Puyazos - LJA Aguascalientes
22/10/2020


Hoy la noticia central que ha ganado las dispensas del público y en especial las de los taurinos, es la inauguración del domo de la bella ciudad de San Luis Potosí, apalabrada para el 13 del mes entrante; realmente se trata a la vista de un edificio que arquitectónicamente se le puede evaluar como de primer mundo. Sus exteriores están dotados de un trazo modernista, de estilo vanguardista que por su puesto, de modo natural, se opone radicalmente a las antiguas formas tradicionales de arcos, fortines vastos, pilares o columnas y enrejados, entre otros elementos de construcción que ornan nuestras viejas plazas de toros.

 

El inmueble en trato sobre esta hoja, presenta otra cara de cementos; su perfil futurista se aleja bastante de lo que normalmente los paisajes urbanos sujetan por tradición.
 
Con una inversión millonaria sus dueños han levantado lo que ya se puede acoger como un centro elitista; con aforo para más de 10 mil almas, su exterior se hace notar básicamente con figuras redondas y otros aspectos siempre geométricos. Lo que le otorga título es justamente su domo, es decir, un techo cóncavo a la vista del interior y convexo a la exterior, situación que al espectador garantiza la comodidad siempre de la sombra y el resguardo del aire y la lluvia, antagonista más declarado aquel del torero. Pero por dentro se aumentan los servicios; sus divisiones tendrán además palcos llamados VIP, en los que los clientes podrán acceder a servicios tan refinados como su nivel económico les habrá dado el boleto de acceder a ellos. No acaba ahí el desplante, ya que como “galantería” de la casa, tales palcos tienen un dispositivo sobre rieles que les hará acercarse o alejarse del anillo como lo deseen los que lo ocupen. Cabe el acotar que este tipo de palcos de lujo, así, con ese mecanismo ya los goza de hace algunos cinco años a la fecha, la arena VFG, propiedad del número uno de la canción vernácula. Sobre un corredor interior que está como mediático servicio entre los tendidos y el exterior del centro arquitectónico, se pondrán pantallas con circuito cerrado para que por ellas se observe lo que está sucediendo en el redondel.
 
Estos “pequeños” detalles técnicos de lo que es la finca, dan la diáfana idea de lo que se trata. Es, claro, un inmueble que se proyectó como centro de espectáculos, es decir, no es secamente una plaza de toros, aunque tenga todo lo necesario en su cuerpo de arquitectura para desarrollar corridas, más bien da perfil, según hace años enseñaron los vecinos del norte, de un sitio en el que se podrán organizar mucho tipo de funciones. Será versátil; hoy la vida del pueblo mexicano ya no tiene como preferido entre sus aficiones, la fiesta brava. Todo se globaliza, avanza, hay tendencias que antes no se habían experimentado en la sociedad. Se demanda una cobertura de mayor amplitud y opciones. Un proyecto comercial mejor, difícilmente habrían encontrado sus titulares.
 
Pero… este gran derroche de diseño y expresión arquitectónica, no garantiza que las corridas de toros que se den sobre su arena serán también de primer mundo; el cemento, los trazos, la extravagante exposición de lujos y la cubierta ostentosa que cubre su cielo, están lejanas a la escala de valores de lo que es la organización de una función taurina. El cartel está propuesto, ese día 13 por la tarde, partirán plaza el valenciano Enrique Ponce, el francés Sebastián Castella, y los aztecas Arturo Macías, “El cejas” y Juan Pablo Sánchez, quienes enfrentarán a ocho ejemplares de no se que hierro, seguramente a uno de aquellos que habrá impuesto el de Chiva, tal como lo han hecho de siempre las abusivas figuras europeas, todo con el objeto de arriesgar lo menos y cuidarse lo más. Es por ello que se observa en las corridas en que incurre un diestro ibérico, a bovinos mansos, humillados, disminuidos en su presencia, vejados en su casta, naturaleza que les da nombre y distingue del resto de las reses. Desde luego que esto no es el deseo ni el radical pronóstico, si no por el contrario, se reza y se invoca para que la corrida de inauguración se de con un encierro digno, sobre la categoría que el sitio merece, como lo merecen los mismos alternantes.
 
Lamentablemente el estilista de chiva se creó un callo de abusos en exigir encierritos para lucirse y lucir con su estético que hacer con capas y sargas; solamente hay que recordar los caprichitos que un postrado juez le condescendió en la Plaza México. Un escándalo.
 
El hombre no está, ni en rango ni en circunstancia como para enfrentarse a encierros aparatosos y de los que han ganado buena fama de duros, que nada tendría de denigrante que lo hiciera, pero sí que lleva un título que le merece respeto, el de figura del toreo.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Expresan arquitectos su inconformidad por el paso a desnivel elevado en Alameda
Next Fuera de las manos del escritor, el lector tiene vía libre e interpretar
Close

NEXT STORY

Close

Basta de prejuicios, es necesaria una educación sexual integral: Salvador Camacho

16/05/2013
Close