04/07/2020


LIC. RUBEN C. ROJAS TORRES

 

El pasado 22 de febrero la Universidad Nacional Autónoma de México rindió un tributo y homenaje a su hijo prodigo en vida, como muchos que han salido de sus aulas y le han dando lustre, honor y prestigio a esta gran institución y al país, guiando los destinos del México moderno y que tanto orgullo nos da pertenecer a ella, desde nuestras aulas del bachillerato, la licenciatura y el posgrado, parte de una vida en sus campus, resaltamos con mucho orgullo al maestro Miguel León-Portilla quien cumplió 85 años y en un emotivo homenaje, le rindieron los universitarios encabezados por el rector José Narro en el Instituto de Investigaciones Históricas de nuestra querida y entrañable UNAM, levantando la voz y la inconformidad, con un ¡basta! A la desigualdad, rezago y exclusión de millones de mexicanos y con su acostumbrada franqueza manifestó: “si alguna esperanza existe para hallar solución a la violencia y la espantosa desigualdad económica-social prevaleciente en nuestro país, esta se encuentra en la educación superior, en particular en la Universidad Nacional Autónoma de México”, como todos lo sabemos y en especial, los que hemos salido de sus aulas nos hemos (no todos), marcado el camino para seguir adelante a pesar de las adversidades que nos encontramos a diario, teniendo que afrontar y superar, para eso nos formaron también desde el seno familiar para no claudicar y un ejemplo de ello fue mi padre Rubén Rojas Vigil (que por cierto este 2 de marzo cumplió un aniversario más de su natalicio, para él mi admiración), gran líder social que siempre estuvo en la trinchera y nunca claudicó a sus principios a pesar de la represión del estado, ese también es nuestro ejemplo, complementado a nuestra formación en las aulas UNAM.

El maestro, antropólogo, historiador y autor del libro LA VISION DE LOS VENCIDOS convocó a la comunidad universitaria y al pueblo de México durante su merecido homenaje a no perder la esperanza y de seguir luchando, así como a vigilar lo que hagan los gobernantes y en especial poner mucha atención para el futurismo electoral que está a la vuelta de la esquina para corregirlo y encauzarlo por buen rumbo, donde veamos que se ha hecho y que no para poder cambiar los esquemas que por muchos años nos han denigrado a ser un país de pobres con gobiernos ricos, quienes saquean como los piratas las arcas del pueblo para servirse y no servir, lamentablemente, todo esto a costa de la miseria de la gran mayoría del pueblo mexicano que vive en pobreza y pobreza extrema, por lo que manifestó el maestro León-Portilla un hasta aquí a esas diferencias y rezagos, pero sobre todo la exclusión que somos víctimas la gran mayoría de los mexicanos por parte de los gobiernos en sus tres niveles de gobierno, los cuales favorecen sus cuotas de poder por encima del beneficio social y con fábrica de millonarios cada sexenio o trienio a costa del pueblo, vemos lo que está pasando en Libia, Egipto, Marruecos y otros países del oriente y al paso que vamos ¿veremos una resurrección popular?.

También refrendo  las palabras del Dr. José Narro, rector de nuestra querida Universidad sobre la encomienda que tiene la UNAM y el deber de cada universitario de estar atentos y ser críticos de los gobernantes, también es necesario ofrecer soluciones de las perspectivas de quienes tienen un compromiso con la vida académica y que ojala que desde las universidades y las instituciones públicas de educación superior seamos capaces de organizar un ejercicio de aporte y propuestas, para todos aquellos que se apunten y quieran conducir los destinos de este vapuleado país, ya que la delincuencia organizada, el narco y lo que derive no son gratuitos, es el Frankistein que han creado por la mala conducción del país de los Aparatos del Estado: gobiernos, congresistas (pseudo diputados y senadores), jueces, magistrados, etc., etc., etc., y un desgastado aparato electoral que no ha servido más que saquear aun más las maltrechas arcas de los mexicanos en aras de una costosa pseudo democracia que no ha servido para nada, sólo para hacer más pobre al pobre, más rico al rico y encumbrar en el poder al despotismo, nepotismo y fabricar monarquías disfrazadas innecesarias.

Vemos a nuestro país en el triste papel y el lugar en que se encuentra en  todos los niveles, contrastando con el falso optimismo gubernamental, las evaluaciones por debajo de los estándares mundiales, basta ver el desorden económico, social y educativo, retomando las palabras del maestro: “Me duele México, por la verdad y la vigencia que hasta la fecha tiene la descripción que Alexander Von Humboldt hizo a principios del siglo XIX, de que no había visto desigualdad social y económica más espantosa que la de este país, una desigualdad que a la fecha nos tiene como los más marginados, olvidados y el aún desprecio hacia los descendientes de los pueblos originarios y aún más, hay grupos selectos que tienen miles de millones y otros millones y muchos, muchísimos que no tienen ni para comer y que no perciben un salario digno, de ahí que derive la violencia que estamos viviendo a diario, por lo que es necesario que en las próximas elecciones es deber dentro de la UNAM, ojalá hubiera también otros foros sociales, de reflexionar sobre la desigualdad y violencia y exigir la opinión y las propuestas que al respecto tengan los aspirantes a dirigir el país, no queremos escuchar palabras huecas, sino propuestas reales y especificas y les repetiría a los candidatos 10 veces: la piedra y el palo, que vas hacer, porque estamos fritos y no podemos seguir así, pensarán que ando pesimista, pero no, tengo ahora una esperanza: tenemos a la UNAM, esta es nuestra esperanza, la Universidad Nacional tiene una misión, no pide limosnas al estado, exige el apoyo, porque el pueblo mexicano es el que aporta los recursos, la UNAM es la única que puede encaminar por la vía de la educación superior a este país ya que es la formadora de cuadros que deben guiar a una mejor forma de vida a México, la que puede lograr mediante la investigación encontrar los caminos de solución a los problemas que nos aquejan, la UNAM es nuestra casa y es el FARO DE LA ESPERANZA”.

La Universidad Nacional Autónoma de México es un motivo, no una tontera, no una utopía, sino una realidad, esta es nuestra universidad, tenemos que estar fortalecidos codo con codo y trabajando juntos para no perder la esperanza, luchando y discutiendo y si es necesario a quien nos vaya a gobernar, no importa de dónde salga decirle: el palo y la piedra, ten mucho cuidado, los universitarios cuando es necesario podemos usarlos también para corregir y encaminar, hay que recordar que los gobernantes son Siervos de la Nación, vaya mente lúcida y como lo manifestó el maestro “que para otros 85 años representa vejez, en su caso es juventud acumulada”, vaya mente tan brillante, un merecido homenaje en vida y de pie a nuestro querido maestro: MIGUEL LEON-PORTILLA.

A T E N T A M E N T E

POR MI RAZA HABLARA EL ESPIRITU


Show Full Content
Previous Lozano y Calderón en diferentes sintonías durante presentación del Nissan March
Next Presentan Convocatoria “Cuando la Biodiversidad da vida a mi Ciudad”

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Sesiona la Comisión de Planeación del Congreso de Aguascalientes

11/07/2018
Close