Enredos Financieros / ¿México corrupto? - LJA Aguascalientes
03/12/2021

Estimados lectores, en editoriales pasadas, se ha hablado mucho de la corrupción y del efecto tan terrible que ha tenido en nuestra economía. Se comentaba que era un problema ya de arraigo en el país y que no se podía hacer negocio sin llegar a esa corrupción.
Pero ¡Sorpresa!, nos acabamos de enterar, gracias, por cierto, a un periódico estadounidense, el New York Times, de sobornos que una de las empresas más grandes del mundo -de hecho, si juntamos las riquezas de todos los herederos de Sam Walton, el fundador de Wal-Mart, superarían hasta en dos veces la riqueza del más rico del mundo, Carlos Slim- había efectuado en varios estados de México. La corrupción, en este caso, no fue que la pidiera el funcionario mexicano, sino que, al prohibírsele la instalación de tiendas en ciertos puntos, ellos fueron los que ofrecieron dinero a cambio de la instalación de sus tiendas o la prohibición de la instalación de tiendas de la competencia en un radio que para ellos era benéfico.
En Estados Unidos esto es un escándalo mayúsculo. En México, sólo acertaron a decir, en un principio, que mientras no hubiera quién metiera una demanda, no se haría nada, hasta que el presidente Calderón, de visita en Estados Unidos y a una pregunta expresa, se mostró indignado ante los actos de corrupción iniciados por Wal-Mart.

 
Entonces ¿sólo somos corruptos los mexicanos? No lo creo, son más corruptos los extranjeros y, sobre todo, cuando saben que tienen dos cosas que pueden hacer doblarse a los Gobiernos y a los funcionarios, como son el poder y el dinero; y lo harán irremediablemente. Ahora se sabe también que las conexiones con funcionarios son importantes.

 
Cuando Marcelo Ebrard, durante el sexenio salinista, era secretario de Gobierno del Distrito Federal de Manuel Camacho Solís (¡Sí, Ebrard fue priísta!), fue el momento cuando se dio la unión de Grupo Cifra con Wal-Mart. Y, en ese preciso momento, dos hermanos de Marcelo, Eugenio y Alberto, entraron a trabajar allí. Ambos duraron más de 20 años trabajando para la empresa y ambos, según dice Reporte Índigo, estarán en el ojo del huracán como los probables enlaces para las corruptelas de la transnacional.

 

Y el periódico Reforma, en su suplemento de Negocios, da a conocer que Grupo Wal-Mart es el que más demandas laborales tiene en la República Mexicana, con alrededor de 3.6 demandas por día. ¿Y ésa es una empresa socialmente responsable? De no entenderse. Pero la corrupción, insisto, no sólo atañe a México, sino también a los extranjeros que desean hacer negocios y, con el poder del dinero, de las relaciones o del tamaño (Wal-Mart internacional equivale a la economía número 20 del mundo) hacen que los funcionarios doblen las manos.

 

En fin, en otro orden de ideas, los candidatos, más que propuestas, se la pasan con pleitos y defensas. Ataques como los que hemos visto por parte del PAN hacia Peña Nieto, con su campaña Peña no cumple, que lo único que hace es que el electorado que esté indeciso no vote por el PAN. Andrés Manuel con su campaña de Peace and Love, mostrando a un hijo que bien podría ser su nieto, recordándome los tiempos donde aparecían Don Neto y Titino haciendo compromisos “ante mi hijo y la sociedad”, queriendo llegar por el lado sentimental y pidiendo perdón por los actos que hace seis años dividió a un país. Y Peña Nieto mostrándose como el gran conciliador, el que aguanta los golpes como Pepe El Toro, el entrañable personaje que caracterizó e hizo famoso al fallecido Pedro Infante. Poco falta para poner a su esposa como la famosa Chorreada y decir que todo es un complot para que no pueda ser él, ahora sí, el presidente que México necesita.

 

 

El electorado, en su conjunto, está molesto; nadie quiere votar. Si se ve en las encuestas el porcentaje de los que no van a votar o están indecisos (generalmente la mitad de ellos nunca vota), tendremos un presidente en las siguientes elecciones que sólo será electo por, aproximadamente, el 20 por ciento de los votos totales de la población total del país. En el año 2000, Vicente Fox obtuvo 15 millones de votos de una población total de 100 millones de mexicanos, es decir, el 15 por ciento de la población lo eligió. Para el año 2006, Felipe Calderón, con los mismos 15 millones de votos. De hecho, sólo votó la mitad de la población en esas elecciones.
¿Qué pasará en estas elecciones? No lo sé pero sí puedo afirmar que el ganador obtendrá aproximadamente 15 millones. No creo que se pueda llegar al máximo de votos obtenidos por un presidente en las elecciones de 1994, donde, por el miedo a una guerrilla que no sabemos que quiere (se dice que protege los intereses de los americanos, ya que en el subsuelo chiapaneco hay petróleo y mucho), obtuvo más de 17 millones de votos.


 

 

¿Tengo candidato actualmente? No. Me gustaría que tuviera las propuestas de Josefina Vázquez, el equipo de Peña Nieto y el arrastre popular de Andrés Manuel. Creo que pido mucho y ya estoy demasiado grande para seguir creyendo en Santa Claus.
Para terminar, nada más poner un énfasis en los problemas en Europa, España y su Gobierno. Han dado a conocer que en el 2013 aumentarán los impuestos y bajarán los subsidios, lo cual llevará a una recesión mayor a la que están viviendo actualmente. En Italia, es impresionante el alza de suicidios en los últimos meses por los desempleados o empleados que no pueden satisfacer sus necesidades mínimas.

 

 

Y ya la gran unión, que había mostrado el consejo de la Federal Reserve americana, se está resquebrajando y se ha hecho pública. Dos consejeros hicieron patente sus posturas antagónicas a noticieros de ese país.
Entre elecciones, temblores, Don Goyo y Europa, tendremos mucho por que entretenernos en próximos días.

Comentarios a [email protected]


Show Full Content
Previous Banda Cañaveral estaría dispuesta a interpretar género “tribal”
Next Cocina Política
Close

NEXT STORY

Close

Se requiere democratizar órganos de gobierno del Legislativo local

18/03/2014
Close