Opinión

Un notario (des)prestigiado

ara hoy domingo ya es vieja la noticia de que el señor gobernador y el señor presiente municipal de Aguascalientes, bolearon a un notario. 

La verdad la noticia me cayó de sorpresa, no tanto porque el boleado sea mi consuegro, a mucha honra, el carismático Jorge H. Reynoso Talamantes, a quien siempre le dije el notario número uno, porque afuera de su oficina, frente a un costado de Catedral, se formaban largas colas a su puerta, hasta que un día me aclaró que ahí era la parada del camión, sino por lo inusitado del hecho. 

De acuerdo con la información radial que escuché, a la que concedo veracidad, LARF tomó el cepillo y GAE la franela para bolear al suertudo, luego de colocar el bando solemne por la fundación de la ciudad en las cuatro esquinas de la plaza de armas. No se si GAE habrá chiflado o no  –como el Barradas- para simular el chirriar de la franela contra la piel del zapato, pa`l brillo, pues. 

 

Y cito la radio como fuente de información porque a la prensa escrita, salvo La Jornada Aguascalientes, que sí refleja a la sociedad, en los otros periódicos diarios, se puede apreciar con frecuencia el acontecer de varios Aguascalientes diferentes en un mismo día. Esto es, para algún diario ocurrió un evento para otro no, para alguno participaron ciertos actores, para otros no, para uno más se dan por hechos pronunciamientos políticos que en los otros no aparecen, o aparecen en forma contradictoria, y lo que faltaba, las esquelas, que siempre aparecían en todos, ahora ya sólo se publican en algunos, y no en todos, de dichos diarios. Todo es reflejo del manejo que cada poder empresarial periodístico da a su patrimonio. El hecho del notario boleado, antes referido, por ejemplo, en La Jornada Aguascalientes mereció la portada con cuatro fotografías, el Heraldo de Aguascalientes le dedicó una fotografía a media plana en su contraportada de la primera sección, y en el Hidrocálido simplemente no apareció mención alguna.

Eso si, ni idea de que fue lo que motivó a nuestros principales gobernantes a tan inusitada acción, pero de que nos enorgullece, a los notarios, no hay duda.

Por eso y para no envanecernos del todo, contraviniendo el dicho de que perro no come carne de perro, contemos hoy la historia de un colega que bien podía ser escogido ex profeso para ser boleado por el señor ex gobernador de Nuevo León, mi ex jefe en el IEPES, hoy Fundación Colosio, Natividad González Parás.

Los datos están tomados de la revista electrónica Índigo, la cual hace poco publicó un artículo titulado “El Notario Favorito”.

Afirma Índigo que en Nuevo León el notario es como el escribano del Rey; está acreditado para autorizar cualquier cosa. Dentro del grupo de elegidos como notarios, está el notario 105, Jesús Ubaldo Gárate Bravo. Dio fe en una escritura constitutiva de sociedad (Inmobiliaria Mulnica SA de CV), así como de eventos comerciales de dicha empresa donde participa el propio hijo del notario, Adrián Gárate Ríos, quien con su nombre tramitó el permiso de Relaciones Exteriores para constituir la sociedad, y por ende dicho permiso está transcrito en la escritura 7,861 del 9 de septiembre de 2003, otorgada ante su papá, situación que aquí y en todo México está prohibida.

En cuanto al enriquecimiento, Gárate Bravo ha llegado a niveles que quizá nunca se imaginaron en un notario público.

Su nombramiento, afirman, fue una decisión personal del ex gobernador que obedeció a su pura relación de negocios, a su amistad y confidencialidad. Y es que en Nuevo León, los notarios son como una especie de secta medieval consagrada, se afirma. Por eso Natividad, regaló patentes (“fiats”) antes de salir, decisión que hoy es motivo de denuncia. El ex notario Juan Antonio Rodríguez, pide que el ex procurador Luis Carlos Treviño y Humberto Medina Ainslie, padre del actual gobernador, pierdan sus designaciones como notarios.

Mientras tanto, Gárate trata de continuar con la bonanza. Tiene tres turnos laborales, 104 empleados y trabaja las 24 horas.

Su rancho en el ejido El Carmen, municipio de Linares tiene 3, 000 hectáreas, con caballos pura sangre, lusitanos y árabes que sus cuidadores informan cuestan 50 mil dólares, cada uno, asimismo hay helipuerto, un lienzo, una capilla con sonoro campanario, alberca y casino.

Al ex notario quejoso, se asegura, le pidieron 10 millones de pesos para darle la patente de su padre, notario, al morir éste.

Creo que lo anterior basta para retratar a un colega cuyo prestigio es insalvable: tres turnos, 104 empleados, 24 horas. ¿Qué fe pública cierta y eficaz se puede dar bajo esos parámetros?

En Nuevo León también hay un parámetro poblacional para designar notarios, pero existe una excepción que espero no lean aquí los que pueden promover una reforma de la Ley del Notariado. Este ordenamiento dice allá: « No obstante lo dispuesto en este artículo, el ejecutivo del estado tendrá la facultad de crear nuevas notarías cuando a su juicio lo exija el crecimiento de los negocios». ¡Ajúa. Arriba el Norte!

Por cierto y por favor, a la hora de dar notarías aquí, no se olviden de que nuestro presidente, Ciro Silva ha declarado a los cuatro vientos que el trabajo ha decrecido en un 30 por ciento. Y el índice poblacional, no creo que haya crecido mayor cosa. Por el contrario, la carencia de empleos sin duda ha producido emigración poblacional, ya lo veremos.

CAJA REGISTRADORA.- A nuestro amado presidente del tricolor, le ha dado por publicar aquí listitas de las obras de nuestros últimos próceres ex gobernadores, basado en un cuaderno de raya de no sé qué autor. En su última entrega dedicada a los 10 años de Barberena como ex gobernador, se olvidó de algunas cosas. Entre ellas, sólo menciono al «proyecto más importante de mi gobierno» diría el marino: Radio y Televisión de Aguascalientes, Canal 6, el único canal de televisión hasta hoy en el estado con frecuencia propia. n

notaria39@yahoo.com.mx

The Author

gustavoagranados

gustavoagranados

No Comment

¡Participa!