Alrededor de unos 300 pepenadores recorren la ciudad sin una seguridad - LJA Aguascalientes
17/07/2024

  • Muchas familias tienen como único ingreso y apoyo lo recuperado de contenedores
  • Hay quienes pepenan en el centro y otros en las periferias pero se han generado problemas entre ellos
Hasta hace unos años en las zonas cercanas a los contenedores, ya fuera por la noche o en algún momento del día se veían hombres solos que introducían la mitad de su cuerpo teniendo en la mano algún instrumento que les sirviera para sacar lo que estaban buscando dentro, ahora son familias completas donde la mayor parte de los integrantes colaboran en el proceso de recolección. Según, Manuel Macías Arias, secretario general del sindicato de la transportación, recolección de chatarra y desperdicios industriales, son alrededor de 300 de pepenadores de contenedores, 50 de ellos rondan el centro de la ciudad y otros 200 ó 250 recorren las periferias, no tienen seguridad social, no tienen empleo y en muchos casos la venta o uso de esos materiales es su única forma de sobrevivencia. 
Las carencias económicas y la falta de oportunidades de trabajo han llevado a mayor número de personas a volverse “pepenadores” para rescatar de estos basureros urbanos todos aquellos artículos que están todavía en buenas condiciones, ropa y material reciclable principalmente el que pueden vender para de ahí obtener ya sea un ingreso extra o que este sea su única entrada para el sustento. 
Tanto en el día, así como hasta altas horas de la noche se pueden ver personas que van en triciclos, camionetas, en moto, a pie que recolectan lo que las demás personas consideran basura pero que para ellos es una fuente de ingreso para sus familias, el salario ausente lo compensan con el dinero que logran recuperar de la venta de cartón, aluminio, plástico, pet y vidrio. 
Una buena parte de las familias que tienen estas prácticas viven en la periferia y para conseguir la mayor cantidad de material susceptible de comerciar tiene que hacer el recorrido hasta las zonas donde hay más producción y movimiento que en este caso es el centro de la ciudad que es donde se concentra la mayor cantidad de material, esto sin contar también que existe también fricciones entre ellos mismos porque se adueñan de los recolectores. 
Quienes tienen más tiempo realizando una “ruta” se consideran propietarios de los contenedores de donde obtienen su material y cuando llega algún extraño con facilidad tratan de sacarlo del territorio porque es finalmente un enemigo que pone en riesgo el sustento de su familia. El líder sindical aseguró que deben ser alrededor de 50 pepenadores en el centro de la ciudad, el resto serán unos 200 a 250 que recorren todos los contenedores de las periferias. 
“Hacen este trabajo sin tener un salario fijo, hacen este trabajo sin contar con protección de nada, no son sujetos ni de crédito ni de una institución médica para que los valore ni por parte del municipio, ni por parte del gobierno”. 
Aunque no pudo precisar la cantidad de personas en las que ha aumentado esta práctica de “pepenador” en los contenedores, sí dijo que sin duda son más que antes porque esto lo ven como una única alternativa para el sustento ya que en muchos casos el material recuperado no sirve sólo para venderlo sino también para usarlo, en el caso del cartón o cierto material más resistente les sirve muchas veces para reforzar sus casas que comúnmente son improvisadas y de cartón. 
“De los desperdicios de las grandes fábricas, como son las tarimas, el cartón grueso, los desechables como el plástico. Si se requiere que las autoridades tomen cartas en este asunto para poderlos ayudar en algo porque están a la deriva”. 
Al estar carentes de cualquier protección en términos de educación, salud, vivienda y economía con cualquier apoyo que las autoridades estuvieran dispuestas a darles, proporcionarles seguridad social y sobre todo ofrecer espacios laborales que los saque de esa indefensión por la falta de empleo. 
De lo que se trata en este caso es de pugnar porque todas aquellas personas tengan lo mínimo indispensable para estar protegidas ya que son en su mayoría son desempleadas y mayores de edad, de 50 a 65 años de edad o jóvenes entre los 35 a 45 años de edad. 


Show Full Content
Previous Carecía sistema de educación, mecanismos para detectar y tratar la depresión infantil
Next El gobernador del estado constató los avances en la modernización del Distrito de Riego 01