04/07/2020


  •  Hay empleo y las personas lo valoran a pesar de no tener seguridad social
  •  Buscará la universidad entrar como asesora de los industriales y comerciantes
Como parte de una tesis doctoral en sociología del trabajo, la coordinadora del comité de investigación de la Universidad Panamericana campus Bonaterra, Ana Cecilia Gil Paredes, analizó las condiciones laborales de los textileros en la región, especialmente en Villa Hidalgo, Jalisco y encontró que la gran mayoría vive bien, pero sin seguridad social, por lo que en breve trabajará una serie del alternativas para promover mejorar su situación laboral.
 
En entrevista con La Jornada Aguascalientes, Gil Paredes explicó que “realmente se está dando un fenómeno de escasez de empleo y de que los pocos empleos que hay, pues son de poca calidad (…) La aportación que pretende dar este proyecto es aportar evidencias empíricas acerca de lo que está ocurriendo en nuestra realidad regional”, inserta en un entorno socioeconómico y sociocultural diferente al que los autores europeos han identificado para América Latina.
 
Uno de los resultados más llamativos del estudio fue que “aquí lo que sucede es que los trabajadores no tienen seguro social, están realmente muy desvalidos. Trabajan a destajo lo más que pueden para poder ganar lo más posible” y aún así, dice, están agradecidos y tranquilos porque tienen un trabajo.
 
Según lo que ella ha observado, la situación de esta región de Jalisco “choca” con la realidad del país y la de gran parte del mundo, donde “se ha precarizado el trabajo”. El sentimiento de la gente es que “aquí cualquiera puede comprar una maquinita y con eso sale adelante y saca adelante a su familia. Es una realidad que la gente de eso ha vivido y ha vivido muy bien y los jóvenes no sienten esa incertidumbre de a qué me voy a dedicar”.
 
La razón que se encontró es que el auge de la industria manufacturera de ropa se dio en la década de los 70, “entonces a ellos no les tocó nunca tener prestaciones, tener un trabajo al estilo las grandes empresas”.
 
Así, la mentalidad y el razonamiento de los dueños de estos negocios no es de perder algo, porque realmente nunca lo tuvieron. Es la de comparar su situación con la de otros lugares y al ver que no sólo ellos tienen trabajo, sino que son generadores de empleos para toda la región, tener la percepción de prosperidad, además de estar dispuestos a pagar por servicios médicos u otro tipo de seguridad social “porque para eso gano mi dinero”.
 
Otro factor que influye en esta actitud hacia el trabajo es la fe que profesan y que tienen en la ayuda divina y la naturaleza emprendedora, que a la vez deriva de la seguridad que sienten hacia su fuente de empleo.
 
Como ya se hizo en Villa Hidalgo, se tiene la intención de replicar el trabajo de campo en Moroleón y San Miguel el Alto, lugares con gran vocación textilera, para proponer algunas políticas laborales.
 
“Nosotros lo que queremos aquí en la universidad es coordinarnos con el Centro Panamericano de Investigación e Innovación (…) porque tienen un programa de apoyo sectorial”, a fin de que asesoren a los que integran el padrón o grupo de industriales y comerciantes, reveló la investigadora.
 
A largo plazo se buscará promover el mejoramiento de las condiciones sociales, lo que también se hará a través de una red de CONACYT enfocada en el combate a la pobreza. “Nosotros lo que queremos sugerir es regular las prestaciones” en cuestiones particulares que se presentan aquí y que requieren de una alternativa.


Show Full Content
Previous Más de 177 mil alumnos regresaron a clases este lunes
Next Entregó Lorena al gobernador carpeta con proyectos de obras e infraestructura

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Entregan útiles escolares, mochilas y zapatos en colonias de la capital de Aguascalientes

13/08/2018
Close