Opinión

Aguascalientes 1968

Julio de 1968. En la Ciudad de México el movimiento estudiantil comienza a tomar el camino de seguir adelante hasta la consecución de sus objetivos que no pintaban a democracia. Continúan las represiones, alumnos de medicina son golpeados y arrestados algunos.

Septiembre. Estudiantes exigen diálogo público y anuncian los seis puntos centrales de sus demandas: libertad de presos políticos, derogación del 145 del Código Penal, desaparición del cuerpo de granaderos, destitución del Jefe y Subjefe de la policía preventiva del DF, indemnización de las víctimas de las agresiones de la fuerza pública y deslindamiento de las responsabilidades de los funcionarios que han intervenido en ello. Aguascalientes, olor a huerto y a establo, cielo gris, aire frío, chales negros, prostitución, banquete nupcial y niños atropellados. ¡Cuidado! El Comandante de la XIV Zona militar, Francisco Salazar, ordena patrullar la ciudad y detener a quienes organicen o participen en los mítines de ferrocarrileros (de aquellos) que exigían la libertad de Demetrio Vallejo encarcelado desde el movimiento del 58-9, y así “salvaguardar las instituciones democráticas de la patria y conservar la paz interna”.

En la Ciudad de México estudiantes del CNH cambian la bandera
tricolor e izan la rojinegra como manifestación de huelga. El comercio
local del cristianismo entra al quite: la Organización Juvenil
Escuderos de Colón, la Asociación Católica de la Juventud Mexicana, los
Jornadistas y el Centro Social Navarrete se agrupan en la Federación de
Organizaciones Católicas de Aguascalientes, liderada por el Padre Jesús
Ornelas y el apoyo del ísimo Berlié (mismo que organizará un grupo de
choque contra PSUM en 1981). La mentada federación convoca al acto de
desagravio al lábaro patrio perpetrada por “hordas
pseudoestudiantiles”. El evento se prorroga en la paranoia virginal
para “impedir la infiltración de elementos comunistas en las líneas de
las organizaciones católicas”, alguna revelación les advertía que
alumnos de las normales rurales de Cañada Honda y San Marcos
boicotearían el evento.

¡Perdónalos Señor! A finales de septiembre se realiza el homenaje a
la bandera. Participan la clientela del cielo y Gonzalo González, María
Elena Salazar, Juan Aguilera e Ignacio González Gollaz como oradores.
Discursos o letanías retumbaron ante los asistentes congregados en la
exedra de la plaza principal quienes levantaban sus ojos llorosos
buscando “verse libres y ver libre a la humanidad y en especial a los
mexicanos de los problemas que tienen graves consecuencias como los
movimientos estudiantiles”. Ese mismo día la ciudad es peinada por
patrullas de la judicial en busca de agitadores y fijadores de
propaganda subversiva con tal suerte que dos estudiantes de la UAZ y de
la Secundaria 70 son atrapados volanteando y confirman con ello el
complot comunista  internacional. ¿Quién da más? El gobernador Enrique
Olivares hace el relevo y junto a organizaciones económicas y sociales,
clubes de servicio, la Cámara de Industria y Comercio y el PRI lanzan
vivas y besos a las decisiones de Díaz Ordaz. El partido institucional
apoya además la ocupación de las fuerzas armadas de Ciudad
Universitaria. Al reclamo contra el anarquismo se unen la Dirección
General de Educación Pública en el Estado, la Dirección de Acción
Cívica y la Dirección de Educación Pública. En tanto, como ratones
mojados, víctimas de su sectarismo y la represión gestada en el 58, el
Partido Comunista Mexicano (Rafael Díaz Morán) y el Partido Popular
Socialista (Guadalupe Mauricio) no expresaron su posición más allá de
su militancia.


2 de octubre

 

La intencionalidad y conducta gubernamental sienta las bases de su
minúscula capacidad y habilidad democrática. Cacería humana cruelmente
cotidiana, la razón se duele donde ésta no alcanza. Carreras de cien
metros con balas y levantamiento de muertos. El gobierno de Díaz Ordaz
conduce olímpicamente la democracia al gangsterismo más impune y
reprime a los guerrilleros de banqueta y el desmadre. Dos días después
los hijos desobedientes de Aguascalientes: estudiantes de las escuelas
del Instituto Autónomo de Ciencias y Tecnologías, de secundarias
propedéuticas y técnicas y de las normales rurales de Cañada Honda y
San Marcos realizan un recorrido de la Estación a la Plaza de Armas
terminando con un mitin de apoyo a los estudiantes de la capital
mexicana. Horrorizados al saberse amenazados por una manifestación de
luto humano, los dueños de las tiendas de comercio cerraron sus
locales.


Los empresarios de la moral y del poder responden


Los mejores comunistas son los comunistas muertos. Como declaración de
fe, el gobernador, el director de Educación Pública del Estado y los
industriales llaman al apoyo del Secretario de Educación, Agustín
Yáñez, a la serenidad y a solidarizarse con el presidente de todos los
mexicanos (vivos y asesinados). Colorado como gallo, González Gollaz
sostiene que la educación juvenil debería de estar a cargo de la
trilogía santoral: la Iglesia, el Gobierno y la Iniciativa Privada y
llama a “pensar antes en las verdaderas causas por las que el joven
mexicano se lanza a la violencia muchas veces guiado por el fanatismo
“(sic). La Liga de Comunidades Agrarias solicita la intervención de las
autoridades para poner coto a las actividades de las normalistas de
Cañada Honda, “consecuencia de la agitación que desde hace meses se ha
promovido en todo el país”. La gerontocracia de la FTA inaugura las
necesidades prohibidas con un “rechazo de grupos estudiantiles de la
Ciudad de México que se encontraban solicitando trabajo en la industria
guantera y en la Sección 89 textil de esta capital”. Juan Salmerón es
detenido “por su participación en ciertos hechos que se investigarán”
¿Eh?

A finales de noviembre, el Consejo Local Rielero en una carta
abierta pide a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión la
derogación del artículo 145 y 145 bis y la reparación de daños y
perjuicios originados por la aplicación de dicho artículo, precepto que
surgió con la intención de frenar el sinarquismo y a Acción Nacional
enamorados del fascismo de la postguerra, y que procedía con un efecto
perverso para los buscadores del destino democrático.

El impulso continuó entre avances y retrocesos. En 1971 es asesinado
Miguel Ángel Romo, guerrillero surgido del movimiento del 68. La
intolerancia y al antidemocracia enturbian la claridad del cielo y del
agua, buena tierra aquella mancillada por el concreto y el nuevo
tráfico urbano. Aguascalientes vuelve a hibernar hasta nuevo aviso.

 



The Author

guillermoronelas

guillermoronelas

No Comment

¡Participa!