¡Vamos a ganar! (XIV) - LJA Aguascalientes
26/05/2022

Del movimiento del 68 en México y en la antesala, los que se registraron en el ámbito internacional; en la actualidad el movimiento de jóvenes que se ha desatado por la red cuando de pronto Twitter, Hi 5, Facebook, Myspace, YouTube, Google, Ceo Mobile Accord y otras redes sociales pasaron de ser espacios de intercambio de información y generación de relaciones a herramientas capaces de generar movimientos de masas, se puede decir, opinar, analizar y expresar mucho, por hoy el enfoque es hacia el rol que han jugado y tendrán los jóvenes en el proceso electoral venidero. 

 

Echemos un ojo a la historia, de pronto en el partido del viejo sistema, observaron cómo el control que se tenía del campo y los campesinos con todas sus centrales y organizaciones, lo mismo que de los obreros y sindicatos, no sería más suficiente para “sus triunfos” electorales y es ahí cuando arreciaron el quita pon de líderes juveniles en el aspecto educativo, social y político. 

Líderes que claro está, no eran más que los hijos, recomendados, primos y parientes de “connotados” y “distinguidos” miembros del partido; y que al final replicaban el discurso ortodoxo y estéril  -pero con toque juvenil-. 

Durante mucho tiempo la FEUAA fue el semillero de jóvenes que buscaban una oportunidad política y que inmediatamente eran cobijados por el priato, desde César Muñoz, cercano a la alcaldesa en los 80, Froylán Macías (qepd) incorporado por Martín Barberena, Enrique Juárez y Juan Carlos Rodríguez promocionados por Granados, Roberto Tavarez por Jesús Álvarez, Edgar Bussón por unas tres veces diputado del partidazo, Enrique Cárdenas Denham optó por la academia, Gabriel Ramírez Pasillas actualmente pegado a un precandidato, los siguientes tuvieron más afinidad política por otras instituciones. 

En contraparte, los jóvenes que llegamos al PAN tuvimos que enfrentarnos a dos grandes disyuntivas, por un lado el natural y hasta entendible “freno” que algunos doctrinarios mostraban a las ideas “innovadoras” para el partido en aquel tiempo y por otro, a la maquinaria implementada desde el aparato gubernamental que se orquestaba “por ser jóvenes que no alineaban sus pensamientos al mandamás”. 

Sin embargo, por el esfuerzo emprendido por quienes nunca “negociaron” su ideal, ni perdieron de vista el objetivo, cada vez fueron llegando al partido más y más jóvenes que tapizaron en varias elecciones las calles con banderolas que representaban la esperanza de un cambio al sistema autoritario y que pretendía acabar con los caciques de la política, que entonces como ahora, repartían posiciones al sector “jóvenes” siempre y cuando cumplieran dos requisitos fundamentales, ser pariente de algún iluminado o bien seguir al pie de la letra sin cuestionamiento alguno, las directrices que marcaban los señores del partido. 

Parece historia lejana, que sin embargo hoy vuelve a aparecerse en el escenario de la estrategia político-partidista de los herederos del viejo sistema: 


Ante los próximos compromisos el sector de la juventud es y será fundamental, aquel que logre unificar, motivar, despertar inquietud y realice una apuesta atractiva logrará sin duda, en empatía, jalar compromiso generacional. 

Los jóvenes de entonces ya no son los mismos en pensamiento que los de ahora y por tanto se necesita que este sector ahora más indiferente que antes pero más numeroso participe de manera decidida. Veremos los que viene… 

  

[email protected] 


Show Full Content
Previous Las decisiones tributarias del Congreso
Next Seguimos innovando
Close

NEXT STORY

Close

Títeres y música para niños en el Festival Cultural San Marcos 2014

30/04/2014
Close