Cultura

Treinta años en la plástica y contando…  Samuel Morales

 Samuel Morales nació en El Llano y aunque él no se acuerda en su casa le decían que luego agarraba cajas de cerillos y por el revés hacia retratos, sus familiares se quedaban admirados de que si se parecían a quienes había dibujado, también le gustaba dibujar los árboles y los mezquites que hay por todos esos rumbos, en ese momento no sabía que eso podía ser arte. 

“En aquellos tiempos, en los setentas, era muy difícil, los pueblitos estaban muy aislados y allá de vez en cuando llegaban misioneros a los pueblitos y en una de esas ocasiones llegaron unas catequistas y la gente, ya ve como son en los pueblitos, les dijeron que en esa casa había un muchacho que sabía dibujar y fueron”. 
Cuando ellas llegaron a buscarlo, le preguntaron si eso que hacía le gustaría hacerlo de “a de veras” y el muy animado les dijo que sí, ese fue el inicio de una historia distinta en su vida porque esa disposición le ganó que le consiguieran una beca en el casa de la cultura para que estudiara y fue a lo que él se dedicó, desde Aguascalientes donde llegó a vivir con unos tíos. 
Haber llegado con familia no hizo más fácil ese proceso de separación de su familia, él tenía 17 años en aquel momento pero ese fue el primer momento en que se distanció su tierra y de los suyos, sin embargo las clases le gustaban tanto que siempre fue de los alumnos destacados. “En ese tiempo en la casa de la cultura era diferente, ahora para pasar hay que terminar un año y en aquel tiempo el que avanzaba rápido pasaba a otro año”. 
Sus papás en un inicio tampoco estaban tan dispuestos a que el niño en aquel momento se viniera a “la capital”, recibieron muchas críticas de los parientes por dejarlo venir, pero finalmente ellos vieron con buenos ojos la migración de su hijo y más cuando empezaron a ver lo que podía llegar  a hacer. 
A los cuatro meses de haber entrado a clases de dibujo su maestro lo subió de grado con el de avanzados, tuvo como profesores a Miguel Silva y el otro maestro era Alfredo Zermeño. Al principio, él tuvo que aprender a dibujar bien, hacer retratos, bodegones y paisajes, cuando ya se domina esta capacidad entonces cada quien agarra su rumbo o sólo se van dando, cuando ya conocen todas las corrientes, él comenzó a tomar el estilo de las manchas, los puntos que dan forma. 
Ganó varios premios otorgados por la misma casa de la cultura, participó en el premio estatal de la juventud y lo ganó, participó en Arte Joven donde ganaba menciones honoríficas 
“Es la sensibilidad que uno tiene al ver las cosas, influye mucho allá en mi tierra porque todo lo contrario de aquí, allá si me levantaba temprano y me gustaba mucho como al salir el sol pegaba en las pencas de maguey y de nopal y se veían muchas luces, muchos puntitos brillosos, me imagino que era la humedad o el rocío”. 
Así como los impresionistas reflejan la “impresión”, el instante, así cada pintor elige que es lo que observa de la realidad y lo que plasma en su obra. 
“Con mucha suerte” pasó de ser alumno a profesor que fue para él desde el principio una experiencia placentera, inició una primera semana con niños y enseguida comenzó con adultos y es en realidad una experiencia que lo ha hecho muy feliz, con sus alumnos ha enseñado y también ha aprendido porque constantemente experimentan. 
El panorama cultural cuando él era joven estudiante fue de las mejores temporadas, el Instituto Cultural de Aguascalientes controlaba toda la actividad cultural en la región y entonces eso traía la posibilidad de tener clases con artistas de la ciudad de México y del extranjero, había un gran movimiento. 
Lo que hasta ahora él ha experimentado le ha traído grandes satisfacciones que él nunca se imaginó, ha tenido buenas experiencias, tiene ya más de 30 años en esto y se le ha hecho como un minuto. “El arte lo primero que hace en uno es hacerlo que tenga consciencia de las cosas, le pone los pies en la tierra, le muestran su entorno, aprende a tener conciencia en todo y con todas las cosas”. 

The Author

ReporterosLJA

ReporterosLJA

No Comment

¡Participa!