08/07/2020


Sexta aparición de los mexicanos en San Isidro. Ahora un novillero, Sergio Flores, que tampoco ha logrado -ajeno sea a su pulcritud- golpear rotundamente con un triunfo. Esta vez, por la carencia de la argumentación exigida artística y técnica, no por hurto del presidente.
Catálogo de ganado, variado en pintas, juego y tipos dedicó la tercia de dehesas: Fuente Ymbro, Navalrosal y Espartaco, entregando al fin un encierro que promedió, en kilos, más que la media tonelada y que era quizá para mejores resultados generales; empero, sólo el tlaxcalteca evidenció el más alto cuajo taurómaco, cerrando la tarde con momentos excelentes, macizos, templados y decididos que le granjearon que el público, en su ánimo, pidiera un auricular que finalmente no se ordenó.

Así se veía por medio de los cuadros cibernéticos y así le apuntaron al festejo los de gente de toros, que para este diario mandaron su reporte.

Javier Jiménez amenazó detonar con una serie de formidables naturales; sin embargo, en el resto de su quehacer decayó todo. Buen recuerdo firmó.

El tercer alternante personificó el perfil natural que todo novillero debe tener: deseos y no miramientos.

Ahora el dato técnico de la función:

Plaza de toros de Las Ventas de Madrid; 16ª de San Isidro; novillada. Tres cuartos de entrada. Siete novillos se lidiaron, cuatro de Fuente Ymbro, 5º y 6º de Navalrosa y un sobrero 4º bis de Juan Antonio Ruiz, de variada presencia y comportamiento.

Sergio Flores, saludos y palmas tras aviso.

Javier Jiménez, saludos tras aviso y silencio tras aviso.

Fernando Adrián, saludos y silencio.

 


Show Full Content
Previous Exitosa presentación del musical Noches de verano del Tecnológico de Monterrey
Next Candidatos del PVEM pactan con el Decálogo Ambiental

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Líder de MC refiere que desde 1968 no han mejorado mucho las cosas en el país

02/10/2013
Close