La Purísima... Grilla - LJA Aguascalientes
19/06/2024

  • Sin dinero al final del sexenio
  • Lozano y sus principales pendientes
  • Siguen los pleitos por la dirigencia del PAN
Creatividad y austeridad. Parece que ese será el signo de los tiempos del sexenio de Carlos Lozano de la Torre, considerando que le podrían dejar las arcas públicas con varias deudas, no sólo la oficial, sino también la que enfrenta el gobierno estatal con sus proveedores.
La cifra de esta deuda podría oscilar entre los mil y mil 500 millones de pesos, además de los “boquetes” que las propias autoridades han señalado que se tienen en materia de educación y de salud.
A esto hay que agregarle la deuda de casi tres mil millones de pesos que heredará la administración actual a la que viene. El gobernador electo comenzó antes de empezar su sexenio con la abolición del impuesto de la tenencia que fue, seguramente, una de las ofertas que le ayudó a llegar al palacio mayor, por lo que se espera que no haya un incremento en otro tipo de impuestos. Entonces la tarea será titánica en la administración estatal. A todo esto no le hemos sumado la cuenta por las liquidaciones y las demandas por despido injustificado que enfrentará el nuevo gobierno priísta, pues antes de la elección fueron varios cientos de panistas los despedidos por apoyar a uno o a otro grupo dentro de ese partido.
De nueva cuenta, por falta de una política de profesionalización en el servicio público, los avatares del destino partidista llevarán a una situación incómoda al gobierno en turno.
Y hay que revisar las participaciones federales también, que por concepto de un excesivo endeudamiento, bajaron en el estado en 2009 un 22% según cifras de la Secretaría de Hacienda. Titánica pues será la labor de Carlos Lozano para enmendar las finanzas estatales y para promover al estado en busca de nuevas inversiones.
De entrada, Lozano ha estado muy movido y los tres años que pasó en el Senado no pasaron en balde. Lo que ha mostrado fue que en esos tres años hizo una de las cosas que mejor sabe hacer, las relaciones públicas. En esta semana se sentó con gente del Banco de México y Banobras y ayer nada más y nada menos que con el secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván.
Ojalá que esas reuniones reditúen en acuerdos importantes en beneficio del estado.
Muy seguro se dice el coordinador de la bancada panista de ser el nuevo dirigente del PAN, en el nivel que sea.
Según se supo, ayer habría una reunión entre los liderazgos y, según el propio Jesús Martínez, su nombre sería el del nuevo presidente del Comité Directivo Estatal o del Comité Municipal de Aguascalientes.
El legislador descarta que haya otro grupo, como ayer lo notificó esta columna, en el cual figure el senador Felipe González, que pueda hacerlo a un lado a él o cualquiera de los rancios panistas.
Es más, se dice “uno de los dueños del partido”, pero no por otra cosa, sino porque “la militancia” así lo quiso.
Ya veremos el resultado de esta guerrilla interna, paralela al combate final con el gobernador. Interesante cierre de sexenio en materia informativa será el que den los panistas hidrocálidos.


Show Full Content
Previous Ve Jesús Martínez como un hecho la expulsión de Reynoso; denuncia presión de gobierno a diputados
Next Refrendan lazos el ayuntamiento capital y el colegio de pediatras