mayoría de nosotros tener descendientes que superen las expectativas que podemos visualizar ahora para ellos?

En este sentido preocupa la capacidad que como sociedad tenemos de administrar nuestros recursos para apoyar asuntos medulares como el invertir en una educación que constituya no sólo una “esperanza”, sino la concreción real de posibilidades de una mejor calidad de vida para un número cada vez mayor de mexicanos. A los ciudadanos nos explican la situación económica a través de metáforas como “el catarrito” o en estos días nos reportan que está en estado de “shock”. Esta palabra que no aparece en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, y como metáfora intento interpretar, ¿qué connota y principalmente en qué se traducirá para ámbitos concretos como la educación? Encuentro referencias a “shock” entre la terminología médica, y como tal describe los factores de riesgo o las distintas situaciones que llevan a un estado de “shock”, los síntomas, los tratamientos y las posibilidades de recuperación e incluso de muerte. Si este es el sentido de la metáfora, es realmente preocupante.

Al preparar la agenda para la cobertura de este nuevo ciclo escolar espero que los medios de comunicación dinamicen las voces informadas y expertas para que se discuta la calidad de los médicos y el tratamiento que está recibiendo nuestra economía en estado de “shock”. Este diagnóstico debe situarse con relación al problema de la cobertura y el fortalecimiento del sistema educativo, que como planteamos en este breve espacio se trata fundamentalmente de un nuevo ciclo de esperanza, tan necesaria en estos tiempos y a la que tienen derecho todos los niños y jóvenes de este país.


Show Full Content
Previous ¿Feliz regreso a clases?
Next ¡Vamos a ganar!   (IV)
Close

NEXT STORY

Close

147 mil árboles y plantas de ornato han sido otorgadas en adopción en un año en Aguascalientes

28/01/2018
Close