Deportes

El Tuco pudiese ir a España

Rodolfo Mejía El Tuco es un jovencillo que con una tarde se aposentó en el mejor balcón de la mente de la afición de Aguascalientes. Por aquellos sus modos impúdicos de jugarse la existencia en el redondel añoso de la finca taurómaca del barrio de San Marcos, sacudió los corazones de quienes le presenciamos y acabó la tarde con su salida a hombros e izando un rabo del astifino de Manolo Espinosa.

Era la última novillada de la serie y aún bajada la lona del foro, se siguió comentando lo propuesto por ese ilusionista hecho como con barros de tiempos idos.

Llegó la Feria y su remolino sofocante rotó en lo bueno y lo malo que iba sucediendo en el anillo de la Monumental. Alguna media tarde, con el sol en agonías, venía sobre uno de los encajes de su arquitectura este pretendiente de los honores taurinos; sencillo, despojado de falsas poses o actitudes, halagando la consonancia con sus ropas humildes y limpias, y a cierta pregunta de este tinterillo contestó: “El matador Fernando Lozano me dijo que tal vez me pueda llevar a España. No sé cuando pueda ser esto, pero si sucede, yo estoy dispuesto. Me gustaría ir a seguir aprendiendo la técnica del toreo y a foguearme para continuar mi preparación”.




Petardo de El Zotoluco y oreja para Morenito en Madrid


Ya van tres de las ocho apariciones aztecas que se revelarán, para gloria o fracaso, en la feria más importante del mundo, la de San Isidro de la capital ibérica. Ayer en una función que resultó extensa, con sol y sin embargo fresca, trazó el paseíllo Eulalio López El Zotoluco. Completaron el cartel Diego Urdiales y Morenito de Aranda que triunfó al cortar un apéndice. El mexicano, solvente pero huérfano de la entrega que se exige en Las Ventas, cerró su paso con dos elocuentes silencios. Mientras tanto desde el caballo, sí que lució el varilarguero dinástico Ignacio Meléndez; por sus puyazos valientes y certeros puestos al cuarto, fue ovacionado altamente. Según imágenes directas de la señal cibernética y la boleta de gente de toros, en especial para este diario, con este modo se resumen las diligencias vistas: 12ª de San Isidro. Más Casi lleno. Se corrieron nueve toros; cuatro de Antonio Bañuelos, dos (5º y 6 º) de Couto de Fornilhos, 2º bis de Aurelio Hernando, 3º bis de Carmen Segovia y 6º bis de Domínguez Camacho, disparejos de tipo y juego, protestados 2º, 3º y 6º bis.

El Zotoluco: silencio en ambos.

Diego Urdiales, saludos tras aviso y silencio tras aviso.

Morenito de Aranda, oreja tras aviso y silencio tras aviso.

The Author

Sergio Martín del Campo

Sergio Martín del Campo

No Comment

¡Participa!