Opinión

Cartelera teatral: ¿calidad o calidad?

Es asombroso como la cartelera se va inflando cada vez más, recuerdo en el año 2007 cuando hablaba de una anorexia teatral, parecía que iba a desaparecer el registro de obras y sin embargo resucitó la agenda teatral y vaya que hay que comentarlo de ocho a doce obras por semana, desde el lunes, que era un día olvidado por los creativos, ahora ya se tiene una muestra de Monólogos en un foro cultural llamado Al Trote; el miércoles se dan esporádicamente muestras escénicas pero a partir del jueves, a preparar la agenda porque no para la cartelera teatral hasta el domingo. Y no sólo hay una obra por día (fin de semana) sino que se juntan hasta cinco, ¿Qué géneros?, de todo tipo desde infantil, comedia, farsa, pieza hasta las categorías de teatro calle, pantomima y cabaret. 

 

Los grupos han surgido debido a egresados de varias escuelas de teatro, Arquitos, Casa Cultura y universidades como La Concordia, además de los independientes y algunos maestros foráneos que ya radican en  el estado. Son varios los espacios que tiene el ICA (Teatro Leal y Romero, Arquitos, Teatro Morelos, Ex Escuela Cristo y Museo Posada) pero no son suficientes para albergar a todos los grupos que tienen las ganas e ilusión de presentar sus trabajos. La solución les llega con dos foros independientes, uno que ya mencioné al inicio de la nota, Al Trote y el otro Tercera Llamada, ambos ofrecen la oportunidad de brindar cartelera teatral. Y otros más como la Escuela Wagner , El Espacio Multicultural y un bar ubicado en la zona norte, además de las dos plazas que ya se tienen como compromisos escénicos cada fin de semana, Expoplaza y Jardín de los Palacios. 

Todo esto está muy bien pero han surgido algunos problemas con las temporadas, los grupos programan sus trabajos por dos o tres fines de semana  (seis funciones aproximadamente) en los espacios, pero ya está tan saturada la oferta teatral, que las instituciones al no ver respuesta del público, les cancelan sus funciones. En charla con algunos directores y actores comentan: “que no se cuenta con el apoyo de las instituciones y falta mucha promoción teatral, la falta de público es a consecuencia de esto”. 

Una cartelera teatral nos sólo demuestra la cantidad de montajes que se van generando durante todo una semana, mes o año, ya se pueden hacer estadísticas de esto, pero ¿la calidad?, ¿quién la mide?, ¿el público?, ¿el artista?, ¿el promotor?, ¿las instituciones culturales?. Es un termómetro que tiene varias aristas y que sin duda es sumamente importante darle valor a esto porque ¿de qué sirve que se presente tanto espectáculo teatral si no existe público que asista o que no se dé una debida promoción a una cartelera que sigue oculta y poco difundida por los medios de comunicación? 

Una opción es que los medios se acerquen a los grupos de teatro, les pidan su agenda de presentaciones y concertar entrevistas para difusión, otra es que los mismos grupos vayan a los medios y presenten su proyecto, con un cartel o programa de mano para difundir la obra, otra más que las compañías teatrales hagan una evaluación de sus obras con el público y se cercioren si realmente sus receptores gusta de su espectáculo. Todo es integral. 

El compromiso hacia la cartelera es promover, investigar, difundir, criticar, analizar, hasta llegar a tener una cartelera “sana”, eso significa, tener público, difusión y sobre todo calidad, y eso  ya es tarea de todos. 

The Author

Julieta Orduña

Julieta Orduña

No Comment

¡Participa!