Enfrenta, sin atención psicológica, proceso penal por aborto y pérdida de sus hijos - LJA Aguascalientes
07/12/2022

  • Hace cuatro meses que inició su juicio y todavía no conoce su sentencia

Mañana, Lourdes Páez cumple cuatro meses de haberse provocado un aborto y desde entonces no ha recibido atención psicológica. En cambio, está a la espera de ser sentenciada a cuando menos un año y medio de cárcel y la familia de su ex pareja pretende adoptar a sus hijos, a quienes casi no ha visto y están renuentes a volver con ella.

 

Lourdes asegura que en el asunto familiar, “la juez ha determinado que llevemos una ayuda psicológica los tres, independiente ellos con su psicóloga y yo con mi psicóloga, lo cual no me parece correcto porque yo siento que es tener diferentes versiones (…) yo había creído en el acuerdo de que íbamos a estar recibiéndolo los tres; ahora resulta que nada más son los dos y eso es en lo que va el juicio”.
 
Aunque en lo físico poco a poco se ha ido recuperando –“he logrado subir unos dos kilos”-, reconoce que esa ayuda le falta porque “es un duelo en el cual tienes que aceptar que lo que hiciste no fue lo correcto, pero lo hiciste y ahora hay que salir adelante, si no es con la frente en alto, sí con ganas de salir lo menos raspada posible de esto”, pero no tiene los ocho mil pesos que le cobra un perito en la materia reconocido por el Supremo Tribunal de Justicia.
 
Originalmente, también se acordó que Lourdes vería a sus hijos cada lunes, durante dos horas y en presencia, mas no intervención de los otros familiares; sin embargo, desde que salió del CERESO, donde pasó dos semanas, “no llega ni a 10 veces que he podido estar con mis hijos; mis hijos están renuentes, así como que yo soy la mala del cuento” y desde su punto de vista y el de su abogada, dice, “han sido manipulados por la cuestión económica”.
 
Además, recuerda, en la última reunión la psicóloga de sus hijos “estuvo encima de mí, como psicoanalizándome, a ver cómo los trataba” y eso, sostiene, no formaba parte del acuerdo.
 
Por otro lado, reconoce que con el trabajo de mesera que actualmente tiene, económicamente no puede hacerse cargo de ellos. Por esto y con tal de no llegar a un juicio donde se requieran más pruebas y pueda verse afectada en su fuente de trabajo, está dispuesta a ceder la patria potestad a sus cuñados, pero no entregarles definitivamente a Chava, de nueve años, y Sarita, de cinco.
 
 “Ellos ahora no solamente quieren la custodia, ahora quieren la adopción, lo cual no se me hace porque considero que son mis hijos, yo creo que la responsabilidad a la que se le debe es a mí (…) Económicamente ahorita yo no puedo, pero ellos lo están haciendo y yo le doy gracias a dios, que tienen esa familia estable”.
 
Un efecto colateral de la situación que se desencadenó es el rechazo de su hijo hacia ella y el hecho de que su comportamiento se ha tornado violento para con la niña, a pesar de que viven separados, pues Chava se queda con un tío y Sarita con una tía.
 
“Vi a mi hijo muy agresivo con su hermanita. Yo traté de hacer mi autoridad como mamá, pero como que Chavita se ha desprendido un poco de esa autoridad que yo seguiré teniendo porque soy su mamá. Le dije: no Chavita, esa no es la manera en cómo le llames a tu hermanita, con palabras de agresión hacia mí, diciéndole hija  de tu madre y me decía: pues sí, es hija de su madre, ¿no?”.
 
En cuanto a lo penal, es cuestión de tiempo que el juez sexto penal dicte al menos 18 meses de prisión, que espera conmutar por seis meses y trabajo comunitario, en lo que llega también a un acuerdo, al que se han negado sus familiares, para que sus hijos no sean completamente apartados de ella.



 


Show Full Content
Previous Tiene Aguascalientes casi el doble de comisionados al que informan IEA y SNTE
Next Se retiran los diputados locales con una deuda social: COPARMEX
Close

NEXT STORY

Close

Realizó el PAN volanteo informativo para evitar el contagio por el virus AH1N1

26/01/2014
Close