04/07/2020


Los premios Oscar vinieron y se fueron. Con el triunfo del Discurso del Rey se terminó la discusión oficial de cuál era la mejor película, según la academia, claro, porque si de taquilla hablamos le fue mejor a Temple de Acero, por supuesto hasta antes de la ceremonia, pues todos sabemos que una vez que un filme ha ganado las audiencias se vuelcan a los cines para poder hablar del tema de moda ¿me equivoco?

Debo confesar que de los largometrajes nominados al mencionado permio, el que menos se me antojaba era el de True Grit, primero porque ese nombre con el que decidieron bautizarlo en nuestro país, Temple de Acero, me traía a la mente recuerdos de mi infancia cuando una de las series más populares de televisión llevaba ese nombre, así que, con eso de tantas secuelas que tenemos para este año, primero pensé que se trataba de una versión fílmica de ese programa; luego, ya nominada al Oscar, me enteré que era un Western, —¡madre mía!— dije,— menos voy— porque para mí, ese género sin John Wayne o Clint Eastwood no funciona…

Pero, para no quedarme con la duda, fui a ver esta cinta de vaqueros pues era, junto con El peleador, la única de las favoritas a la estatuilla dorada que me faltaba. Les he de decir que en cuestiones cinematográficas me encanta que me sorprendan y los hermanos Coen lo hicieron, la cinta me gustó mucho, la fotografía estupenda y las actuaciones, particularmente de Jeff Bridges y Hailee Steinfeld, son soberbias.

Honestamente creí que la nominación de esta joven actriz de 14 años se debía sólo a la necesidad de la Academia de incluir a alguien de esa película en la categoría de mejor actriz de reparto, pues no había ninguna mujer para competir en dicha categoría; ahora que ya pude apreciar el desempeño de esta niña pienso que los encargados de hacer las listas erraron en su consideración, pues el personaje que Hailee interpreta tiene el peso de un protagónico. Quizá creyeron que siendo su primera incursión en la industria del cine no se merecía tan alto honor, una vez más lo digo, fuerte y quedito: ¡la regaron!

La historia gira alrededor de un tema recurrente en las historias del oeste: la venganza, Mattie Ross comienza a contar su historia, en retrospectiva, y narra el momento en que su padre es asesinado por intervenir durante un pleito de cantina, tras arreglar sus asuntos despacha el cuerpo a su tierra natal y comienza a hacer gestiones para contratar a alguien que le ayude a localizar al asesino Tom Chaney; así conoce a Rooster Cogburn un marshal hosco, gordo, alcoholizado y con la referencia de que muy pocas veces entrega a sus prisioneros con vida, lo cual lo hace aún más atractivo para Mattie, quien desde el principio deja muy en claro que no es justicia lo que persigue.

La vida cruda del viejo oeste americano se nos muestra muy pronto durante la proyección, pues demasiado temprano, y en primera fila, vemos una joven Mattie atestiguar, casi sin parpadear, un ahorcamiento de tres criminales convictos. Poco después la vemos probar su valor al cruzar a nado, con la ayuda de su caballo, un caudaloso río pues se niega a ser abandonada por Cogburn sólo por el hecho ser joven y ser mujer, es justo durante esta escena que se gana el respeto del marshal —y de la audiencia— quien al verla enfrentar el peligroso reto, parece reconocer en ella una versión más joven de él mismo.

A partir de este momento, al iniciar la persecución, que, con la fotografía, música, ambientación y sobre todo con una serie de diálogos inteligentes, nos permiten conocer a fondo a los personajes; los hermanos Coen nos sumergen en el oeste, no el viejo sino en el joven, ese que forjó hombres y mujeres que enfrentaron todo tipo de adversidades para poder construir un mundo adecuado para vivir dentro de un territorio agreste.

Me olvidaba mencionar a un personaje que ayuda a crear un poco de comedia en esta historia y que de otra manera hubiera sido un dramón, el ranger tejano LaBoef interpretado sencillamente por Matt Damon, y digo sencillamente, no por demeritar su actuación, sino porque siendo una figura grande en Hollywood, permitió a su personaje tomar el lugar del patiño, aquel que se encarga de proporcionar el comic relief (el elemento cómico que permite romper la tensión provocado por el filme) permitiéndoles brillar como únicos protagonistas a los otros dos.

A pesar de ser la adaptación de un libro y la segunda vez que la historia se lleva a la pantalla, hay muchas personas que no conocen el desenlace y, por lo mismo, no se los echaré a perder, sólo quiero terminar diciendo que vale la pena la compra de los boletos e incluso de las palomitas; está categorizado como clasificación B, pues tiene unas escenas de muertos y unos dedos cortados, no obstante nada que los chicos no vean en sus videojuegos, así que si sus hijos tienen más de 12 años puedo recomendarles que vayan al cine en familia.

Productor: Joel Coen, Ethan Coen y Scott Rudin. Director: Joel Coen y Ethan Coen. Guión: Joel Coen y Ethan Coen, basado en la novela True Grit de Charles Portis. Fotografía: Roger Deakins. Edición: Roderick Jaynes. Música: Carter Burwell. Diseño de producción: Jess Gonchor. Elenco: Jeff Bridges, Matt Damon, Josh Brolin, Barry Pepper , Hailee Steinfeld, Bruce Green, Roy Lee Jones y Elizabeth Marvel. Duración: 150 minutos.

lola_2301@hotmail.com


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX


Show Full Content
Previous CINEFILIA CON DERECHO PRESUNTO CULPABLE II: ALFRED HITCHCOCK EN MÉXICO
Next Madres jóvenes siguen adelante

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

¿Quiénes serán tus candidatos? / Debate electoral

13/03/2015
Close